ESPERE UN POCO A
QUE TERMINE DE
CARGAR TODAS LA
IMAGENES DE ESTA
PAGINA.
Esta Bata Cubana fue
confeccionada exclusivamente
para Celia Cruz por el
diseñador cubano Enrique
Arteaga, y ella la usó por
primera vez en el Carnegie Hall
y después en el Apollo Theater
en Harlem, Nueva York, 1985.
ESPERE UN POCO A
QUE TERMINE DE
CARGAR TODAS LA
IMAGENES DE ESTA
PAGINA.
La Guayabera se originó en
Cuba
Pulse aquí para saber su
historia
Rosendo Rosell nos asegura
que las guayaberas con lacito
comenzaron a usarse en las
Academias de  Baile de La
Habana.

En la foto vemos a Beny
usándola de esta manera.
Benny Moré muestra con
orgullo un sombrero típico
cubano
.
Rumbera cubana de
principio del siglo XX
REFERENCIA GRÁFICA DEL
TRAJE TÍPICO CUBANO
Muestra de vestimenta
masculina de guaracheros
La Reina del Guaguancó
Celeste Mendoza, vestida
de rumbera estilizada.
Nadie mejor que nuestra Olga Guillot y Miguelito
Valdés "Mister Babalú" luciendo para el mundo la
vestimenta tradicional cubana. Observe que no
lleva el talle a la cintura y que no enseña las
piernas.
El famoso cantante
mexicano Pedro Vargas en
compañía de Sonia Calero,
la bailarina, coreógrafa,
profesora cubana luciendo
un traje de rumbera de
cola bien larga.
Revista SOMOS de
Noviembre de 1999, Año
10, Número 189

Descripción:
Número de la revista
dedicado a las cinco
rumberas fundamentales
del firmamento fílmico
mexicano: Amalia Aguilar,
Meche Barba, Rosa
Carmina, y las cubanas
María Antonieta Pons y
Ninón Sevilla.
La Condesa de Merlin
La vestimenta tracional
cubana no es la ropa típica
del campo ni mucho menos
la afrocubana, tampoco la de
rumberos, ni esos rebujos
que se ponen humildemente
algunas cubanas que se
pasean después de la
despenalización del dólar
por las afueras de la Catedral
habanera como atracción
turísca, tratando de ganarse
la vida honradamente
vendiendo flores.
Conozca el
origen del
vocablo
"Guajiro"
.
Pulse aquí.
Traje típico cubano diseñado exclusivamente por Ana R. Pellón para el Grupo Folklórico Cubano
en el Exilio, fundado y dirigido por María Argelia Vizcaino en California, 1988.
La autora agradece a todas las personas que han hecho posible las referencias gráficas para
poder ilustrar este artículo. Si alguno desea que se le ponga un enlace con su portal, con
mucho gusto le damos el crédito merecido. Les recordamos la necesidad que hemos tenido de
usar sus fotos, por el bien de la cultura cubana.
Colaboración especial de Marylín Blanco que nos ha enviado estos diseños de trajes de
cubana para enriquecer nuestra página y a todo el que la visite.
Miss Cuban American 2006
Raiza la Rosa, quien fue además reina del municipio
de Morón en el exilio.
El traje tradicional de Cuba
Por Maria Argelia Vizcaino
www.mariaargeliavizcaino.com

En casi todas las páginas cibernéticas que informan sobre la cultura de un país, además de los datos
generales aparece una foto o una explicación sobre su vestimenta nacional o traje típico, excepto en las
de Cuba. Ese dato no lo he visto hasta el momento, ni en páginas particulares del exilio, mucho menos las
gubernamentales, por lo que la persona que quiera obtener esta referencia se le va a dificultar bastante, o
la obtendrá mediocre y distorsionada.

Este tema me lo sugirió hace unos años un joven que residía en Cuba y que por su trabajo como
Diseñador Informacional necesitaba conocer como era la ropa tradicional de nuestro país para hacer una
promoción turística, pero que cansado de buscar dentro de la isla hasta en las bibliotecas provinciales y
no encontrar lo que necesitaba recurrió, dentro de sus posibilidades (limitaciones), a la intenet sin mucho
mayor éxito, por eso me solicitó ayuda.

La investigación al respecto ha sido lenta y no lo productiva que yo hubiera deseado sin embargo, hago
este escrito para tratar con el mismo de animar a otros investigadores a que indaguen o que compartan
con nosotros sus conocimientos.

Han sido muchas las veces que he visto con pesar en el exterior a personas representando a Cuba con un
disfraz de cubano que muy poco tiene que ver con nuestra nación, los mejorcitos son los que se visten
con el traje campesino, y los más deplorables los que en su afán de ser más auténticos, desfilan descalzos
como se usa en la mayoría de los pueblos latinoamericanos o del continente africano.

