ESTAMPAS DE CUBA POR MARIA ARGELIA VIZCAINO
La ciudad más bailadora del mundo
Es indiscutible que nuestro país es el principal productor de ritmos bailables y eso trajo consigo
que sea también la nación más bailadora del mundo, reconocido por personalidades extranjeras
como el escritor colombiano y Premio Nobel Gabriel García Marquez. Pero dentro de toda Cuba
existe una ciudad que es con seguridad donde más se movía el esqueleto, ya que contaba hasta
1959 con la mayoría de centros donde se ofrecían bailes y diversión diariamente, se trata por
supuesto de la ciudad de La Habana.

Para adentrarnos en el tema debemos puntualizar qué era el perímetro habanero utilizando las
palabras de
Fausto Miranda no sólo por ser «Viejo de verdad», sino por conocer de primera
mano lo que tan bien escribe por tantos años en el conocido diario El Nuevo Herald de Miami:
«La Habana no era solamente la ciudad propiamente dicha en sus dimensiones de gran
ciudad... No era solo La Habana en su parte vieja, el Cerro, Jesús del Monte, Vedado, la
Víbora y otros barrios... Dijérase que La Habana era toda una constelación de cinco
estrellas, por sus cinco poblaciones vecinas... La Habana propiamente dicha, su próxima
Marianao; su no muy lejano Rancho Boyeros; su villa ultramarina Regla y la inmensa
Guanabacoa (...) Estas cinco ciudades se nombraban La Habana.»

Estoy convencida que mi recopilación adjunta no está completa, pero si el querido lector desea
agregar o aclarar alguna dirección, con mucho gusto puede escribirme al e-mail
mariaargelia@hotmail.com, para enriquecer este listado que considero de gran importancia
para la historia cultural de nuestro país. En el mismo han cooperado notablemente los
compatriotas
Joe Noda, Jorge Torralba y mi tío Octavio Ramos, a los cuales les envío por
este medio el agradecimiento no sólo mío, también del pueblo cubano; y por supuesto no podía
faltar lo que he extraído de los libros Vida y Milagro de la Farándula en Cuba del admirado
Rosendo Rosell, y mis entrevistas privadas que por ser muchas las personas que me han
contado sus recuerdos, no puedo mencionar a todas, pero que igualmente les envío unas gracias
sinceras.

En La Habana, ya sea en el Centro, en la Vieja o sus alrededores tuvimos entre los lugares que
servían de entretenimiento, muy especialmente donde se acudía a bailar: Primero, grandes
asociaciones mutualistas españolas que tenían espaciosos salones y ofrecían bailes para socios e
invitados como: 1.- Centro Asturiano, que contaba con 70,000 miembros y quedaba frente al
Parque Central; 2.- Centro Gallego construido entre 1907 a 1914 en Prado y San Rafael, con
90,000 miembros; 3.-Artística Gallega (en los altos del Cuartel de Bomberos de Obispo?); 4.-
Casino Español de Prado #302 construido en 1914 (donde en la época castrista pusieron el
Palacio de los Matrimonios).

Entre otros clubes, bares, cabarets, y salones de centros privados o semi-privados de
importancia que se solía ir a bailar estaban: 5.- Los Yesitas en Infanta y Reina; 6.-La Unión
Fraternal en la Calle Revillagigedo; 7.- Otra Unión Fraternal en los altos del Teatro Nacional en el
Paseo del Prado; 8.- Sociedad Unión Club en Neptuno y Zulueta; 9.- Palermo Club en Amistad
esquina a San Miguel siempre con orquesta para bailar; 10.- Cabaret La Campana en la Calzada
de Infanta y San Martín, con cena y baile de 9 p.m. a 4 a.m.; 11.- La Taberna San Román en
San Pedro y Oficio por la Avenida del Puerto, cerca de la Embajada de España; 12.- Cabaret
Tokio en San Lázaro y Blanco, fue su dueño Oscar Villaverde; 13.- Tony’s Club, en el corazón
de La Habana, detrás del Capitolio; 14.- Las Vegas, en Infanta, casi esquina a Humbolt;15.-
Salón Atenas, en Prado y Neptuno, es de donde sale el famoso numero de “La Engañadora” de
Enrique Jorrín, según me informa el amigo Joe Noda, este Club o Salón era una Sociedad de
Color, de cierto prestigio, pues no todo el mundo podía entrar, tenía que tener cierta posición y
por supuesto, ser de la raza negra; 16.- National Nigth Club, San Rafael y Prado, con dos shows
diarios y dos orquestas; 17.- Cabaret Los Troncos, Galiano #115 entre Animas y Trocadero, fue
su dueño Tomás E. Fundora; 18.- Hotel San Luis, en Belascoaín #73 y Lagunas;19.- Bar-Club
Prado 260, en Prado #260; 20.- Marquesina del Hotel Saratoga, Paseo del Prado #603 y
Dragones; 21.- Río Cristal Club en el Km. 8 y medio de la Carretera de Rancho Boyeros; 22.-
Reloj Club en la Avenida Rancho Boyeros Km. 6 y medio (con un discreto motel al lado); 23.-
Cabaret Sans Soucí en Arroyo Arena Km. 15, con dos orquestas cada noche y dos
producciones internacionales; 24.- Mambo’s Club en la Carretera de Rancho Boyeros Km. 3; 25.
- Jardines La Polar en Puentes Grandes; 26.- Alí Bar en la Avenida de Dolores y Lucero, de
Alipio García; 27.- El Bambú Club en la Avenida Rancho Boyeros Km. 5½, restaurante
campestre con dos shows por noche (donde bailó Tongolele); 28.- Night Club Mulgoba en el
reparto del mismo nombre en la Avenida Rancho Boyeros; 29.- El Cabaret Topeka en la Ave. de
Rancho Boyeros; 30.- Night and Day en la Avenida de Rancho Boyeros que según me informó
mi tío Octavio Ramos ahí se hizo famoso Wilfredo Mendiz; 31.- Sierra Nigth Club, estaba en
Concha entre Cristina y Vía Blanca, su dueño se llamaba Carlos Sierra, anunciando dos shows
diarios y dos orquestas; 32.- Sociedad Curro-Enríquez en Santo Suárez; 33.- Alloy Nigth Club,
en Fábrica #7, Luyanó; 34.- Hotel Sevilla inaugurado en 1908, en Prado #255 y Trocadero, fue
su dueño Amletto Battisti, convertido en 1924 en Sevilla-Bilmore; 35.- Morocco Club, Paseo del
Prado #402, a su dueño le decían Galloso, era de Guanabacoa; 36.- Intermezzo Bar, Refugio
#111; 37.- Johnny’s Bar-Club, Virtudes #58; 38.- Pan American Bar-Club, Ayestarán #235; 39.
- Robert Club o Club de los Ingleses en la Carretera de Vento, Rancho Boyeros, se bailaba a
veces los domingos pero no era tan agradable por la seriedad inglesa; 40.- El Zombie Club, por
Zulueta; 41.- Club Seyca de los empleados de la tienda El Encanto en Paseo del Prado.

