ESTAMPAS DE CUBA POR MARIA ARGELIA VIZCAINO
¿Son distintos los mexicanos de ahora?
México se distinguió siempre por tener uno de los pueblos más hospitalarios de América. Allí se le daba la bienvenida a
todo el que viniera a aportar su savia con el esfuerzo de su trabajo. Artistas que en sus países de nacimiento no les
prestaban atención, el territorio azteca les sirvió de trampolín para alcanzar la fama, los casos que más conocemos son
los de Benny Moré, Bola de Nieve, y el de Dámaso Pérez Prado, el primer cubano que hizo el “crossover” en el siglo
XX, internacionalizando su rico Mambo.

Desde la década de 1980 estoy observando un cambio drástico de esa noble costumbre que los caracterizaba, y no
puedo pensar que sea el mismo pueblo mexicano de siempre. Quizás sea la monopolización de la televisión hispana en
los Estados Unidos dirigida por magnates de ese país la que ha cambiado los conceptos.

Empezaron por quitar de la pantalla programas producidos en Puerto Rico y en Miami como el Show de Nidia Caro y el
de Iris Chacón (puertorriqueñas) y el Show de Charityn (dominicana); a los humoristas Guillermo Álvarez Guedes
(cubano) y a Porcell (argentino) los eliminaron porque supuestamente el público televidente no los entendía.
Sinceramente la que no entendió fui yo, porque los mexicanos de antes adoraron el personaje de Tres Patines
protagonizado por Leopoldo Fernández que se expresaba con más modismos cubanos que Liborio.

En el México que endiosó a la española Lola Flores, a la argentina Libertad Lamarque y las cubanas Ninón Sevilla y
Olga Guillot, empezaron a decir que no deben aceptar artistas extranjeros que le quitan los puestos de trabajo a sus
artistas locales, sin embargo ellos están diseminados por todo el mundo, imponiéndose con sus telenovelas en infinidad
de idiomas, aún aquellas bien mediocres. Es muy raro que un pueblo tan amable y abierto cambie tanto.

Antes de empezar en esa batalla mexicanista, tuvieron por muchos años al gran locutor, letrista de canciones y director
de publicidad Raúl Du-Brevil, dirigiendo el canal 6 de TV de Monterrey, y después fue sustituido por otro cubano, el
gran actor Jesús Alvariño. Son muchos los extranjeros que han llenado de gloria a México, y de dinero, por si lo han
olvidado les recuerdo que el boxeador Mantequilla Nápoles, es cubano, otro boxeador famoso Oscar de la Hoya aunque
descendiente de mexicano nació en Estados Unidos, lo mismo Selena, tampoco Luis Miguel es mexicano, ni Andrés
García, Maribel Guardia, Sasha Montenegro, Christian Bach, Tongolele, Plácido Domingo, y todos han engrandecido el
nombre de ese país con sus carreras profesionales. Si no les hubieran permitido trabajar, otros muchos mexicanos que
han vivido gracias a ellos, hubieran estado desempleados.

Tampoco fueron nativos de la tierra de Juárez aquellos pioneros escritores de telenovelas como los cubanos Félix B.
Caignet (autor de El Derecho de Nacer); Fernanda Villeli (que fue la que escribió la primera telenovela mexicana titulada
Senda Prohibida, además de éxitos como El Maleficio); Inés Rodeña (Los ricos también lloran); Delia Fiallo, “La Reina
de la Telenovela”; el gran actor y libretista René Muñoz, conocido por Fray Escoba, etc. (Sobre este tema pueden leer
más en mi portal poniendo en la dirección http://www.mariaargeliavizcaino.com/e-PrecursoresdeTelenovelas.html).

México además está lleno de descendientes de extranjeros que han entregado su vida y su profesión a sus habitantes,
como el hijo del galanazo cubano Otto Sirgo, del mismo nombre; la actriz Macaria; la extraordinaria actriz Daniela
Castro, hija del gran músico cubano integrante de la prestigiosa orquesta de los Hermanos Castro; el actor Humberto
Elizondo, hijo de la famosa cubana Vitola, “la que se defiende sola”; Fernando Allende, cantante y actor, hijo de otra
cubana; y todos los descendientes de la actrizota Carmen Montejo, y la hija de Olga Guillot con el maestro Tousset
también es mexicana, y tantos que no caben en esta estampa.

