Opiniones sobre este trabajo
pueden ser enviadas
escribiendo a
mariaargelia@hotmail.com
Sección constantemente en
progreso, visítela próximamente
Otros diccionarios y notas de
importancia
e-mail  -    mariaargelia@hotmail.com
Copyright © 2010 María Argelia Vizcaíno
Reseña sobre el embargo a Cuba
(que algunos maléficamente les llaman “bloqueo”)

Por María Argelia Vizcaíno

DIVIDIDO EN CINCO PARTES
I.-    Algunas reflexiones
II.-   ¿Qué es en realidad?
III.-  ¿Levantarlo o recrudecerlo?
IV.- ¿Debemos apoyarlo o combatirlo?
V.-  Consideraciones.

El embargo: Algunas reflexiones
Parte I de V

  Mucho se ha escrito sobre el embargo comercial que Estados Unidos le impuso al régimen tiránico de Castro a favor y en contra, por eso he
recopilado varios de estos puntos de vista para que mis lectores los puedan apreciar en esta primera parte. En las restantes entraremos en
detalles, teniendo en cuenta las principales opiniones al respecto.
 
  Al embargo comercial se le llama "bloqueo", pero quienes así se expresan o desconocen el significado del vocablo, o lo hacen para
complacer al sistema genocida de los Castro.
  
  En estas  expresiones que he recopilado a favor y en contra de diferentes personalidades, notaremos quienes son los que llaman "bloqueo"
a lo que en realidad es un "embargo" y especialmente, conoceremos quiénes son los que lo aceptan y quienes los que se oponen.

+ “Ese embargo cuya derogación de nuevo reclaman las Naciones Unidas no es la causa del desastre económico de Cuba. Es el sistema ¿qué
gobierno es ese que necesita recibir cada año un subsidio de seis millones de dólares? Es el mismo dictador el que ahora añora la pérdida de
esa asistencia. Y ni con esas astronómicas sumas atendió jamás las necesidades del pueblo.”
Octavio Costa (“Los que los otros deben saber” La Voz Libre de L.A. 14/nov./97)

- EL BLOQUEO es la violación más grave, masiva y sistemática de los derechos humanos de nuestro pueblo...
Roberto Robaina (Ministro del Exterior, ante la Comisión de Derechos Humanos de Ginebra, 3/98).

+ La dictadura comunista hace énfasis en sus logros para ocultar su sistema inquisitorial, y utiliza su debacle económica, para culpar de la
misma, al embargo americano que ellos muy sutilmente llaman bloqueo, y no a su propio fracaso de tres decenios sin producir...
Dr. Edmundo Yrigoyen Miret (Años Intensos. California. 1996).

- ...Estados Unidos no le levantan el embargo a la República de Cuba porque ésta no se ha doblegado lo suficiente ante este país, persistiendo en
mantener, contra voluntad norteamericana, los irrenunciables principios de independencia y soberanía...
Lázaro Fariñas (“El embargo: una política estúpida y soberbia”, El Nuevo Herald, 14/2/95).

+ Si el tan nombrado embargo fuese el causante del deterioro de la salud pública cubana ¿por qué funciona tan bien el llamado “turismo de salud”
y la gente de pueblo común y corriente no cuenta ni con el más elemental medicamento o equipo médico para curar o mitigar sus males? ¿O
estamos hablando de un “embargo selectivo?” En 1991 miles de personas en Cuba sufrieron de la llamada neuropatía óptica y periférica por falta
de vitaminas en un país donde los alimentos ricos en vitaminas están por todas partes. La conclusión es evidente y salta a la vista: no ha existido
peor embargo para el pueblo cubano que el que le ha impuesto el dictador Castro y su aparato por estos largos y duros 39 años de comunismo...
Dr. Alfredo Melgar García del Busto (“El fracaso del sistema de salud cubana”. El Nuevo Herald, 20/abril/98).

- Es de conocimiento general que el propósito que persigue el bloqueo es entorpecer y retardar lo más posible el proceso de recuperación de la
economía cubana. Esta política ha logrado obtener resultados...
Andrés Gómez (director de la revista Areyto. “Exodo: culpa de la agresión económica”. El Nuevo Herald. 2/sep/94).

+ Suprimir el embargo sería enviarle un mensaje equivocado a los enemigos de los Estados Unidos diseminados por el mundo. No es concebible
que los Estados Unidos olviden, perdonen y premien con turismo, intercambio comercial e inversiones a un líder extranjero que confisca
propiedades americanas; apoya violencia y terrorismo contra los Estados Unidos; permite que en su territorio se instalen proyectiles nucleares
apuntando hacia este país; y mantenga causas anti-americanas por casi cuarenta años...
Profesor Jaime Suechlieki (El Mensajero, Maryland, 4/98).

- En el caso de Cuba gran parte de la presión de mantener nuestro embargo económico vigente se deriva de la antigua creencia, especialmente
entre muchos miembros de la comunidad de exiliados cubanos, de que ese es el mejor método de ponerle fin al cruel y destructivo régimen
castrista (...) Es hora ya de desviar el enfoque de nuestra política de tratar de hacerle daño al gobierno de Cuba a ayudar a su pueblo...
Richard Nixon (Beyond Peace, 1994).