La vida en Cuba era muy divertida, a pesar de la pobreza de algunos. Había lugares exclusivos
para determinada raza o socios, pero la gran mayoría de los jóvenes sin ser ricos, podían disfrutar
y compartir en familia en muchos de los salones antes mencionados que cobraban una módica
entrada. Había para escoger, para todos los gustos y clases de personas. O sea, en Cuba, y muy
especialmente en la capital, bailaban tanto el rico como el pobre, el negro o el blanco, el decente
y el vulgar, cada cual en su nivel, y había niveles para todos.

«La Habana, además de su hermosa silueta arquitectónica, hoy desvencijada y venida a
menos, tuvo épocas en las que sonaba a todas horas». ANTONIO GOMEZ
SOTOLONGO (www.ahora.com.do/Edición218)

Estos son los  principales lugares donde se solía bailar en La Habana -ya sea la vieja, o en el
centro y sus alrededores, a continuación el listado recopilado de los locales de Marianao,
Miramar y Vedado:

MIRAMAR: 1.- Balneario Casino Deportivo en 1ra. #608, pertenecía a una de las sociedades
españolas, tenía playa, actividades de todo tipo como cualquier club social, y contaba con un
elegante salón de baile donde se daban fiestas los sábados y domingos; 2.- El Club ESSO en
1ra.; 3.-El Club de Profesionales en 1ra. #3802; 4.-El Balneario Universitario, en 1ra. #4202; 5.-
El Hotel y Club Comodoro en 1ra. #8402, esq. 84; 6.-El Miramar Yacht Club, en la Avenida
1ra. #9012, fundado en 1926 por ex socios del Havana Yacht Club, su edificación data de 1924
remodelado totalmente en la década de 1950 (después de las decomisaciones pasó a ser el
Círculo Social Obrero Patricio Lumumba); 7.- El Club Cubanaleco de los empleados de la
Cuban Electric Company en avenida 1ra. #9602; 8.- El Balneario Hijas de Galicia, Ave. 1ra.
#9616; 9.- Hotel Copacabana en 1ra. #4404 y 46; 10.- Boulevard Room, en 1ra. y 54; 11.-
Saigón Club, restaurante y bar, 5ta. Ave. y 42; 12.- Johnny's Dream Club, en La Puntilla, al lado
del teatro Blanquita.

MARIANAO: En la Playa de La Concha donde estaba el Coney Island, frente al Canódromo
quedaban: 1.- Habana Yatch Club, uno de los clubes más exclusivos de la playa de Marianao; 2.
- El Círculo Militar y Naval,  Ciudad Militar, en 5ta. Avenida (tengo entendido que lo
rebautizaron como el Abreu Fontán); 3.- El Casino Español de clase media baja que se pagaba
una mensualidad y podían ir todos los miembros de la familia y hasta alguna amistad; 4.- El Club
Náutico de una clase media más alta, pagaban como 20 pesos al mes; 5.- El Club Comercial que
estaba en los altos de La Concha; 6.- El Ferreteros en 5ta. Avenida y la 87; 7.- Jardines de la
Tropical en el Río Almendares; 8.- Casino de La Lisa en la Avenida 51 #15821; 9.- El Casino
Rivolí en la Avenida 27 #2604; 10.- Tropicana, el líder de Marianao a 6 millas del centro de La
Habana en la calle 72 #4504, esquina Línea del Ferrocarril, con dos salones, el Edén Concet “Un
Paraíso Bajo las Estrellas” y el espectacular salón “Arcos de Cristal”, diseñado por el Arq. Max
Borges para resguardo de la lluvia y el frío (“Joya de América”, considerado el Night Club más
bello del mundo); 11.-Niche Club; 12.- La Taberna de Pedro; 13.- El Cabaret Rhumba Palace
fundado en 1929; 14.- Cabaret Panchín en 5ta. Avenida #11616; 15.- Cabaret Pennsylvania con
dos shows cada noche, en 5ta. Avenida #11801; 16.- Cabaret Mi Bohío 5ta Ave. # 11815; 17.-
El Biltmore, en Jaimanitas; 18.- El Selva Club, nos dice Joe que cree que estaba en Pogolotti,
donde único se podía bailar con Arsenio o Felix Chapottin, la viva expresión de la música criolla;
sin menospreciar al Conjunto Casino, su favorito; 19.- el Choricera Club, un centro rústico con
mesas de madera sin pintar, que el amigo Torralba lo recuerda de piso de tierra, fue su dueño el
famoso músico de la raza negra El Chori, que ofrecía unos espectáculos con tambores batá que
atraía a los turistas extranjeros, como el actor norteamericano  Marlon Brandon; 20.- El Barrilito
Club; 21.- El Flotante Club, en  5ta Ave. #1160; 22.- El Quibú estaba situado detrás de la
Universidad de Villanueva, cerca de la playa de Marianao, junto al arroyo del mismo nombre; 23.
- En el Coney Island Park, (se llevó a efecto el sábado 16 de junio de 1956, un festival bailable
organizado por el Colegio de Operadores de radio y Televisión de La Habana).