La regla tiene sus excepciones, sino, no viéramos en los culebrones a actores cubanos como César Evora, Francisco
Gatorno, Mario Cimarro y el argentino Raúl Izazo, pero también he visto con pena a actores mexicanos como Mauricio
Islas, haciendo declaraciones muy discriminatorias que si “México no necesita de los extranjeros”, que a “México le
sobran talentos”, cosa muy cierta, pero no se puede olvidar que los países desarrollados se nutren de la inmigración, y
el multiculturalismo enriquece. Por lo que Mauricio no protestó fue, cuando lo trajeron a Miami a protagonizar una
telenovela con Génesis (la hija del Puma), como si en Miami no sobrara talento local. Tampoco protestan cuando en el
Carnaval de la Calle 8 se repletan de bandas y artistas mexicanos, para animar a un público asistente que la mayor parte
no son oriundos de la gran nación surfronteriza.  

Los que dirigen el mercado de la TV solamente para mexicanos, sin mostrarle nada de la cultura ni siquiera de los
países vecinos, cada día cooperan más a convertir a su pueblo en ignorante. Ese desconocimiento ya se palpa hasta
entre sus periodistas, libretistas y presentadores. Lo vimos recientemente (2005) en un programa que trasmite TV
Azteca llamado “Baile por un Millón”, que en el condado Miami-Dade se puede ver los domingos a las 10 p.m., cuando
se baila un danzón, hacen una referencia del nombre del baile al criticar a la pareja que compite manifestando algo así
como que “deben tener la gracia característica del Caribe de donde nace este baile” (me sorprende que no sepan la
cantidad de países que conforman el Caribe, temo que no sepan dónde está), o cuando se interpreta un Chachachá,
recuerdan que se bailó mucho en México en la década de 1950 “proveniente de nuestros hermanos antillanos”, lo
mismo dicen del mambo, pero jamás se menciona que son ritmos y bailes que nacieron en Cuba, que sus creadores
tienen nombre y apellidos, y de la Salsa, mucho menos se acepta su cubanía.

Esto es sólo el caso cubano que es el que más conozco, pero con seguridad existe esa tendencia contra los demás
países hispanoamericanos, y hablamos solamente de la TV, no hemos tocado a las compañías disqueras, la radio, sus
payola, y otros medios de comunicación, que  también tienen lo suyo.

No debo dejar de mencionar una gran excepción, para orgullo de los cubanos y de los mexicanos, existe en el estado de
Guerrero la Academia de Baile “Ritmo Sabor y Figura” que dirige el profesor Francisco Petatán, localizada en Calle
Vicente Guerrero #6 Int. 4 Col. Centro C.P.:39300 Tel: 4 80 19 18, e-mail: info@ritmosaboryfigura.com, y website:
http://ritmosaboryfigura.com/, que se enorgullece en anunciar la primera escuela de bailes de salón en Acapulco y la
primera compañía danzonera y rumbera dedicadas al estudio y práctica de bailes de salón cubanos, brindando talleres
de música cubana.

Por eso no creo que el público mexicano de ahora sea distinto al de antes, sigue siendo generoso, sólo que algunos se
están poniendo más incultos producto de los que manejan el dinero que genera la multimillonaria industria de la TV, que
cada día les parece poco lo que ganan y no les interesa ni informar, ni educar, destruyendo la imagen de su pueblo por
todo el mundo.-
Opiniones sobre este trabajo pueden ser
enviadas escribiendo a
mariaargelia@hotmail.com
*****Date: Thu, 1 Dec 2005 17:57:57 -0500
Muy nteresante escrito, ¿Son distintos los mexicanos de ahora?. Desde luego falta determinar lo que “ahora” significa. Para
mi ese ahora comenzó con la llegada de Castro al poder en Cuba. Esos mexicanos a quienes se refiere nos dieron la
espalda a los cubanos desde el primer dia - se negaron rotundamente a ayudarnos a escapar del infierno. ¿Por qué? Creo
Ud tiene la respuesta en su artículo.
Saludos afectuosos y deseándole muchos éxitos en el futuro,
Alberto Mederos

