En Cuba no hay estatuas de Fidel
Por María Argelia Vizcaíno

En el periódico oficialista del órgano de la Juventud Comunista de Cuba llamado Juventud Rebelde, escribió José Manzaneda, un miembro de
EUSKADI-CUBA que es la Asociación Vasca de Amistad y Cooperación con Cuba o lo que es igual el organismo que asesora, apoya y protege
a los terroristas de la ETA, y publicado en abril del 2003 en la página cibernética http://jrebelde.cu/2003/abril_junio/en1503/encuba.html que
«En Cuba no hay estatuas de Fidel». Algo que me consta, pero para el efecto que esto conlleva, la verdad que no han hecho falta, pues la
imagen del máximo genocida ha roto todos los récords de apariciones en el mundo.

El articulista hace la salvedad tratando de evitar que sigan haciéndose comparaciones entre los sistemas totalitarios de Cuba y el de Saddam en
Iraq, y con palabras «amañadas» (usando sus propias frases), da el clásico discurso lleno de eufemismos, acusando a otros de todo lo que
hacen ellos:
«...Mientras tanto, el gobierno yanqui invade, asesina y roba, posee y utiliza armas de destrucción masiva, legisla leyes de
excepción como la Ley Patriótica, que permite arrestar, juzgar y condenar a prisión e incluso ejecutar sin ninguna garantía civil, por la que
más de 2,000 personas han sido arrestadas sin que se sepa de ellas y sin que se hayan formulado cargos, y viola con toda impunidad
elementales derechos de los prisioneros...».
Se ve ridículo, porque parece que en su propia prensa manipulada están escribiendo de lo que
hacen en el gobierno castrista.

Lo único que respetó Castro de nuestra admirada Constitución de 1940 fue la disposición legal que prohibe levantar monumentos a personas
vivas, pero en su lugar, para satisfacer su egocentrismo y megalomanía creó otro sistema de adoración a su imagen, así, casi inmediatamente
después de haber tomado el poder se creó el culto a su personalidad. Nunca podré olvidar la cantidad de cuadros con su imagen repulsiva que
pusieron en todas las escuelas, en los Comité de Vigilancias, en los centros de trabajo, en las vallas que otrora anunciaban productos
refrescantes como CocaCola, etc. Si cerrabas los ojos o eras ciego, te lo hacían ver por los oídos al sintonizar cualquier estación de radio que
retransmitían sus discursos, o los leían, igualmente lo tenías que escuchar en los centros de estudio y trabajo. Para mí lo más atormentante era
cuando quería despejarme con la poca diversión que existía, después de hacer la cola infaltable lo mismo para tomar el ómnibus que después
para entrar al cine, para poder ver la película nos ponían el Noticiero ICAIC a la fuerza, con la inevitable aparición del histrión.

En abril del 2002, vino de visita a Estados Unidos un señor que respeto y quiero como un padre, por lo que para evitarle problemas con la
represión me reservo su nombre. Me comentó en aquella ocasión que hacía poco le dio por contar las fotos que aparecían en la prensa del
«Loco» que allí gobierna, y hubo días que el 98% eran solo de él, ya sea de frente, de espalda, de costado, grandes o chiquitas. Esto coincide
con el artículo publicado casualmente unos días después, el 2 de mayo, 2002, por
www.cubanet.org, bajo la firma del admirado poeta y
escritor
Manuel Vazquez Portal que titulando «Los récords de Fidel Castro» hacía un recuento detallado de la cantidad de veces al día que
tiene que ver el pueblo cubano este desagradable figurín, por ejemplo:
«¡Ah, pero el récord de horas de televisión merece atención aparte!.
Alicia Alonso o Consuelito Vidal no le llegan ni a los tobillos. Al extremo de que la población, con toda esa jocundez propia del cubano,
parodiando una canción de Pablo Milanés, le llama al patrón de pruebas de la televisión 'El Breve Espacio en Que No Estás' (...) No hay
presidente que salga más en las primeras planas de todos los periódicos del país que gobierna que él. Granma, Juventud Rebelde,
Trabajadores, Tribuna de La Habana, Bastión, Adelante, Invasión, el diablo colorao, y casi todos los días, durante todo el año y desde la
eternidad».

Ya lo he comentado en otras ocasiones, es tanto el delirio de grandeza del Coma Andante (como le dice Roberto Luque Escalona y a mi
encanta copiarlo) que la canción «Ojalá» de Silvio Rodríguez se la dedicábamos a él:
«Ojalá pase algo que te borre de pronto, una luz
cegadora, un disparo de nieve, ojalá por lo menos que te lleve la muerte, para no verte tanto, para no verte siempre, en todos los segundos, y
en todas las visiones...»

Y todavía escribidores al servicio de la tiranía como José Manzaneda se creen que ellos son los únicos inteligentes, por eso se pasan la vida
elaborando mentiras, pensando que todas se las van a creer, y resulta que los únicos tontos son ellos, los que ridículamente se imaginan que
otros no son capaces de refutar lo que ellos inventan. En realidad, hay algunos que han confiado y aún confían en sus palabras porque no han
tenido otra opinión diferente que escuchar, también están aquellos que de tanto repetirles las mentiras se las creen, y los peores, a los que no
les conviene dudar, porque están embarrados de fango hasta el cuello y llenos de miedo a las represalias de ambos bandos. Pero a las personas
normales, con inteligencia promedio se les puede mentir una vez, pero a la segunda comienzan a desconfiar y a la tercera, jamás se fían en un
farsante aunque diga en ese momento la mayor verdad de su vida.

Creerse que Castro no es igual a Saddam Hussein porque en Cuba no han exhibido su rostro en estatuas, es
«comprensible ante la censura de
los medios (...) ingenuidad, afortunadamente cada día menos abundante»
, como escribe el compatriota al servicio de la tiranía. De la misma
forma que otros en su denigrante posición, arremete contra
Zoe Valdés, acusándola de lo que en realidad ellos se han convertido, que «han
hecho de su vida y de su profesión un lucrativo culto al odio»
. Es que si la envidia fuera tiña...y le envidían a esta valiente cubana hasta el
coraje, porque además de saber escribir tiene los ovarios más grandes del mundo intelectual actual.

Este artículo de Juventud Rebelde demuestra aparte de las falacias que siempre andan inventando los defensores de lo indefendible, que están
temerosos desde que vieron caer las decenas de estatuas del tirano de Iraq, porque con la «ética periodística» que ellos demuestran, no podrán
encontrar un trabajo honesto en el mundo democrático que se avecina, un sistema donde sí se trata de respetar
«el derecho ciudadano a ser
informado»
.-
e-mail  -  
mariaargelia@hotmail.com
RECOMIENDA
DICCIONARIO DE TALENTOS ARTÍSTICOS CUBANOS EN EL EXILIO
Copyright © 2008 María Argelia Vizcaíno
Espere un poco a que
termine de cargar
Material de consulta con Derechos Reservados conforme a la ley
Queda prohibida la reproducción total o parcial de todo lo que aparece en esta página (web.
blog, etc.), por cualquier medio o procedimiento, sin para ello contar con la autorización previa,
expresa y por escrito de María Argelia Vizcaíno. Cualquier forma de utilización no autorizada le
será aplicada lo establecido en la ley federal del derecho de autor. Información puede encontrar
visitando
http://www.copyright.gov/
Por favor, no omita el nombre del autor ni la fuente de dónde
fue publicado cualquier escrito que copie y distribuya. Hay que
respetar los derechos de los autores, que es respetarnos a
nosotros mismos. Gracias.
María Argelia Vizcaíno