VEDADO: 1.- En la Comunidad Hebrea de Línea y C; 2.- Club Sherezada en el Edificio del
Focsa calle 17 y M; 3.-El Rocco Club en 17 y O, de Roberto Pertierra; 4.- La Red de 19 y L; 5.
-El Gato Tuerto de 19 y O; 4.- La Zorra y el Cuervo en 23 y O; 7.- Super Club La Rue, en la
calle 19 #324 esq. H, que anunciaba «diversiones del crepúsculo a la aurora»; 8.- En los
principales hoteles como el Hotel Nacional construido en 1930 en O y 21, en su Cabaret Parisien
y el Arboleda Room; 9.- Hotel Vedado en O #244 entre 23 y 25; 10.- Hotel Habana Riviera en
Paseo y Malecón con su Cabaret Copa Room; 11.- Hotel Capri en 21 y N con dos shows cada
noche; 12.- Hotel Flamingo en 25 #202 y O con su famoso Bar-Club Cortijo; 13.- Hotel Havana
Deauville en Malecón y Galiano; 14.- Hotel Havana Hilton en 23 y L, en su salón Caribe y en su
bar Seven Eleventh; 15.- Vedado Tennis Club en la 12 #106; 16.- Willie’s Club y restaurante de
21 y N; 15.- Johnnie’s 88, en O #208 entre 23 y 25, (me informa el amigo Joe que fue su dueño
Johnny Larramendi); 16.- Montmartre Night Club en P y 23, Vedado de los hermanos Pertierra;
17.- Embassy en 23 y 26; Maxim’s Club en 3ra. y la 10; 18.- El Club de 21 en la calle 21 y N;
19.- Los Nopales Bar y Restaurante en 3ra. y F, abierto desde el mediodía hasta las 6 a.m., con
atmósfera mexicana; 17.- El Nigth Club Sayonara; 17.- El Restaurante 1830 en Malecón; 22.- El
Carmelo, lugar que se encontraba en el paradero de los tranvías del Vedado, en la calle Línea.
(Joe Noda me cuenta que fue a bailar allí varias veces, en su época de loca juventud); 23.- El
Club Deportivo Asturias, que estaba primero atrás de la Pepsicola, en Carlos III y después se
mudaron para el Vedado; 24.- Edén Club en 23 y O; 25.- Eloy Club, en Línea, entre I y H, (me
informa Torralba que era del triste célebre Comandante Eloy Gutiérrez Menoyo, que cuando
estaba alzado en la sierra contra Batista lo atendían sus hermanas); 26.- Bar-Club Turf, en
Calzada y F, aunque la publicidad aclaraba “ambiente refinado” no dejaba de ser de los más
oscuros; 27.- Atelier, por 21 ó 19 entre 8 y 10, (me relata Torralba que acá se estilaba dejar
colgada en las paredes algún objeto personal con el nombre y la fecha); 28.- Club El Jhonny en la
Calle A y 3ra.

He tratado en estos listados sólo tener en cuenta los lugares que se bailaba. Si por alguna
casualidad mi querido lector recuerda haber asistido a uno de estos que no vio baile, eso no
quiere decir que nunca se bailó, pero de todas formas le agradecería que me lo comunicara a mi
e-mail:
mariaargelia@hotmail.com.

«...a finales de los 50, La Habana tenía abiertas más de 100 Salas de Fiestas y en ellas
actuaban: Nat King Cole, Frank Sinatra, Sara Montiel, Lola Flores, Celia Cruz, Olga
Guillot, El Benny...». http://www.rumor.es/cubasoul/perlas/the_movie.htm

La Habana desde la década de 1920 hasta 1959, tenía una gran cantidad de bailadores que
demandaban lugares donde se pudiera bailar a su gusto, y gracias a la libertad que permitía la
iniciativa privada, proliferaban como semilla en tierra fértil. Después de conocer este listado creo
que no quepan dudas de que era la capital de Cuba la ciudad más bailadora del mundo. Ni París,
ni Las Vegas, ni New York han ofrecido a sus nacionales tanta distracción. Esos sitios bailables
en nuestro país no dependían del turismo foráneo, con el interno  se mantenían y progresaban.