La vestimenta tracional cubana no es la ropa típica del campo ni mucho menos la afrocubana, tampoco la
de rumberos, ni esos rebujos que se ponen humildemente algunas cubanas que se pasean después de la
despenalización del dólar por las afueras de la Catedral habanera como atracción turísca, tratando de
ganarse la vida honradamente vendiendo flores. Es como me dice mi amigo diseñador en Cuba
«realmente por traje tradicional cubano entiendo muchas cosas, desde la ropa que se consideró tradición
desde que los españoles vineron y conquistaron, algunas modas europeas que entraron por España a la
isla, la ropa de los negros esclavos, la ropa que evolucionó de la parte española según entiendo, que es
la actual ropa tradicional campesina.»

En el diario del Almirante Cristóbal Colón, compendiado por Fray Bartolomé de las Casas, escribió sobre
la vestimenta que usaban  nuestros aborígenes en el año 1492:
«Son gente, dice el Almirante, muy sin mal
ni de guerra: desnudos todos, hombres y mujeres, como sus madres los parió. Verdad es que las mujeres
traen una cosa de algodón solamente tan grande que le cobija su natura y no más.»

Los negros extraidos del continente africano como esclavos llegaban en su mayoría si acaso, en
taparrabos, y era en el puerto de Cuba o en la casas de contrataciones donde se les proveia alguna prenda
para cubrirse.

Aunque ya desde finales del siglo XVII se diferenciaba el español del criollo, no fue hasta el siglo XIX
que el cubano comenzó a pensar como tal y adquirió su propia personalidad y de acuerdo al clima y a las
condiciones de vida, crearon su vestimenta.

La Condesa de Merlin cuando escribe sus famosas cartas desde La Habana en 1840 hace una buena
reseña del vestir de los guajiros y de las habaneras, de sus esclavas y de sus niños. Sobre estos últimos
nos dice:
«El vestido se reduce a una ligera camisa de linón que sólo les llega por debajo de la rodilla,
muy escotada sobre el pecho, adornada de encajes y sin mangas, con lazos de cintas sobre los hombros y
su pequeña cabeza desnuda así como todo el resto del cuerpo.»

Agrega después: «El lujo de las mujeres es muy rebuscado, no es lujo aparatoso pero sensual. Para ellas
es un modo de ser y de vivir ya que sus trajes son de la mayor sencillez. Por la mañana una amplia bata
o traje de linón, por la noche se visten también de linón pero con mangas cortas, corpiños escotados y en
sus cabezas bien peinadas llevan una flor natural colocada sin arte y sin aparato (...) Sus pequeños
zapatos bien pronto los dejan abandonados, y como todo lo demás van para las negras».

De sus esclavas, como bien dice que heredan lo que el ama desecha comenta: «Es muy divertido ver a
estas negras atravesar cantando o fumando, estos salones inmensos, iluminados por la claridad del día.
Con sus trajes de linón puestos sobre una camisa que no les llega más abajo de la rodilla, todo
cayéndole sobre el pecho y la espalda, con sus zapatos de satín que llevan como pantuflas dejando
afuera los talones y sus piernas negras como el ébano».

En otra de sus cartas, la número XXX habla de la negra «con su gran tabaco en la boca y lanzando
torrentes de humo se pasea por las calles con las espaldas y los senos desnudos»
.Más adelante habla de
los hombres
«con trajes elegantes, chaleco y pantalones blancos (...) aquí no hay chaquetas ni gorras,
no hay andrajos... ni barbas mal peinadas».

También describe a los negros que manejan los quitrines «magníficamente vestido va montado en una
mula, lleva botas de amazona bien lustradas que llegan sólo hasta el tobillo y una roceta que completa
este extraño calzado de dos piezas. La tela blanca del pantalón y los escudos de armas bordados sobre
los galones de la casaca hacen resaltar el ébano de su color y los diversos matices negros de sus zapatos
y de su sombrero adornado también con galones».

Y sobre los guajiros o campesinos detalla «un sombrero de paja de alas anchas rodeado por un pañuelo
de seda de color, un pantalón blanco sobre el cual se pasa su camisa, el cuello bordado abierto y echado
sobre los hombros, luego alrededor del cuello otro pañuelo de color apenas atado y flotando, así es el
traje de nuestro hombre. Su pie elegantemente calzado reposa dentro de unos zapatos de marroquí de
color, las espuelas de plata, y las correas para atarlas son de satín bordadas por su dueña. De uno de los
lados del rico cinturón, otro regalo de su bella, cuelga el machete con puño de plata e inscrustaciones de
pedrería; del otro lado se percibe la punta de ébano de un puñal».