+ ...al menos los países del mundo que tienen transacciones económicas y financieras con el gobierno cubano, incluyendo la inversión de capital,
debieran exigir de éste el cumplimiento de los Principios Arcos, tal y como se ha llevado a cabo en otras situaciones internacionales, pongamos
como ejemplo Sudáfrica...
Gustavo Arcos Bergnes, Félix Bonne Carcases, René Gómez Manzano, Vladimiro Roca Antúnez, Marta Beatriz Roque Cabello y Jesús Yánez
Pelletier. (Grupo de trabajo de la Disidencia Interna, 9/96).

- Mientras el embargo contra Cuba servía los intereses de Estados Unidos durante la guerra fría, ahora va contra esos intereses. La razón es que
fomentar las tensiones en Cuba aumenta las posibilidades de serios estallidos civiles en la isla...
William Ratliff, académico del Hoover Institution de la Universidad de Stanford. ("La mordaza del exilio sobre el Pentágono", El Nuevo Herald,
4/98).

+ Ley del embargo que nunca ha funcionado y que el sátrapa ha utilizado para hacerse la víctima, mientras encarcela, asesina y sume a un pueblo
en la más absoluta miseria, así como influye en la desestabilización de muchos países de América, donde gobernantes poco escrupulosos
aprovechan y mantienen guerrillas y traficantes que en vez de acabarse aumentan, como aumentan los monstruosas deudas de esos pueblos...
Enrique M. Padrón (“Entretener es la palabra”, La Voz Libre, L.A., 12/9/97).

- En general, no me gustan los embargos que intentan forzar cambios políticos sin tomar en cuenta el sufrimiento de los pueblos. Además, los
cambios políticos no pueden ser dictados desde fuera...
Heberto Padilla (“Ideas y aberraciones: embargo y libertad”, El Nuevo Herald, 18/6/94).

+ El embargo no mata a nadie de hambre, sino la incapacidad intrínseca de Fidel Castro y su gobierno. El embargo no impide la apertura política
ni la solución pacífica, sino la personalidad intolerante de Fidel Castro (...) Con el embargo existe la POSIBILIDAD de que Castro muera de viejo en
el poder. Si el embargo se levanta incondicionalmente, esa posibilidad se convierte en CERTEZA absoluta y los cubanos vivirán muchos años más
en el sufrimiento y la miseria.
 
Sebastián A. Arcos ( “Y dale con lo mismo”. El Nuevo Herald, 8/3/94).

-“Con el levantamiento de las sanciones a Cuba (los norteamericanos) ganarían una política que es compatible con sus valores y creencias”, y que
eso es “un gran negocio”.
Senador Demócrata del estado de Connecticut, Cristopher Dodd, en su discurso pronunciado en el XVII Taller Anual de Periodistas y Editores —
patrocinado por la Universidad Internacional de la Florida y el diario The Miami Herald, publicado con el título “Tenemos que hablar de Cuba”, 27 de
abril de 2000.

+“El levantamiento del embargo debe ser condicionado al respeto de los derechos humanos, a la libertad de los presos políticos, la aceptación del
multipartidismo y elecciones libres y democráticas. Esto es cuestión de principios, no de negocios”.
Documento firmado por
Rolando Muñoz Yyobre, Migdalia Rosado Hernández y el doctor Oscar Elías Biscet, miembros de la junta directiva de la
Fundación Lawton de Derechos HumanosFundación Lawton de Derechos Humanos (FLDH), respondiendo al planteamiento del senador Dodd,
mayo de 2000.(Artículo titulado "Severa réplica al senador Dodd" por Ángel Pablo Polanco, Cooperativa de Periodistas Independientes).

- "El bloqueo es cruel y es inhumano. Impone grandes penurias y privaciones a todo un pueblo. Por ello será derrotado".
Felipe Pérez Roque, 2004 al presentar en la Asamblea General de las Naciones Unidas la resolución cubana “Necesidad de poner fin al bloqueo
económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba”.

+¿Qué embargo?… El bloqueo de los Castro a los cubanos?… Sí que lo quiten. Ese bloqueo es de 200%; 100% en lo material y 100% en lo moral
y civil. El embargo de EE.UU. a Cuba es fácil de quitar, solo tienen que pasar 3 cosas: 1. El establecimiento de un gobierno de transición, cubano,
que libere todos presos políticos; 2. La legalización de todos los partidos políticos; 3. Convocatoria a elecciones públicas.
Lincoln Díaz-Balart, Congresista republicano de la Florida, el día 25 de marzo, 1998, Washington, DC.

- "Lanzar señales siempre es parte importante de estos procesos y el objetivo no siempre es de carácter internacional. Cuba lo ejemplifica. Una
sanción que surgió con un objetivo de política exterior, se mantuvo luego durante tiempo fundamentalmente por motivos de política interna,
pensando en ciertos grupos de presión’.
Kimberly Elliott, coautora de Economic Sanctions Reconsidered, que trabaja para el Center for Global Development.