En GUANABACOA: 1.- En el Casino Español (que se derrumbó en la década de 1960) al lado
del Ayuntamiento en la calle Pepe Antonio, en los altos de La Viña; 2.- en La Alianza Deportiva,
en los bajos de la esquina de Maceo y Nazareno (donde pusieron las oficinas de la Conaca),
frente al restaurante El Supremo que después convirtieron en pizzería (no confundir con el
restaurante La Alianza de Pepe Antonio y Martí); 3.- En el Liceo Artístico y Literario en la calle
Máximo Gómez y Nazareno (que amenizaban la mayoría de las veces la Orq. Riverside y la
Sonora Matancera); 4.- en el Salón El Progreso para los de raza negra en la calle Máximo
Gómez frente a Los Escolapios; 5.- en los salones de Los Jardines de la Cotorra en la Avenida
Rotaria o Independencia Oeste; 6.- en el Restaurant-Nigth Club de la Rotonda de Cojímar en la
Vía Blanca y carretera de Cojímar; 7.- el Nigth Club El Mirador del Puerto en la Vía Blanca
frente a la refinería de petróleo, próxima a la Calzada de Guanabacoa que contaba con su salón
privado y muy cerca del motel; 9.- Las Catacumbas, en la Virgen del Camino; 10.- la Sociedad
Club Moncada en la calle Vista Hermosa entre Martí y San José, para personas de la raza negra;
11.- La Sociedad Artística del Reparto Mañana, no recuerdo la calle; 12.- La Lechonera de
Peña, en la Ave. Monumental y Carretera de Peñalver, donde después hicieron el reparto Los
Mangos (restaurante y bar de ambiente campestre, se bailaba con victrola).

EN LAS PLAYAS.  Guanabo: 1.- En el salón de la Unión Fraternal; 2.- en la Rotonda de
Guanabo; 3.- el Cuanda’s Club; 4.- Puerto Príncipe Club; 5.- en el Hotel Puerto Antonio con su
restaurante con música de victrola; 6.-Club Martino; 7.- Bar- Restaurante Bello Monte. En Santa
María del Mar (playa semiprivada): 1.- El Club Bancario; 2.- el Club Militar; 3.- el Club Médico.
En la Playa El Mégano: en el Hotel Atlántico. En la playa de Tarará (Privado): Un sólo club para
los que eran dueños de casas en ese reparto. Playa Celimar (al lado de la playa Bacuranao): Bar-
Celimar. Playa Brisas del Mar (después de Guanabo): Un restaurante y bar con su salón estilo
tropical. En Cojímar: en La Terraza Club en la calle Real #161; en el Club Náutico de Cojímar de
la Calle Real #229; El Claro de Luna, (convertido posteriormente en La Costa).

REGLA: En el Liceo con tres salones, con uno bajo techo, y dos al aire libre en los que
alternaban tres orquestas tan famosas como la de Beny, Roberto Faz y otra cualquiera que servía
de relleno.

Y en los Salones de la Malta Hatuey en Apodaca y Cienfuegos, San Francisco de Paula.

Sin contar que cada pueblo de campo tenía sus sociedades y ofrecía sus guateques llevando a
cantantes y orquestas famosas como en la Sociedad de Bacuranao; la de Arango; Barrera;
Peñalver; Minas; Campo Florido con una sociedad para negros y otra blancos; Santa María del
Rosario, etc. En los bailes de sus respectivas sociedades además de los socios podían entrar todo
aquel que pagara la admisión, a no ser que fuera prohibida la entrada para negros o para blancos,
según sea el caso.

También estaban las Academias de bailes: 1.- Habana Sport (Prado y Neptuno); 2.-El Sport
Antillano en Galiano; 3.- Marte y Belona al lado de la tienda Sear en Prado y Estrella, me
confiesa
Joe Noda que acá tocó La Sonora Matancera por muchísimos años antes de ser una
orquesta bien famosa, “fue donde se ajustaron musicalmente, claro que eso no se dice, ni se
menciona cada vez que se habla de la trayectoria musical de ellos.... pero eso es tan cierto como
que le estoy escribiendo”.

Que no se ofendan los amigos lectores porque no menciono los sitios donde se bailaba en San
Miguel del Padrón, El Cotorro, el Cerro, pero no encontré ningún tipo de información al
respecto. Sólo de la Víbora supe que en La Terraza debutó en 1930 la Orquesta Ensueño,
integrada totalmente por mujeres. Tampoco he podido ubicar algunos Clubes o Cabarets, que se
hacen referencia en algunos escritos como: Club Casa Blanca; Cabalbar; Cabaret Allios; Casino
Summer donde tocaba el saxofonista Amadito Valdés hasta finales de la década de 1920; Club
Habana 1900; Club 66; Molino Rojo; y Cabaret Pasapoca.

Nuestra capital era famosa no sólo por todos estos lugares donde se bailaba casi a diario,
también por otros tipos de entretenimientos como los cientos de salas de teatro y cine donde lo
mismo se disfrutaba de una buena obra, un concierto musical o una película, los circos, los
parques infantiles en cada barrio, y parques de atracciones como el Acuario, el Zoológico, etc.,
que la entrada se cobraba en moneda nacional. Tampoco incluyo en este listado los restaurantes
que ofrecían entretenimiento en vivo, tan divertidos y concurridos como el Restaurante La
Matancera en Aguila y San José o como El Restaurante El Colmao en Aramburo y San Rafael,
por solo citar algunos.

¿Qué nos queda?

«El cabaret (...) se ha convertido en un espacio exclusivo para espectadores extranjeros,
al ser vendido como un producto turístico que no contempla -por sus altos precios en
divisas- la participación de los nacionales.». Víctor M. Domínguez, Lux Info Press
(12/sep/01)

Casi son incontables los lugares donde ir a bailar creados en menos de 56 años de conquista de
nuestra independencia y haber instaurado la república, y eso que hubo períodos difíciles de crisis
políticas y económicas, como los que trajeron una segunda intervención norteamericana, o la
primera y segunda Guerra Mundial, las dos dictaduras de derecha, golpes de estado, guerrilleros
en la sierra, sabotajes urbanos, etc. Viendo este listado de lugares tan variados para todo tipo de
gustos y categorías, creados por el pueblo y para el pueblo, es imposible imaginar que en Cuba
estuviera la población sufriendo miserias y segregaciones, que por supuesto, las había en algunos
sectores, pero no a la escala que pretenden hacer creer los gobernantes que más han destruido el
país.