En todos los casos vemos como predomina la vestimenta de color blanco y de linón dejando a un lado en
esta época las gruesas telas de España, tampoco los hombres usaban chaquetas y las muejres no llevaban
sombreros y sus vestidos son sin mangas y escotados, igualmente señala en todos la forma de calzarse,
por lo que desde estos tiempos ya el cubano no tenía los pies desnudos, exceptuando al pobre esclavo
que trabajara en las tareas del campo y tuviera un amo que no cumpliera con las leyes establecidas.


















































Para demostrar un poco más que el cubano usaba calzado desde tiempos remotos les he extraído unos
breves fragmentos de la novela «Cecilia Valdés»  considerada la obra cumbre de la literatura cubana,
escrita por  
Cirilo Villaverde, que además de un gran patriota fue un excelente narrador. Por ejemplo,
del calesero de principio del siglo XIX decía que
«vestía a la usanza de los de su oficio en la isla de
Cuba, chaqueta de paño oscuro, galoneado de pasamanería, chaleco de piqué, el cuello de la camisa a
la marinera, pantalón de hilo, botas enormes de campana, a guisa de polainas, y sombrero negro
redondo, galoneado de oro. Debemos mencionar también, como signos característicos del calesero, las
espuelas dobles de plata.»

Y «en vísperas del sarao», los jóvenes de ambos sexos acudían «en tropel a los establecimientos de
modas y novedades  para hacerse de trajes nuevos, de adornos, joyas y guantes (...) las zapaterías como
la de Baró, en la calle de O'Reilly y la de Las Damas en la calle de la Salud esquina a la de Manrique,
extramuros de la ciudad, varios días anteriores al señalado para el baile se veían asediados a mañana y
tarde, por las señoritas y jóvenes más distinguidos por su elegancia y el lujo de sus trajes. Las primeras
por esa época empezaban a usar zapatos o escarpines de raso blanco de China, con cintas para atarlos a
la garganta del pie y mostrar las medias de seda caladas, siendo así que el vestido se llevaba sobre lo
corto. Los hombres usaban también escarpines de becerro con hebillita de oro al lado de fuera y calcetas
de seda color carne.»

Nos cuenta sobre el vestuario de los más humildes, como el traje de una vendedora de carne, manteca y
huevos, negra de Africa, que
«consistía de falda de listadillo y camisolín, que cuando limpio debía ser
blanco, y apenas le llegaba a los hombros, quedándose más corto por las espaldas, cuyas partes, junto
con los brazos desnudos a la griega o romana y las mejillas redondas y rollizas, le brillaban cual, si a la
usanza de su tierra, se las hubiese untado con grasa. Por supuesto no calzaba zapatos, sino que al
caminar arrastraba un par de chancletas con la punta de los dedos»,
pero no iba descalza.

Y es que nuestros negros esclavos siempre trataron, a pesar de su horrorosa vida, de acicalarse. Se les
vio luciendo sus mejores galas desde que se les permitió salir a las calles para celebrar el Día de los Reyes
Magos por el año 1691 cultivando sus rumbas, primero en sus reuniones en los barrios habaneros, más
tarde en los Cabildos autorizados (desde 1839 existe publicada una orden circular donde se le concedía a
los esclavos, que
«podían bailar y cantar con sus trajes alusivos a su punto de origen, exclusivamente en
los días de fiesta, —las Pascuas, los Reyes Magos y el día de San Juan— siempre vigilados y sin
mezclarse con otros esclavos de otras fincas o Cabildos»
); más adelante se convirtieron en sus Tangos y
en los Coros de Clave, para posteriormente renacer como Comparsas, en las fiestas de Carnaval.
Desde1860 se notó que el vestir de las mismas fue bien elegante. Como dice
Octavio R. Costa en
Imagen y Trayectoria del Cubano en la Historia Tomo I que
«Esta sobresaliente inclinación al buen
vestir no sólo se produce en los nobles y los burgueses, sino también dentro de los libertos.»
Por lo que
aseguramos que al igual que NO hay un traje típico cubano desprovisto de calzado, tampoco fue
tradicional bailar una comparsa sin zapatos. Todo aquel que así nos quiera representar o es un ignorante
de nuestra cultura o la quiere modificar sabe Dios con qué oscuros fines.

Sobre el traje tradicional cubano para los hombres ya sabemos que la guayabera blanca es la pieza clave.
Desde que los mambises peleaban por nuestra independencia contra el gobierno colonialista español, ellos
consideraban su enemigo a todo aquel que usaba guayabera, y muchos que fueron encontrados así
vestidos los pasaron por las armas. Porque la guayabera original por la espalda, muestra el diseño de la
bandera cubana; las diminutas alforzas que nacen en la pieza del pecho llamada canesú, y que también se
le hacen en la espalda, simbolizan las franjas de nuestra bandera, y la pieza de los hombros hacia atrás
que originariamente terminaba en pico con un botón, se tenía como si fuera el triángulo rojo con la
estrella solitaria. Fue declarada traje nacional por el presidente de Cuba Carlos Mendieta que gobernó en el
período de 1934-35. (Ver en esta página "
La Guayabera se originó en Cuba")