+ " Ya que hay tantas dudas y especulaciones sobre lo que desean los cubanos, ¿por qué no preguntarle a los propios cubanos? Antes de
preguntarles sobre el embargo de EUA, que les pregunten sobre el embargo total que les impone el totalitarismo. Los cubanos no pueden
comerciar con nadie, quien comercia es el Gobierno, que somete a los ciudadanos, no sólo con la represión, sino privándoles de sus derechos a
la participación en la vida económica".  
Oswaldo Payá Sardiñas, "Que nadie hable por el pueblo cubano, que le consulten en un referendo", 25 de julio del 2000.

+ “Ese embargo cuya derogación de nuevo reclaman las Naciones Unidas no es la causa del desastre económico de Cuba. Es el sistema ¿qué
gobierno es ese que necesita recibir cada año un subsidio de seis millones de dólares? Es el mismo dictador el que ahora añora la pérdida de
esa asistencia. Y ni con esas astronómicas sumas atendió jamás las necesidades del pueblo.”
Octavo R. Costa (“Los que los otros deben saber” La Voz Libre de L.A. 14/nov./97)

- «El bloqueo y la amenaza permiten justificar las privaciones que se imponen a la población. Molesta realmente, pero el puerto de La Habana está
lleno de barcos...»
René Dumont (Cuba: ¿es socialista? Caracas 1971).

+ «Para gran parte del mundo el supuesto embargo de los EE. UU., mata de hambre al pueblo cubano. Sin embargo, muy a pesar del desastre de
producción que es el sistema comunista en todas las latitudes, nuestra patria, aún aherrojada, produce una cantidad sustancial de productos que
no llegan nunca al ciudadano, porque siempre está bajo racionamiento...
Armando Pérez Roura (“El embargo real”. Semanario Libre, 17/4/98).

+ «El embargo, se lo repito, no es americano: es cubano. Si el embargo fuera eficaz ¿Cuba  podría comerciar libremente con casi todos los países
del mundo? Es más, los principales  socios comerciales de Castro en occidente son precisamente los  mejores aliados de Estados  Unidos:
Canadá, España, Francia e Italia.»
Jesús Zúñiga, Cooperativa de  Periodistas Independientes (Contestando al turista mexicano Juan Pablo Garza Mouriño, quien visitó Cuba y salió
hablando maravillas inexistentes, 1/98).

Además quieren quitar el “bloqueo”: el  Presidente de Venezuela,
Hugo Chávez Frías; John Kerry, Chairman of the Senate Foreign Relations
Committee; los nueve países integrantes de la Alternativa Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (
ALBA) que reclamaron en el 23 de
marzo de 2009 a Estados Unidos el fin del bloqueo a Cuba; el gobierno de la
República Popular China, el de Corea del Norte, el de Vietnam. Más
información en la web creada especialmente para el levantamiento del embargo desde Cuba en el 2004
www.cubavsbloqueo.cu

A la inversa, están de acuerdo con el embargo, uno de los disidentes más conocidos en Cuba, Jorge Luis García (Antúnez), que le escribió en
marzo de 2009 una carta abierta a Barack Obama solicitando que no levante el embargo.
http://amanecerenlahabana.foroactivo.net/t5-antunez-le-
escribe-a-barack-obama

El Embargo: ¿Qué es en realidad?
Parte II de V
 

 EXACTAMENTE, el día 4 de marzo de 1994, en la primera plana del antiguo anticomunista semanario “El Palm Beach Latino”, de la ciudad de
West Palm Beach, se publicó un artículo de mi autoría titulado “¿Qué es el embargo?”, lo escribí a raíz de que alguien recién llegado de Europa me
mostró unas fotografías de vidrieras de París y Ginebra donde se exhibían productos hechos en Cuba, especialmente habanos y cigarrillos, que
son «una tentación porque se venden a muy buen precio y es reconocida su superioridad», me manifestó el joven de las fotos .Mi opinión sobre el
embargo no ha variado, pero debido a la cantidad de personas tan confundidas al respecto y a
«la tanta y tan coordinada propaganda en pro de
la supresión del embargo» (Rev. Martín N. Añorga, Diario de las Américas, 17/5/98)
creo que es una necesidad explicar un poco más sobre el
mismo.

 Desde que el presidente Kennedy, con mucha presión de su pueblo, tuvo que imponer el embargo contra Cuba, el 3 de febrero de 1962, el
gobierno castrista ha tratado de que se lo quiten, llamándole bloqueo para hacer ver que es sumamente drástico.