Ese ambiente festivo que estaba acostumbrado el cubano a llevar, muy a pesar de sus problemas
personales, se fue limitando a partir de la huida de Batista. No era políticamente correcto para la
creación del hombre nuevo que impuso el gobierno castrista, así casi inmediatamente comenzaron
las confiscaciones de los lugares más grandes y lujosos, para terminar el 13 de marzo de 1968,
con la llamada Ofensiva Revolucionaria, con todo lo que fuera propiedad privada.

La Habana perdió las miles de luces neón que la iluminaban como vemos que aún mantienen
París, New York y Las Vegas, cada vez más brillantes. Los artistas que no pudieron irse, por las
razones que sea, fueron de los más afectados en este sector. Algunos los marginaron totalmente
porque no se plegaron jamás al régimen, otros sobrevivieron en el mismo ambiente usando la
doble moral que ha caracterizado a la población bajo el totalitarismo, con la esperanza de
conseguir un viaje al exterior para poder quedarse.

Todo el que quería ejercer su profesión artística tenía que trabajar para el organismo estatal ICR,
en el lugar que los asignaran los dirigentes marxistas. Ya sea actuar en el medio de un batey de un
ingenio, para poder alegrar la dura jornada a los jóvenes cañeros, u ofrecer un recital en algún
campamento para becados, como la escuela de maestros Makarenkos. Los más identificados
con el régimen obtenían algún viaje a un país socialista, que a veces resultaba más miserable que
el nuestro como China y Mongolia. Posteriormente, estos artistas “afortunados” eran enviados al
medio de un país en guerra como Angola, Etiopía, Nicaragua, para con menos condiciones que
las que ofrecían en el batey de nuestra zona campestre, los mercenarios castristas tuvieran un
momento de esparcimiento, bajo las luces de sus camiones militares que servían de reflectores al
espantoso escenario improvisado. Fueron tiempos muy duros para el verdadero artista, que muy
a pesar de la escasez y presiones siguió creando, incluso, aunque le obligaran a interpretar
canciones de la Nueva Trova, ajenas a su estilo pero del repertorio establecido.

Estas nuevas faenas artísticas se la intercalaban con alguna presentación en TV, las muy pocas
grabaciones permitidas que radiaban, y trabajar en los cada vez menos clubes nocturnos y
cabarets que iban quedando. En la década de 1970 para poder ir al Cabaret Tropicana tenías
que ganarte el derecho por el centro de trabajo, aunque con unos pesos podías comprar ese
derecho a muchos que se lo ganaban y que por su situación económica no podían ir.

Hasta llegar a los tiempos de la caída del bloque socialista, que el gobierno deja de recibir las
remesas que lo mantenía, y tiene que recurrir a nuevas medidas como la despenalización del dólar
y el incremento del turismo europeo, latinoamericano y canadiense, donde se le prohibe
tajantemente a los nacionales la entrada a todos esos lugares de baile y distracción.

A esto agrega el valiente periodista independiente
Víctor M. Domínguez, de Lux Info Press,
bajo el título Noches cubanas del 12/sep/01, que
«Esta situación, palpable por la
imposibilidad de acceso a centros recreativos como los cabarets Caribe, Copa y Parisién,
enclavados en los hoteles Habana Libre, Riviera y Nacional, respectivamente, se hace
extensiva a Pino Mar y Habana Club, en las playas del este de La Habana, por sólo citar
los de mayor arraigo entre los que gustan de este tipo de espectáculo en la capital».

Esto me lo confirma mi amiga Anita C. que estuvo de visita en La Habana en el verano del 2003:
«En los centros de la playa, Pino Mar, el Atlántico, la entrada es en dólares. El club Tarará
lo alquilan para fiestas de quince, pero también es en dólares. Ahora para entrar a Tarará
es igual que antes, pero tienes que pagar la entrada en dólares, lo mismo para ir a la playa,
a comer en el restaurante, y te hacen dejar en la entrada el pasaporte, por lo que no
entramos».

Para colmo del aparthei impuesto a la población, como dice Domínguez «El club nocturno, con
su atmósfera íntima nacida de la semipenumbra y la música con textos e intérpretes que
facilitan el acercamiento emocional, sufre la inundación de un torrente de luces en colores
y ritmos enlatados con productos que invitan a la evasión, en una bullanguera discoteca
que subvierte, limita y enajena, un espacio común a los cubanos (...) Estas limitaciones,
incrementadas a partir de la supuesta modernización del show artístico con el empleo de la
música grabada y las payaserías de un Disk Jockey trasnochado, han dejado además sin
puestos de trabajo a decenas de bailarinas, tramoyistas, vestuaristas, coreógrafos,
regisseur, jefes de escena y técnicos de sonido, entre otros desplazados por la dolarización
del gusto y las secuelas de la banalización del arte, si de ganar dinero cubano se trata».

Lo único que le queda a la población cubana que no recibe su salario en dólares, es participar en
bailes en plazas públicas donde venden en moneda nacional ron de mala calidad y cerveza a
granel, pero ahí también se reúne el peor ambiente por lo que puede
«verse envuelto en
reyertas masivas conque habitualmente culmina este tipo de actividad “recreativo-
cultural”».