Para el traje de la mujer  no tengo los datos exactos de cuando comenzó a ser tradición en Cuba, ni en
qué fecha se declara como tal en nuestro país. Sólo puedo dar una descripción como la que ofrecí a una
señora guatemalteca que me escribió solicitándome la información que no encontraba en ninguna
enciclopedia ni en la internet.
«Muy pocas personas conocen este detalle, ni siquiera en las páginas
oficiales del gobierno aparece. El traje típico del hombre es blanco con una guayabera de hilo de manga
larga como fue la original, un pañuelo rojo al cuello (puede ser doble, uno dentro y otro por fuera), y
sombrero de yarey o guano. Para la mujer es la llamada Bata de Cubana, conocida también como Bata
Habanera, que ha usado Celia Cruz y Olga Guillot en muchas de sus actuaciones, y se vio
frecuentemente en las representaciones de la Zarzuela Cecilia Valdés y también he visto en fotos a la
extraordinaria cantante Maruja González en la Zarzuela María la O. Es muy parecida al traje de las
españolas con su talle marcado en la cadera y vuelos debajo, pero sin estampados, no usa paraderas
como el de la española, sino que los vuelos son más pegados y terminan muchas veces en una cola.
Como otros trajes en Latinoamérica, usa un encaje con cinta pasada. Aunque es escotado no debemos
confundir con el traje de rumbera que es más desnuda las piernas, ni con el de guajira, que es el de la
mujer del campo y el talle lo lleva a la cintura. Muy importante: En los trajes típicos cubanos siempre se
lleva calzado o sea, jamás se usan sin zapatos.»

La vestimenta tradicional es tan importante, que hasta en los certámenes de belleza se premian a las
concursantes que mejor lo luzcan. El nuestro es tan desconocido porque desde 1959 el gobierno no
permite a ninguna joven participar en estos eventos internacionales. Eso trae como consecuencia que en
sucesos de relevancia como las Fiestas de Carnaval de la ciudad de Santa Cruz de La Palma, que tienen
un día para celebrar "La Llegada de los Indianos", en las normas establecidas para la ocasión, en el
capítulo tercero señalen:  
«...los palmeros deben vestir la indumentaria tradicional cubana: el hombre
con pantalón e impecable guayabera blanca o bien traje de lino, sombrero de paja, cadenas y anillo de
oro. La mujer con faldas de volantes, blusas de gasa o seda con encajes, adornos de flores en la cabeza
o bien pamelas y grandes pulseras y collares»
. El disparate acá consiste que las cubanas fueron de las
primeras mujeres de occidente en dejar de usar sombreros, como lo notó la Condesa de Merlin en su
viaje a La Habana.

Me queda la esperanza que alguien de la vieja guardia que me lea conserve algún dato que quiera
compartir, o quizás un joven con las mismas inquietudes le permitan el acceso a la Fototeca Nacional de
Cuba y revisando viejas fotografías pueda efectuar el rescate del traje tradicional de Cuba.-

Opiniones bienvenidas a mariaargelia@hotmail.com
Mas trabajos de la autora en www.mariaargeliavizcaino.com Estampas de Cuba
La famosa vedette cubana
Rosita Fornés vestida
típicamente. Observe que
el traje no lleva encaje
sino un pasacinta.
Miss
Cuba
1959
Rosita Fornés,
famosa vedette
cubana
Pulse aquí    para ver MÁS FOTOS
Vea la secuencia grafica del antecedente al traje típico cubano. Además, una
muestra de la vestimenta para cada baile cubano, que por sugerencia de
Teresa González hemos creado esta sección. Miembro de un grupo de
Folklore de Islas Canarias www.gflosmajuelos.com
Espere un poco a que
termine de cargar
e-mail  -  
mariaargelia@hotmail.com
RECOMIENDA
DICCIONARIO DE TALENTOS ARTÍSTICOS CUBANOS EN EL EXILIO
Copyright © 2008 María Argelia Vizcaíno
Material de consulta con Derechos Reservados conforme a la ley
Queda prohibida la reproducción total o parcial de todo lo que aparece en esta página (web.
blog, etc.), por cualquier medio o procedimiento, sin para ello contar con la autorización previa,
expresa y por escrito de María Argelia Vizcaíno. Cualquier forma de utilización no autorizada le
será aplicada lo establecido en la ley federal del derecho de autor. Información puede encontrar
visitando
http://www.copyright.gov/
Por favor, no omita el nombre del autor ni la fuente de dónde
fue publicado cualquier escrito que copie y distribuya. Hay que
respetar los derechos de los autores, que es respetarnos a
nosotros mismos. Gracias.
María Argelia Vizcaíno