 El origen legal se promulgó en 1963 fundamentado en las Regulaciones de Control de Bienes Cubanos basado en el Acta de 1917 sobre
Comercio con el Enemigo de Estados Unidos, ya que Castro había decomisado las propiedades de cubanos y extranjeros, entre ellos muchos
estadounidenses. Pero ya Cuba y Estados Unidos habían roto relaciones diplomáticas desde septiembre de 1960, por las constantes
acusaciones del gobierno castrista de que norteamericanos eran enemigos de la revolución, por el lenguaje agresivo que usaban los
representantes del fidelismo contra las protestas diplomáticas de Washington por las confiscaciones, sobre todo,
porque el gobierno de Castro
en Cuba violó el Tratado de Ayuda Mutua de 1947 sobre defensa hemisférica
y como comentó José Domingo Cabus (en “Sartre, Castro y el
azúcar”, 1964) por la entrega de la Isla
«al comunismo internacional, al convertirse Cuba en una base de operaciones ideológicas y militares
del marxismo leninismo en América»,
declarada oficialmente comunista el 2 de diciembre de 1961, aunque Castro se proclamó abiertamente,
seguidor de la doctrina de Karl Marx y Friedrich Engels el 16 de abril de ese mismo año. Y comenzó en Cuba su centro de entrenamiento de
terroristas guerrilleros, y se subvencionan y se exportan los desestabilizadores de la democracia para todo el mundo.

 ¿Es bloqueo o embargo lo que tenemos en Cuba? El diccionario de la Lengua Española en su vigésima edición propiedad de la Real Academia
dice en su primera acepción que, bloquear es:
1- Realizar una operación militar o naval consistente en cortar las comunicaciones de una plaza,
de un puerto, de un territorio o de un ejército. Sobre embargo aparece: 4- Retención, traba o secuestro de bienes por mandamiento de juez o
autoridad competente. 5- Prohibición del comercio y transporte de armas u otros efectos útiles para la guerra decretada por un gobierno.
Por
lo que aunque Castro y sus aliados se empeñan en no llamarlo embargo, en realidad bloqueo fue aquel declarado a Cuba por Estados Unidos el
«22 de octubre de 1962, aprestándose a su invasión con seis divisiones norteamericanas y/o a ataques aéreos contra las instalaciones
balísticas» (
Juan Clark, “Cuba: Mito y realidad”), después de que Estados Unidos reaccionara en forma enérgica ante la evidencia obtenida por
los aviones espías U-2, que los soviéticos habían instalado cohetes balísticos, ojivas nucleares y bombarderos con capacidad ofensiva, en
distintos puntos de la isla, listos para atacar a este país, y que podrían llevar al mundo a un holocausto nuclear.

 Otro bloqueo de las costas de Cuba fue declarado también por Estados Unidos el 27 de abril de 1898, al recrudecerse las hostilidades contra
España y dar comienzo a la Guerra Hispano-Americana.

 Así que todos los que se han molestado como el escritor
Mario Benedetti, amigo de Castro, porque llamaron bloqueo al de Haití (para devolver a
Aristide que estaba en el exilio por un golpe de estado, como presidente elegido democráticamente por su pueblo), y no les gusta que le llamen
embargo al de Cuba, le contestaremos con las palabras de
Sebastián A. Arcos: «No hay que ser poeta y novelista para usar el seso señor
Benedetti: Cedras no puede comerciar con nadie en el mundo, Castro sí, excepto con Estados Unidos, he ahí la diferencia. ¿Ve que simple?»

(“Y dale con lo mismo”. El Nuevo Herald, 8/marzo/94).

 Para definir qué es en realidad el embargo, tomamos parte de un simpático artículo titulado
«Bloqueo y folklore», que escribió desde La Habana
el extraordinario periodista independiente
Manuel Vázquez Portal, de Agencia Prensa Decoro, en marzo/98 y publicado gracias al esfuerzo de
CubaNet:
«...Pero no es el bloqueo realmente el meollo del asunto. El centro de la cuestión está en el acceso al crédito (...) Cuba no tiene
acceso al crédito internacional y quiere tenerlo. Pero ¿quién puede dar empréstito a un país incapaz de hacer crecer el bruto nacional (...)
¿qué es lo que quieren? ¿Que Estados Unidos les dé los créditos que nadie les da?».

 Lo ha dicho desde hace años René Dumont (Cuba: ¿es socialista?. Caracas 1971): «El bloqueo y la amenaza permiten justificar las
privaciones que se imponen a la población. Molesta realmente, pero el puerto de La Habana está lleno de barcos...»

 Para mayor información al respecto recomendamos a los verdaderos interesados, solicitar el folleto “Embargo: Propaganda y realidad”
publicado por el Fondo de Estudios Cubanos de la Fundación Nacional Cubano Americana, que es un análisis detallado y bien documentado
sobre el embargo económico, escrito en 1994 por el
Dr. Adolfo Leyva de Varona. P.O. Box 440069, Miami, Fl 33144.

El embargo: ¿levantarlo o recrudecerlo?
Parte III de V

 ESCRIBIÓ José Domingo Cabus en 1964, que «a Kennedy no le quedó más remedio que imponer el embargo económico a Cuba (3 de
febrero/62) después de su frivolidad y traición en el caso de Bahía de Cochinos»
(17 de abril de 1961) que trajo por consecuencia la Crisis de
los Misiles.