Lo más penoso para el gobierno es que ni siquiera en tiempos de bonanza soviética, ni ahora
explotando el turismo extranjero que les llevan las necesitadas divisas han podido llegar a reponer
la mitad de los lugares que ofrecían baile en toda La Habana cuando ellos llegaron al poder. Y de
eso seguro que tiene la culpa el «bloqueo»... desde luego, el que ellos le imponen a los naturales.-
Opiniones sobre este trabajo pueden ser
enviadas escribiendo a
mariaargelia@hotmail.com
COLABORACIONES  AMPLIANDO  ESTA  INFORMACIÓN

*** Mi amable lector
Miguel Alvarez aprovechando la invitación que ofrezco de colaborar con la
historia de Cuba me comenta al respecto:
"...por el muelle que se cogía la lancha que lo transportaba
a uno a ese hermoso litoral estaba el Restaurante "El Templete", muy conocido por la exquisitez de su
comida marinera. Cuando incursionó por el Vedado se le pasó mencionar el bar Los Violines en
Paseo y 5ta., zona exclusiva donde tuve la dicha de vivir. (...) había un acogedor salón, no muy
grande pero sí admirablemente decorado, y amenizado por aquel famoso grupo musical, llamado Los
Violines de Pego, una pequeña pista de baile le permitía a los bailadores expresar su sentido de la
interpretación de los compases musicales inolvidables (...) Tomando la carretera de Jaimanitas a
Santa Fe estaba el Club 66, con una decoración africana muy interesante y que también era deleite de
los bailadores,  como éste su seguro servidor. Con relación a Casa Blanca, le puedo mencionar que en
el litoral se encontraban varios restaurantes que, montados en pilotes, se asomaban
majestuosammente como queriendo besar las aguas de la Bahía de La Habana. Allí también se
bailaba con música de Vitrola o pequeños grupos musicales, pero en este caso no recuerdo el nombre
de dichos lugares de tanta belleza natural."

***Otro apreciado lector el Ingeniero Renato L. Recio me escribió con nuevos informes al respecto:
“Señora, en su escrito sobre lugares bailables en la Habana Republicana veo que faltaron algunos
pequeños Clubs nocturnos donde los estudiantes de mi época asistiamos por ser económicos y
encontrarse situados cerca de nuestra querida Alma Mater, como eran Johnny 88 y otros cuyos
nombres se me escapan a la mente pero que estaban alrededor de la CMQ y eran frecuentados por los
famosos de esa época como eran Otto Sirgo, Eduardo Egea, etc.Tampoco vi en su lista el famoso
Cabaret Montmartre cuyo Administrador era el camagûeyano Mario Aguero y creo también pertenecía
a Amletto Battisti, además Ud no menciona los famosos bailes que daba Calixto Killowatts en lugares
públicos que eran un éxito rotundo donde la juventud se divertía sanamente y economicamente. He
visto su escrito publicado en el Foro de Camagueyanos por el Mundo y como Ud solicita le  informen
si algún lugar se le ha escapado, aprovecho la oportunidad para brindarle este  que espero le ayude
para mantener vivo los recuerdos de nuestra inolvidable Patria . Saludos afectuosos. (...) se me
olvidó mencionarle un famoso Cabaret que se abrió en La Habana a fines de los 40 o principio de los
50, cuyo nombre era el "Cabaret 4 Cosas" en el , cuando las personas pedían la cuenta al marcharse
le traian un Cubilete con dados como los que se usan para jugar lo que vulgarmente se conoce como
"Pata", si Ud al rodar los dados sacaba 4 cosas iguales su cuenta estaba saldada, yo asistí al mismo
pero la cuenta tuvimos que pagarla porque fallamos en el tiro.”
*** Nos escribe desde Richardson, Texas, Emilio F. Marcos, agregando información de importancia:
"DISTINGUIDA SRA., NO TENGO PALABRAS PARA RECONOCER EL ESFUERZO TAN
GRANDE QUE HA HECHO RECOPILANDO LOS NOMBRES Y DATOS DEL 99% DE LOS
LUGARES DE ENTRETENIMIENTO Y DE BAILAR QUE HABIA EN LA HABANA Y PUEBLOS
ALEDAÑOS. LA FELICITO, Y HARÉ ESTA LISTA RECORRER EL MUNDO.
PERMITAME AGREGARLE LO SIGUIENTE:
EL CASINO ESPAÑOL DE LA PLAYA NO ERA DE CLASE MEDIA BAJA. EL COMODORO SÍ
ERA DE CLASE MEDIA BAJA. EL CASINO ESPAÑOL SE FUNDÓ POR ESPAÑOLES
ADINERADOS Y LOS MIEMBROS, AUNQUE MUCHOS NO ERAN ALARDOSOS, TENÍAN UNOS
CAPITALES TREMENDOS, INCLUYENDO MI SUEGRO. YO ERA SOCIO DEL CASINO Y DEL
MIRAMAR YATCH CLUB, ASÍ COMO MI ESPOSA, LA QUE TAMBIÉN ERA SOCIA DEL
BILTMORE.
EL CABARET PENNSYLVANIA TAMBIÉN PRESENTÓ A TONGOLELE, PUES EL ABOGADO
CON QUIEN YO TRABAJABA, EL DR. RICARDO PADIERNE Y REINA, Y YO LE HACIAMOS
LOS CONTRATOS DE ACTUACIÓN.
MARTE Y BELONA TENÍA SU REPUTACIÓN. LOS DUEÑOS DEL EDIFICIO ERAN LOS
PADRES DE UNA TÍA POLÍTICA DE MI ESPOSA.
Y POR ÚLTIMO, EN LA RAMPA DE LA CALLE 23 HABÍA UN LUGAR PEQUEÑO LLAMADO
“LA GRUTA”, QUE TENÍA UN PIANISTA DEL CUAL NO RECUERDO AHORA SU NOMBRE, Y
EN ESE LUGAR SE BAILABA TAMBIÉN. ERA UN LUGARCITO MUY ACOGEDOR Y OSCURO
PERO DECENTE. ESTABA ABIERTO HASTA LAS 3 DE LA MADRUGADA. ALLI IBAMOS MI
ESPOSA Y YO CON OTRAS PAREJAS A TOMAR Y A DIVERTIRNOS."