*****Sent: Tuesday, December 20, 2005 11:27 PM
MUY BUEN ARTICULO....DICE LA VERDAD!
Chico Alvarez

*****Date: Tue, 20 Dec 2005 14:08:54 EST
Maria Argelia
Eres buenisiiiiiiiiiiiima escribiendo, el artículo sobre la tv mexicana, es la pura realidad. Fijate el pasado domingo el canal
23 no puso el noticiero y tenían un juego de fútbol entre Toluca y Monterrey, como si no tuvieran a Telefutura o Galavisión
para eso.
Mi abuela por parte de padre se crió en Mérida y se casó con mexicano, después que enviudó conoció a mi abuelo y se
casaron. Un hermano de mi abuelo paterno se casó con mexicana y un hijo suyo fue el que le dio el apellido a Daniela
Romo que en realidad se llama Teresa Presmanes. De ahí que tengo familiares mexicanos por varias generaciones, más
aún la hija de mi prima Verónica mexicana que vive en Texas, se casara con el hijo de Martha Kattan mexicana directora
de noticias de Univision de Dallas y hasta se ganó un Emmy.
O sea, mi problema no es lo bueno de México ya que la música y comida me encanta y mi cantante favorito es Marco
Antonio Solis. Pero ese nacionalismo contra EEUU me enfada y no solo a mi, también a mexicanos de buena clase.
Por cierto he escuchado de Jorge de Pineda tenía abuelo cubano, Lucia Mendez también.
Saludos
Miriam Mata

*****Date: Wed, 21 Dec 2005 12:35:23 -0600
Magnifico su escrito,Maria Argelia, solo le faltó mencionar a los actores Rodolfo y Ruben Rojo que son hijos de Mercedes
Pinto, cubana también. Aunque ese es un tema muy controversial, me gustaría ponerlo en el foro de Camagüeyanos por
el Mundo para ver la reacción de muchos foristas, yo estoy muy de acuerdo con todo lo que Ud expresa y solicito su
permiso para ponerlo allí. Gracias por enviarmelo.
Ing Renato L. Recio de Quesada (No parentezco con Fox)


*****Date: Wed, 21 Dec 2005 12:38:14 -0500
Estimada Sra. Vizcaíno:
He recibido de parte de mi gran amigo Ivan Acosta su interesante artículo, el cual comparto totalmente. Es una pena que
los mexicanos se olviden de que uno de sus principales mercados es Latinoamérica y que si la población Mexicana en los
Estados Unidos es el 60%, no menos representativo es ese 40% en que estamos las demás comunidades.
Lamentablemente esta industria está controlada por un grupito de analfabetos que creen que se las saben todas y por eso
las deficiencias en la TV en español. Tal parece que la única y verdadera cultura es la mexicana.
Con afecto,
Manuel Herrera

*****Date: Wed, 21 Dec 2005 08:28:40 -0500
Muy bueno tu artículo. Habría que agregar además las rumberas y músicos de lo afrocubano que aportamos al cine
mexicano, de las cinco rumberas más importantes, solo una era mexicana, Meche Barba, las otras cuatro fueron Ma.
Antonieta Pons, Ninón Sevilla, Rosa Carmina y Amalia Aguilar. A cado rato Chico me envía cosas tuyas.
Adelante!
Cristobal Diaz Ayala.

PD:De acuerdo con Ud. En la década de los 50’s y siguientes, los mexicanos a cada rato protestaban de la presencia
grande de artistas cubanos en México, pero lo toleraban, porque los necesitaban para su industria cinematográfica, pero lo
de ahora es peor, se produce en los EU, y es pretender imponer su hegemonía cultural sobre la de otros paises
latinoamericanos, no tan solo Cuba. Felicidades, CDA.