 Posteriormente en el mes de julio de 1964, se decretó un embargo hemisférico por los países miembros de la OEA (Organización de Estados
Americanos), que a excepción de México acordaron suspender todo tipo de comercio directo o indirecto con Castro, por su constante participación
en actos subversivos y agresión a los miembros de dicho organismo.

 Fue después de 1971, que tres de estos países cayeron en manos comunistas: Chile con
Salvador Allende Gosses; Perú con el General Juan
Velasco Alvarado
(1972) y Argentina con Héctor Cámpora (1973), reanudando las relaciones diplomáticas con su hermano ideológico.

 Con estos aliados en la OEA y los que envidiaban a Estados Unidos, más los que temían la penetración comunista perpetuada desde Cuba,
Castro logró seguir burlándose del embargo sin cambiar la actitud por la que le fue impuesto, por el contrario, cada vez que Estados Unidos
buscaba un mejoramiento entre sus relaciones, los castristas le arremetían un golpe bajo con más fuerza. Como en 1975, que el presidente
Gerard Ford permitió que algunas subsidiarias de empresas de norteamericanos en Latinoamérica exportaran hacia Cuba (Chevy, de Argentina),
el tirano les pagó con el envío masivo de militares hacia Angola.

 Lo mismo pasó unos años después con el presidente
Jimmy Carter que redujo las restricciones para que los estadounidenses pudieran viajar a
Cuba y trató de dialogar con los sicarios del régimen monologuista. El dictador le pagó enviando alrededor de 15,000 tropas a Etiopía, re-iniciando
las exportaciones de la guerra de guerrillas hacia América Central y otros países del orbe, sin contar que manipuló la política inmigratoria de los
EE.UU. con los 125,000 refugiados que les mandó vía Mariel-Cayo Hueso.

 Por lo que el genocida de Cuba se fortalece cada vez que se debilita el embargo económico y muestra su «agradecimiento» tratando de destruir
más a Cuba y a los países que se dejen.

 Recientemente, después de la visita del Papa en enero de 1998 y el cabildeo de éste para que «el mundo se abra a Cuba», el gobierno de
Estados Unidos toma la resolución de quitarle el «castigo» por el asesinato cometido contra 4 indefensos miembros de Hermanos al Rescate, el
24 de febrero de 1997, re-iniciando hacia la isla los vuelos directos (que nunca se había descontinuado usando terceros países). A esto Castro
responde como de costumbre, con la mano de hierro despiadada, expulsando al único sacerdote norteamericano que quedaba en la isla el 13 de
abril de 1998, el monje capuchino de New York,
Patrick Sullivan, por tener conversaciones con periodistas extranjeros y abogar por los derechos
humanos del pueblo.

 Dice el genial periodista
Agustín Tamargo (“Dos hombres”, La Voz Libre, 30/1/98) que, «Él (Castro) trajo al Papa a Cuba con un solo objetivo: el
de que se uniera a él, allí, en la tribuna del aeropuerto convertida en un foro internacional, en la denuncia contra el embargo norteamericano.
El embargo norteamericano no es bueno según el Papa, y debe ser modificado (él no dijo levantado), pero peor que ese embargo es la obra de
despotismo contra la que está dirigido. Y fue contra esa obra, contra la falta de libertad y dignidad en Cuba, contra el hecho de que Cuba ha
sido aislada del mundo y es hoy una tierra donde el que pisa el suelo pisa los derechos humanos, avasallada por la tiranía, contra la que tronó
el Papa».

 
Dentro del mismo Congreso de los Estados Unidos, algunos piden que es justo que se suspenda el embargo cuando se elimine la causa que lo
produjo, otros como
David Asman, quien dirige la columna Las Américas, en «The Wall Street Journal”, ofrece la condición de que el gobierno
cubano le conceda a su pueblo los mismos derechos económicos que le concede a los extranjeros,
«es decir, el derecho a la propiedad privada
y el ejercicio apropiado de derechos de contrato y de ganancias razonables para sus inversiones»
.(“Levantemos el embargo para acabar con
Castro”, The Wall Street Journal. Febrero/94).

 Y yo les pregunto a esos moderados, conservadores, liberales, agentes, aliados, tontos útiles, «anticomunistas» con el cerebro atrofiado por
tantos años bajo la doctrina de Marx: ¿No es mejor quitar el embargo sin Castro en el poder, para que no nos envuelva en las mentiras
acostumbradas?. Ustedes me preguntarán —como escribió el
Rev. Añorga«¿No cree usted que es injusto que se condene a todo un pueblo
(...) a la pobreza debido a la arrogancia política de nuestros gobernantes?».
Yo le respondo con otra pregunta de este excelente cristiano, «¿No
es acaso una inmoralidad que Cuba pretenda vender vacunas y medicamentos al mundo mientras que sus propios hijos no tienen acceso ni
a una simple pastilla de aspirina?».