***El Sr. Chomy Garces también nos amplía un poco más al contar:
"Mil gracias por el artículo “La Ciudad más Bailadora del Mundo. Conocía muchos de los lugares
que menciona y sólo el volver a ver sus nombres me dio cierta felicidad.
En Marianao a un costado de la Concha estaba el Habana Biltmore . Era un club muy completo,
donde había campos de golf, canchas de tennis, un hipódromo donde daban clases a jóvenes jinetes,
tenían un embarcadero donde mantenían el cuidado de yates y de donde surgieron los campeones de
muchas competencias de remos.
De nuevo mil gracias pues el mantener vivos los nombres de aquellos lugares que con tanto cariño
recordamos, es importante."

***Agrega Martín Fraga:
"Ante todo mis felicitaciones por tan maravillosa exposición de lo que era Cuba ante del castrismo,
como podía divertirse y bailar.No revisé porque como usted bien dice es extenso, pero me pareció no
ver a las famosas Cervecerías con sus matinee bailables, el club Atlético de Cuba donde tocaba el
Conjunto Casino y la orquesta Riverside, el Club San Carlos, Los Curros de Enriquez, estos son los
que me acuerdo. que me pareció no estaban en la extensísima relación., y si me equivoco por favor
discúlpeme, pero no volvi a revisar la relación. FELICIDADES."

***Muy interesante también lo que nos relata Armando Gil sobre otros lugares:
"Recibo de Paco Rodríguez Alemán su artículo sobre los salones,clubes,bares y demás centros
bailables en La Habana... En los pueblos "de campo" como nos decían los habaneros, se celebraban
las fiestas casi siempre en conjunción con el patrono/a del pueblo. Así grandes fiestas en Guanabacoa
celebrando "la Tutelar", en Caraballo el día 25 de enero, la coversión de San Pablo. En Santa Cruz
del Norte, el 3 de mayo, fiesta de La Santa Cruz y así sucesivamente. Todo el mundo bailante se
movía en el circuito de fiesta en fiesta y amenizaban como bien dice las mejores orquestas y
conjuntos, a veces había dos grandes fiestas el mismo día en el pueblo y la gente iba de un baile al
otro cuando la orquesta paraba entre tanda y tanda.  En algunos lugares se celebraban temprano en
la tarde bailes de disfraces para los niños y niñas  y por la noche los adultos.  No hay que decir que
en todos los centros y sociedades se esperaba el año con un fiestón tremendo

*** WOW... a continuación tremenda ampliación a nuestro listado ofrecida por Rosario Moreno:
Maria Argelia:
Felicidades por el trabajo que has hecho. Es una maravilla. No me puedo aguantar y te mando
correcciones y adiciones para la lista porque aunque paso de los 50, soy del Vedado y todavía los
recuerdo).  Saludos, Rosario.
El Johnny's Dream quedaba en la Calle Cero en La Puntilla, no al lado del Blanquita
El Blanquita quedaba al lado del Casino Deportivo.
El Carmelo no era un sitio de bailar, sino un restaurante en la Calle Calzada y D, con sucursal en la
Calle 23 al lado del Cine Riviera.
La Comunidad Hebrea no quedaba en Línea y C sino en Línea e I.
En Línea y C estaba el restaurante El Jardín (frente a La Parroquia del Vedado).
Te faltarón el Casino Deportivo de Hornedo que era el club social de los judíos cubanos en La
Puntilla y en los tés bailables se inventó la famosa Rueda Casino que ahora los salseros han puesto
de moda otra vez en Miami.
El Lyceum y Lawn Tennis Club (club social de las niñas buenas del Vedado).
La Casa Cultural de Católicas (club de mujeres en la Calle Línea).
La Martinique en 5ta Avenida a la entrada del Comodoro (tan oscuro como el Turf de Manolo del
Cañal).
El Tokio en la Playa de Guanabo.
El Shan Gri La en Bruzón y Boyeros (el matadero nacional).
El Club  Barbarán en la Avenida 26 en el Nuevo Vedado.
El Descarga (en La Habana).
El Club 66 (en la Autopista).
El Dirt Dick (cerca de Prado de dudosa reputación pero muy folklórico).
El Torreón Club (en Malecón también de dudosa reputación).
El Olokú (en Calzada y E).
El Club Le Mans (en Calzada y B).
La Zorra y el Cuervo (en la Calle 23 entre N y O).
El Rincón Bohemio (en el Focsa).
El Tikoa (en la Calle 23 entre M y N).
Sammy Paxton's Ember's Club (en la Calle L entre 23 y 25 frente al Habana Hilton. Este era un Club
privado de la Mafia donde podías encontrarte con Santo Trafficanti o Meyer Lansky comiendo un
steak con spaguetti).
El Bar del Hotel Colina (frente a la Universidad).
Hernando's Hideaway (en el Vedado).
El Pico Blanco del Hotel Saint John's (hogar del feeling donde cada noche podias escuchar a Portillo
de la Luz, o a Jose Antonio Mendez).
El Karachi.
Le Vendome (en Calzada y C luego El Rincón del Feeling)
El Mercy Bar (cerca del Cabaret Las Vegas).
El Stork Club (en Miramar)
En clubes de negros te faltaron:
El Silver Star (de la famosa canción de Jorrín)
El Club Social de Buenavista (Buenavista Social Club que Ry Cooder puso de moda al final del Siglo
XX).
El Cuini (de la famosa canción de la Orq Aragón).-