*****Date: Thu, 29 Dec 2005 14:58:12 -0600 (CST)
Es increible la ignorancia que expuso en su texto sobre los Mexicanos. Antes de hablar hay que cultivarse, no conoce nada
del pueblo Mexicano, ni del Cubano. Da mucha flojera leerla. Cultivese, y sabe que?, me dan lastima los traidores de la
patria como usted,
Asi que siga lamiendo de la porqueria gringa....
Luis Enrique Gómez

*****Enviado por  ANGEL SOLIS

Esfera Teatral
Por Ángel Premier Solís

Al malo tómalo de la mano pero con cuidado. Nos ha llegado un escrito del colega Iván Acosta donde reproduce los
comentarios de la escritora cubana María Argelia Vizcaíno, radicada en Miami, el cual toca un punto muy sensible dentro
de la comunidad artística hispana. Se pregunta ella; “¿Son distintos los mejicanos de ahora?” Al contestar explica que
Méjico siempre se distinguió por su hospitalidad. Artistas que no eran reconocidos en su país natal, Méjico les servia de
trampolín para alcanzar la fama. Ejemplo de esto son los casos de Benny Moré, Bola de Nieve, Dámaso Pérez Prado,
Rafael Hernández, Mapita Cortés, Daniel Santos, Bobby Capo, Lola Flores, Libertad Lamarque, Ninón Sevilla, Olga Guillot
y muchos otros. Añade la escritora que desde la década del año 1980 ha habido un cambio drástico en esa noble
costumbre mejicana que existía en el pasado. Culpa tal vez la monopolización de la televisión hispana en los Estados
Unidos dirigida por magnates mejicanos lo que ha cambiado estos nobles conceptos. Empezaron por quitar de la
pantalla programas producidos en Puerto Rico y en Miami como el Show de Nidia Caro e Iris Cachón (puertorriqueñas) el
Show de Charityn (dominicana), a los humoristas Guillermo Álvarez Guedes (cubano) y a Porcell(argentino) Según sus
estadísticas mejicanas, los eliminaron porque los televidentes no los entendían. Alega la escritora que la que no entendió
fue ella porque los mejicanos de las décadas anteriores a los 1980 adoraron al personaje de Tres Patines protagonizado
por Leopoldo Fernández con sus modismos cubanos. Pero en los últimos años han empezado a decir que los artistas
extranjeros le quitan los puestos a los artistas locales. Pero ignoran los trabajadores mejicanos empleados en los
espectáculos de los extranjeros. Sin embargo ellos están diseminados por el mundo entero quitando puestos con un
egoísmo intachable. Imponen sus novelas aunque a veces mediocres. Termina la escritora citando los nombres de la
cantidad de ciudadanos mejicanos descendientes de diferentes nacionalidades. Concluye ella no creyendo que el
mejicano de hoy sea diferente al de ayer sino que el monopolio ilegal de la industria de la televisión mejicana es la que
esta destruyendo la imagen de su pueblo por el mundo. En la Esfera Teatral se une a esta protesta. Vamos mas allá y
acusamos a esta industria de no representar la pueblo indígena mejicano en un nivel de igualdad como representan a los
descendientes europeos y de otras razas que no son Mayas o Aztecas. Es obvio que el pueblo que se ve en las ciudades
al uno viajar a Méjico no se refleja en las pequeñas pantallas. Cuando vamos a despertar y a formar organizaciones de
consumidores que boicoteen los productos anunciados por estos monopolios televisivos. Hay que cambiar los canales
para que sus encuestas demuestren la catástrofe de sus acciones. Hay que demostrarles que al consumidor no se le
puede seguir engañando. Hay que crear organizaciones de consumidores que le informen al pueblo de lo que ocurre. La
única palabra que entienden son las encuestas negativas. Esa nuestra arma combativa, usémosla. La revolución
mejicana nunca ha terminado y continua en Chiapas. El pueblo todavía sigue hambriento por causa de la corrupción
dentro de los sistemas gubernamentales. Bueno otro tema que nos llamó mucho la atención es la puesta en escena de
la comedia de vida o muerte La Lechuga de Cesar Sierra en el Teatro La Tea. La obra presenta la realidad triste de lo que
consiste llegar a viejo incapacitado. Descubre los sentimientos natos de la familia que rehúsa aceptar la responsabilidad
de ayudar a un anciano decrepito a vivir sus últimos días. Lo positivo de la obra es que presenta el lado primitivo de la
condición humana obligando una resolución justa para algunos y criminal para otros. Justa en el sentido que soluciona la
triste calidad de vida de la victima. Porque si no se puede vivir con la dignidad acostumbrada es mejor no vivir del todo.