 Ya se que no les gusta a algunos lo que ha escrito y dicho hasta el cansancio Armando Pérez Roura, pero es realidad, que duele (“El embargo
real”. Semanario Libre, 17/4/98):
«Para gran parte del mundo el supuesto embargo de los EE. UU., mata de hambre al pueblo cubano. Sin
embargo, muy a pesar del desastre de producción que es el sistema comunista en todas las latitudes, nuestra patria, aún aherrojada,
produce una cantidad sustancial de productos que no llegan nunca al ciudadano, porque siempre está bajo racionamiento... »

 Para concluir esta tercera parte lo haré con lo que dice Roberto Luque Escalona, magnífico escritor, un valiente disidente que luchó en Cuba por
los derechos humanos:
«El embargo no se debe levantar porque, en cualquier tipo de enfrentamiento, la mayor muestra de tontería consiste
en obsequiar con una victoria al enemigo acosado».

El embargo: ¿debemos apoyarlo o combatirlo?
Parte IV de V

  NO QUISIERA que me quedara ninguna punta por atar, pero es muy difícil escribir en un corto ensayo (aunque tenga cinco partes) sobre un
asunto que lleva casi 40 años desarrollándose, convirtiéndose en muy controversial, por intereses internos y externos.

 Yo fui de las que creyó que el embargo era tan flojo e inoperante, que era mejor quitarlo, hasta que vi que el bloque socialista se cayó sin disparar
un tiro, gracias a la ineficiencia de su economía y a un hombre nuevo y diferente como Gorbachev. Por eso me entusiasmé con la
Ley Torricelli
(1992), conocida como el Acta para la Democracia en Cuba (CDA)
, que se impuso ante el incremento de las violaciones de los derechos
humanos y la intransigencia de Castro a hacer reformas democráticas como sus antiguos aliados rojos. Para respaldar al tirano opresor sus
simpatizantes —como el representante
Charles Rangel— han trabajado arduamente oponiéndose al embargo, presentando en marzo de 1994, el
primer proyecto de ley para minimizar los efectos de la ley Torricelli.

 Por esto en marzo de 1996, se adoptó la
Ley Helms-Burton, que fortalece la Ley Torricelli, con represalias a los extranjeros que negocien con
Cuba con bienes que pertenecieron a los estadounidenses, excluyendo el capítulo cuatro (que no quiso firmar Clinton, ni Bush, ni Obama), que da
la posibilidad a estos expropiados a reclamar daños y perjuicios. Esta ley contrarresta los efectos nocivos de algunos sujetos corruptos que
desean prolongar el poder de Castro.

 
No sé por qué los protestones por el embargo o aquellos que desean «mejorar a los pobres cubanos» no reprochan la ley de los castristas
llamada Anti Helms-Burton, que autoriza el encarcelamiento de todo el que coopere o comparta información con los medios de prensa
extranjeros, para silenciar a los valerosos periodistas independientes y disidentes
que sacan la cara con dignidad por el pueblo subyugado de
Cuba. Tampoco han gritado reprobando el uso que los castristas le dieron al ómnibus escolar que donaron
“Los Pastores por la Paz”, que sirvió
para transportar a prisión a las personas que tuvieran una «conducta impropia» como las «jineteras» no autorizadas, que tratan de conseguir
dólares por favores sexuales a los turistas para sobrevivir.

 El sistema totalitario de La Habana ha manifestado reiteradas veces que es culpa del "Bloqueo Yanqui" que nuestro pueblo padezca de escasez
de toda índole, por eso impusieron la libreta de racionamiento desde los primeros tiempos, sin embargo, las condiciones de vida se fueron
empeorando cada día más, aún recibiendo por más de 30 años un subsidio incondicional de la Unión Soviética de aproximadamente $150,000
millones, más $1,200 millones anuales en asistencia militar, una cantidad muy superior a la enviada por Estados Unidos y repartida entre todos
los países del continente europeo para su reconstrucción después de abatidos por la Segunda Guerra Mundial. Como dice mi amigo el notable
poeta y escritor
Guillermo L. Borges en su libro “Esta oscura pradera no me convida”, «¿cómo pudo levantarse y crecer todo el oeste de Europa
y no así una pequeña isla caribeña?».

 Imaginemos que Estados Unidos (siempre ambivalente con la causa cubana dependiendo del presidente de turno) le perdonen la penitencia, o
sea, le suspendan el embargo sin que Castro se arrepintiera siquiera de lo que él hizo para que se lo impusieran. Lo primero que hará el tirano es
celebrar por todo lo alto este triunfo, que es más moral que de otra índole, porque hasta ahora a él y su camarilla, así como invitados y turistas, no
les ha faltado nada. Reunirán en la Plaza a la mayor masa de cubanos que allí se hayan visto jamás (con un cuerpo represivo fortificado por la
nueva remesa y sin limitaciones de transporte y combustible no será difícil) para decirles:
No se vayan a imaginar que porque ahora no
tengamos bloqueo las cosas se mejorarán de la noche a la mañana...
Y seguirá como estaba el país antes de la caída del bloque comunista,
porque ya con ese crédito no habrá que fingir cambios, ni apertura, así que al igual que cuando recibían el subsidio soviético, no podrá haber en la
calle oposición ni semi organizada, nada de disidentes y periodistas independientes, ni bocones por su cuenta; seguirán la libreta de
racionamiento; y lo que es terrible para otros paises, alimentarán a todos los focos de terrorismo en el mundo; sin permitir a los cubanos de
adentro y afuera tener derecho a la propiedad privada; afianzando el trabajo ideológico, --no sólo lavando cerebros sino destruyéndolos-- para que
repitan e impongan su falacia.