***ESTO VA DIRIGIDO, COMO PRIORIDAD EXCLUSIVA, A SU AUTORA, - <MARIA
ARGELIA VIZCAINO> - POR TU BELLO TRABAJO TITULADO < ESTAMPAS DE CUBA> Y
PRINCIPALMENTE AL TEMA QUE TITULO < LA CIUDAD MAS BAILADORA DEL MUNDO> Y
CREAME QUE LA FELICITO Y ADMIRO ESE LINDO TRABAJO. TAL FUE, QUE ME DISPUSE
A ESCRIBIR DE MIS RECUERDOS, PARA DE MI VIDA DE JUVENTUD EN EL BAILE.
CORDIALMENTE DE UDS.,
JOSE L. MARTEL
MIAMI, FLORIDA, U.S.A.
joselmartel@yahoo.com
jose_martel@bellsouth.net

PULSE AQUÍ PARA LEER "
Memorias de un joven bailador cubano"
***Nos escribe Mario Valdés  rectificando:

VEDADO: 1.- En la Comunidad Hebrea de Línea y C;
(13 entre I y J frente a un parquecito
que hacía un cuchillo entre Línea y 13)

22.- El Carmelo, lugar que se encontraba en el paradero de los tranvías del Vedado, en la
calle Línea.
(El carmelo existian dos uno en 23 entre G y H y el otro en Calzada esquina D
eran cafeterias-restaurats)
(Joe Noda me cuenta que fue a bailar allí varias veces, en su
época de loca juventud);

25.- Eloy Club, en Línea, entre I y H,
(en la esquina de Línea y F) (me informa Torralba que
era del triste célebre Comandante Eloy Gutiérrez Menoyo, que cuando estaba alzado en la
sierra contra Batista lo atendían sus hermanas)

Que se bailó también: El Mandy ( Línea y 10); El Balbaran Nuevo Vedado; El Olokuu,
Calzada y E; Imágenes, C entre Calzada y 5ta.
Articulo relacionado de Rosendo Rosell publicado en el Diario de las Americas 15 de marzo,
2006

Esta cara bonita de la televisión cubana, en la etapa republicana, es la artista española, aplatanada en nuestro país,
Margarita Prieto, casada que estuvo con el publicitario Darío Cobas, y que camina airosamente por los pasos del
exilio, desde haceeee muchísimos años. Este anuncio fue publicado en periódicos y revistas de aquella añorada
Cuba en el año 58. Interpretándolo con el natural punto de vista de un desterrado de casi medio siglo, yo diría que
Margarita, recomendaba la leche de magnesia para que los cubanos se pusieran al corriente, y no siguieran
comiendo bolas, porque aquello era comunismo, aunque Fidel jurara y perjudicara que "la revolución" era verde
como las palmas..."
Y, ahora, para los que la recuerdan, y para los que no la conocieron, les voy a dar una vueltecita por aquella
Habana alegre, de noche. Aquí les voy, con la
Selección de la Unión de Columnistas de Cabarets en el mes
de diciembre, de 1958
:
Producción: "Pimienta y Sal", del Capri... Productor: Rodney, de Tropicana... Coreógrafo: Carlos Sandor, del
Casino Parisién... Escenógrafo: Horacio Martorell, de Tropicana... Luminotécnico: Rodolfo Capote, de Copa
Room...Orquesta de Show: Armando Romeu Jr., Director de Orquesta: Félix Guerrero, del Copa Room...
Conjunto Bailable: Havana/Sierra, del Sierra Club...Orquesta Típica: Fajardo y sus estrellas, del Caribe Hilton...
Animador: Gualterio Núñez, del Autopista Club... Animadoras: Aleida Leal y María Teresa Vales, del Caribe
Club... Vedette: Hilda Fabiola, del Alloy...Cancionera: Elena Burke, del St. John... Cancionero: Wilfredo
Fernández, del Sierra... Cantante Ella: María de los Angeles Rabí, del Copa Room... Cantante El: Rudy Fanetty,
del Casino Parisién... Cantante de Folklore, Ella: Celeste Mendoza. Del Night and Day... Cantante de Folklore, El:
Benny Moré, del Alí Bar...Cantante del Género Español, Ella: Obdulia Breijo, del Night and Day...Cantante del
género español, El: El Chaval, del Sierra Club... Cantante de Afro, Ella: Caridad Cuervo, del Sevilla Club.
Recitador: Jorge Guerrero, del Alí Bar... Pareja de Bailes españoles: Lucerito y Toledano, del Pensylvannia...
Bailes Internacionales: Roberto y Mitsouko, del Capri... Bailarina solista: Marta Picanes, del Sevilla... Excéntrico
Musical: Manteca Plá, del Parisien...Dúo de Voces: Reneé y Nelia, del St. John... Trío de Voces: Los Pimpollos,
del Capri... Trío de Voces: Trío Servando Díaz, del Comodoro... Cuarteto: Los Rivero, de Tropicana.
Pianista Acompañante: Mario Fernández Porta, de Los Troncos...Frank Domínguez, de La Gruta... Arreglista:
Rafael Somavilla, del Capri... Atracción Internacional Ella: Lucy Favery, del Capri... Atracción Internacional, El:
Chicho Gordillo, del Hilton.
Los premios se entregaron en Coney Island, el sábado 19 de diciembre. Los asistentes al Festival de entrega,
eligieron a la Reina del Cabaret y sus Damas. La Unión de Columnistas, entre otros, estaba formada por Charlie
Seiglie, Gilberto Blanch, José A. López (Joaló), Armando Pérez Blanco, y otros periodistas.
No se pierda el artículo "Música
vieja para el hombre nuevo" de
Armando López
PULSE AQUÍ