Criminal porque la ley nuestra implica que no se le puede privar la vida a nadie. Todavía nuestra sociedad americana no
ha llegado a la Utopía donde la eutanasia prevalece. Hay países europeos mas avanzados en estas áreas de
sentimientos humanos que han logrado traspasar estas barreras. Fue oportuno presentar el tema en forma de comedia
imitando la gran comedia de la vida. La angustia y la ansiedad prevaleció ayudando la flexibilidad del ritmo de los
diálogos. La seriedad de las situaciones realistas casi siempre motiva risas. El autor es un gran observador de la
realidad de la vida. Su gran talento consiste en reproducirla con la más posible exactitud. La muerte siempre
complementa la vida y no debemos temerle. Este es el mensaje sutil de la obra. Todo el reparto se identifica los unos con
los otros en dudas y amarguras verdaderas. Demostraron que el tema les tocó la vida. Ignoraron como todos ignoramos
que nuestro momento llega. No hubo esa reflexión del tiempo porque es una condición humana el vivir sin pensar en el
futuro. Resolvieron el momento como hacemos todos. El culpable de la realista escenificación es el gran director Nelson
Landrieu. Magistrales las actuaciones de Mateo Gómez, ¿ el del pañuelo? Ana Verónica Muñoz, Aminta de Lara, Francisco
Fuertes y Fabián González. Creemos que es justo felicitar por este éxito teatral como conjunto a los técnicos en
estenografía Yanko Bakulic, vestuario y maquillaje Bárbara Kent, iluminación James Mojica, sonido proyección Cesar
Mella, diseño grafico Leo Curbelo y el jefe de escena José Esquea. Y las noticias de la comunidad son que La Hispanic
Journalists and Media Group honra en su próxima actividad al reportero de Eyewitness News Channel 7 desde el 1997
Marcus Solís. Él es nativo del Condado del Bronx y graduado en periodismo de Syracuse University. Mas noticias es el
chisme teatral protagonizado por el nominado actor de la ACE Mario Mattei. Se quejan los compañeros del actor
puertorriqueño de la falta de respeto que demostró en escena durante las funciones de la obra teatral el Avaro en el
Festival Candilejas producido por Cecil Villar. No solo se burló de sus colegas actores sino que conspiró con la actriz Rita
Ortiz su compatriota para boicotear varias funciones. No se presentaban ni notificaban con previo aviso sobre la futura
ausencia. Siempre llegaba 15 minutos antes de cada función cuando la llegada de un profesional actor debe ser de una a
dos horas antes. El problema de estos actores según las opiniones de los testigos es que ellos evidenciaron en todo
momento su desprecio a la producción haciendo payasadas en escena. Les hacían vivir unas tragedias innecesarias a
sus compañeros. El director y la productora les llamaban la atención pero ellos continuaban riéndose, haciéndole burlas
al resto de los actores que no son puertorriqueños. Esta falta de ética profesional no es aceptable. Si no querían trabajar
en la obra porque no la rechazaron de un principio. Como es posible que no sintieran orgullo de aprovechar la oportunidad
de trabajar al lado de estrellas teatrales reconocidas por nuestro respetable publico neoyorquino como lo son Edison
Carrera, Franco Galecio, Gloria Ospina, Rafael Flores, Peter Dubo, Ángela Mayorga, Byron Duque,Walter Castro y Raul
Rivera. Es que no comprenden que en esta ciudad tienen que darse a conocer y a respetar a través de sus labores
honestas. Les tomaran varios años y experiencias teatral para compararse al nivel de dedicación y respeto al templo
teatral que tienen sus infortunados compañeros. Nos informaron también que después que uno de ellos se entero de su
nominación trato de amedrentar al productor para que no hiciera ningún comentario negativo revelando la maldad que
habían hecho durante las funciones. Esta retracción llegó tarde porque ya los medios se habían enterado de su
comportamiento. Lo que tienen que hacer de ahora en adelante es jamás cometer la misma falta si es que alguien les
brinda otra oportunidad en los escenarios. Cuando se le falta el respeto a otro ser humano se lo esta faltando uno mismo.
Porque el proceso de respetar empieza por el respeto propio. Cuando esto no existe se traspasan las barreras sociales
que nunca fueron aprendidas y se demuestra los orígenes del concepto crianza. Me despido del viejo año con el
pensamiento del dramaturgo Roberto Ramos Perea; “ cuando falta la luz reina la oscuridad.” Que la felicidad los atropelle
en el 2006. premierote@att.net