 No entiendo como algunos exiliados, que dicen ser anticomunistas y conocer bien al Coma-andante, consideran que hay que abolir el embargo
por inhumano y para obligar al dictador a cambiar. No hay que ser muy inteligente para darse cuenta que hay que hacer lo contrario de lo que ellos
pretenden.
Si no, ¿por qué la mayoría que lucha por quitarlo son los que les convienen que el sistema continúe en el poder, como a sus
agentes?
(Entre esos representantes castristas en el exterior tenemos a: Francisco Aruca, propietario de la agencia de viajes Marazul, director del
programa “Ayer en Miami” a favor de la tiranía;
Walfrido Moreno, de Alianza de Trabajadores de la Comunidad Cubana, que se ha declarado
públicamente fidelista;
Vladimir Ramírez, que en la sala de su casa en Miami, cuelga con orgullo un gran cuadro con la cara del asesino Che
Guevara;
Armando Ortiz, que dirige desde San Francisco la campaña de viajar libremente a Cuba, "Freedom to travel"; Francisco Yañiz, quien
después de haberse exiliado en Estados Unidos en 1961, tuvo el privilegio de volver a vivir en Cuba desde 1971 a 1993, etc.).

 Definitivamente el
«...embargo, pues, hay que quitárselo al pueblo cubano, eliminando, como hemos explicado, su causante, que no es otro
que el régimen que impera en Cuba.»
(Editorial de “La Voz Libre, Los Ángeles, 1º, mayo/98).

 Es que no acaban de entender los que reclaman tan humanamente que quiten el embargo lo que de verdad es, ahí los dejo con la opinión de
Jesús Zúñiga de la Cooperativa de  Periodistas Independientes (Contestando al turista mexicano Juan Pablo Garza Mouriño, quien visitó Cuba y
salió hablando maravillas inexistentes, 1/98):
«El embargo, se lo repito, no es americano: es cubano. Si el embargo fuera eficaz ¿Cuba  podría
comerciar libremente con casi todos los países del mundo? Es más, los principales  socios comerciales de Castro en occidente son
precisamente los  mejores aliados de Estados  Unidos: Canadá, España, Francia e Italia».

El embargo: Consideraciones
Parte V- Conclusión

 LA MAYOR excusa que se vierte para quitar estas sanciones es: «¿qué dirá Fidel para justificar su fracaso cuando sea levantado el embargo?
Cualquier cosa. Que si la falta de laboriosidad de los cubanos, que si los embates de la naturaleza, que si la CIA (...) Para encontrar
argumentos un desvergonzado sólo necesita de su propia desvergüenza».
(Roberto Luque Escalona, “El embargo: las ventas y los regalos”, El
Nuevo Herald, 17/2/94).

 Otros, comparan a Cuba con China, que gracias a
Richard Nixon tiene relaciones con Estados Unidos, el mismo que pidió en su libro “Beyond
Peace”, 1994, levantar el embargo hacia Cuba. A esto el
Profesor Jaime Suehlieki  nos explica: «Las relaciones con China fueron propulsadas
por los intereses estratégicos y económicos de los Estados Unidos: 1) para contrapesar el creciente poder soviético, 2) para aumentar la
influencia de los Estados Unidos en la Asia del sudeste, y 3) para penetrar en el mercado chino de un billón de habitantes (...) Cuba no tiene la
habilidad ni los recursos para transformarse en un importante cliente como China o Rusia. El futuro económico de la mayoría de las
compañías norteamericanas no ha de ser gran cosa si se basa en el comercio e inversiones con Cuba».
(“El embargo de EEUU a Cuba”, El
Mensajero, de Baltimore, abril/mayo/98).

 En reiteradas ocasiones los representantes
Charles Rangel y Esteban Torres han pedido que se levante el embargo alegando que la ley y
política actual
«no encaran suficientemente las inquietudes humanitarias», a lo que nuestros congresistas Díaz-Balart, Ileana Ros-Lehtinen y
senador Bob Menéndez
escribieron, que ambas leyes de la democracia Cubana y Libertad, «permiten y promueven la ayuda humanitaria al
pueblo de Cuba directamente a través de organizaciones no gubernamentales y envíos familiares. Este hecho es confirmado por los archivos
del Departamento de Comercio, Buró de Administración de Exportación, que indica que desde el año 1992  (hasta 1997) el pueblo americano
ha enviado $2.4 millones de ayuda humanitaria al pueblo de Cuba, más que todos los otros países del mundo juntos. Esta cifra no incluye las
remesas en efectivo enviadas por los cubanoamericanos...»
(publicado por El Nuevo Herald, “Hace falta exponer la verdad sobre la ayuda
humanitaria”, 6/feb/98). Si el pueblo no recibe esta ayuda es porque el gobierno no se la entrega.