***From: <LavozdeCubaLibre@aol.com>
Subject:
Otra de la participación cubana en la Historia de México que no se divulga.
Sent: Friday, January 27, 2006 10:29 PM
 
Mi abuelo se jugó la vida para salvar a Madero. A Madero lo querían matar el militar Huertas después de derrocarlo. Mi
abuelo se dirigió al palacio presidencial con la bandera cubana la que puso en el balcón declarando que eso era territorio
cubano [él era el embajador de Cuba en México] Entonces se formó una crisis mundial que duro 10 días. Mi abuelo pidió
un buque de guerra a Cuba y el presidente Gómez se lo envió. Sin embargo, el cuerpo diplomático se reunió y logró
obtener la promesa de Huertas de que la vida de Madero sería respetada.
El embajador americano Wilson odiaba a Madero y se puso de acuerdo con Huertas para eliminarlo, o dejar que Huertas
lo hiciese. Al salir mi abuelo de la embajada de México para arreglar los detalles de la transferencia de Madero a Cuba,
los esbirros de Huertas sacaron a Madero y su hermano por la puerta de atrás y los asesinaron, a los dos como si fueran
perros. Esto provocó la caída de Huertas. Unos años después mi abuelo escribió una narración de los hechos que se
llamó Los Últimos Días del Presidente Madero. Este libro es un clásico de la literatura política de México. Cuando el
congreso de los Estados Unidos estudió el caso hizo una declaración conjunta felicitando la actuación de mi abuelo.
Cuba entonces puso su nombre muy alto, y cuando mi abuelo fue nombrado embajador en los EEUU años después
recibió muchas felicitaciones y respeto por los americanos que recordaban este triste caso.
Nosotros siempre recibíamos los royalties de la publicación en México, pues el libro era de lectura obligada en los
colegios y universidades de ese país. Cuando Castro se enteró de esto lanzó una edición pirata de miles de ejemplares
para que perdiéramos esa entrada que tanto nos ayudaba y al pasar el tiempo el libro entró en el dominio publico. El
presidente J. M. Gomez y el canciller cubano Sanguily se portaron a la altura de los hechos respaldando a mi abuelo y
desafiando a los Estados Unidos que tuvieron que dar marcha atrás, y eso era bajo la Enmienda Platt. Cosas que bajo
Castro nunca se ha dicho, que eso de que éramos colonia de los EU es otra de las grandes mentiras. El gobierno
mexicano en recordación del hecho le puso el nombre de mi abuelo a una calle en México, que yo he tenido la fortuna de
ver.
Los cubanos de aquella república tenían co... y mucho decoro y ponían a Cuba por encima de todo.
Manuel Marquez Jan 26, 2006
e-mail  -    mariaargelia@hotmail.com
Copyright © 2008 María Argelia Vizcaíno