 «Obviamente la política de Washington ha fracasado; obviamente es tiempo de cambiarla», —ha declarado el escritor mexicano Carlos
Fuentes
, en su artículo del 20 de enero, 1998, al diario Reforma, México, titulado «Juan Pablo II y Clinton». Dice el poeta cubano Luis Mario que "...
los que se oponen al embargo siguen desconociendo la oscura raíz del asunto y tiemblan ante un supuesto efecto devastador que la medida
ocasiona en la economía cubana..."
(Castro, embargo y algo más", Diario las Américas). Y digo yo que si los embargos fueran anacrónicos e
inoperantes ¿por qué la mayoría de los reclaman se suspenda el de Cuba, se quedaron callados cuando se implantaron contra el régimen de
Sudáfrica y a las dictaduras de Hussein en Irak y de Pinochet en Chile, que los obligó a hacer cambios y concesiones, lo mismo las sanciones que
le hizo la India a Nepal en 1989?

 Hay quienes pretextan que
«no debemos aislar más a Cuba», a lo que Nelson López Novegil (licenciado en Historia, expreso político, fundador
del “19 de Mayo”, primer grupo disidente en Matanzas), que llegó al exilio en 1996, nos señala:
«Ese argumento carece de seriedad. Desde el 19
de mayo de 1984, que se fundó Radio Martí, comenzamos a tener noticias frescas del exterior. El turismo te da acceso a la prensa mundial, a
las tiendas del área dólar. Yo leía la prensa española con dos o tres días de diferencia, cuanto más dos semanas. Allá sabíamos y saben todo
lo que sucede en el exterior de la isla y en el interior. El que en Cuba diga que no conoce quien es Vladimiro Roca es mentira o no le importa,
porque allá el pueblo no tiene falta de comunicación sino falta de interés, ya que el sistema está preparado para que el cubano se ocupe de la
subsistencia diaria y esto lo margina y lo convierte en ignorante».

Por eso repetimos una vez mas qúe si nos damos cuenta quienes son las personas que piden que se levante el embargo y quienes son las que
están de acuerdo no sólo en que no se quite, sino en recrudecerlo, podemos deducir con quien queremos parcializarnos, si con los aliados de la
desgracia de nuestro país o con quienes fervientemente desean su democratización, especialmente los valientes opositores que permanecen
dentro de Cuba. Es cuestión de sentido común, si con los amigos de tus enemigos o con los enemigos de tus enemigos. Por supuesto, los que
más moral tienen son aquellos que están dentro de Cuba luchando pacíficamente contra los violadores de todos los derechos de los cubanos,
son esos como
Martha Beatriz Roque, el Dr. Oscar Elías Biscet, Jorge Luis Pérez Antunez, que han sufrido prisión y aún continúan en la isla los
que más fe le tienen al embargo bien aplicado, pues de quitarlo completamente ellos perderían toda posibilidad futura de que en Cuba llegue la
democracia.

 Para concluir  extraigo una frase que lo resume todo: - "¿Quién es el máximo responsable de las penurias que ha pasado el pueblo cubano por
tantos años? Lo que ha pasado con Cuba es uno de los crímenes más horrendos de América Latina. La Habana en 1958 era doblemente
superior a Miami. Fidel Castro ha sido el bloqueo y el embargo a Cuba. ".
Oscar Peña, fundador del movimiento de Derechos Humanos en Cuba "El principio del levantamiento del bloqueo a Cuba", 18 de noviembre de
2011
www.elnuevoherald.com/2010/11/18/839563/oscar-pena-el-principio-del-levantamiento.html

 Después de todo, este breve pero profundo estudio resumido en cinco partes, con las opiniones de más consideración y popularidad sobre el
embargo creo, como bien me enfocó mi amigo
Pedro Ovy Peña, maestro de inglés y expreso político exiliado en West Palm Beach desde la
década de 1980, que la única razón, la más sólida y segura para quitar el embargo es, —aunque como dicen supuestamente no garantice al
castrismo en el poder y Cuba a largo plazo de todas formas se democratice—aumentar el dinero de las arcas personales del dictador que ya se
encuentra entre las 10 personas más ricas del mundo, destacado por la importante revista especializada Forbes Global en 1997, y en 1998, así
que romperá todas las marcas del libro de Guinness.

Y sigue Ovy con gran sabiduría diciendo:
"Este arcaico mandatario que tiraniza nuestro país, con seguridad se va a llenar de una inmensa
satisfacción y alegría, haciéndole más placentero los últimos días de su vida."
Esta sí es la razón más objetiva para quitar el susodicho
embargo, por eso, como soy tan recalcitrante (ahora llamada intransigente) no resistiría ver su asquerosa dentadura, esbozando esa pobre, pero
maquiavélica sonrisa que le queda.-+
Nota de la autora María Argelia Vizcaíno: Este trabajo lo publicamos en distintos medios de prensa a principio de 1998, y en
el 2011 al publicarlo en nuestra web le agregamos algo mas que esperamos sea del agrado de nuestros lectores.
Artículo relacionado