Agustín Rodríguez el gallego que mejor interpretó la cubanidad
"El más cubano de todos los gallegos de su época"
Parte I de III

Por María Argelia Vizcaíno
www.mariaargeliavizcaino.com                            

                                         "Vistió la guayabera por fuera y por dentro y mezcló su
                                          sangre hispana con nuestro ron, apurado con largueza,
                                                          para convertirse de hecho en el más cubano
                                                                        de todos los gallegos de su época”.
                                                    
Feliciano Salas (Escritor y director de teatro).

Desde Vicedo (Lugo) en Galicia, me escribe una joven llamada Chus Valcárcel, que me
pide información sobre Agustín Rodríguez, quien era tío de su abuela.

Mucho me agradaron sus letras, porque es admirable que una joven de hoy se preocupe
por un ancestro, aunque éste haya sido tan importante como Agustín Rodríguez. La
mayoría viven ajenos de la historia hasta de su propia familia.

Penosamente en mi país, Cuba, desde hace décadas no se considera importante valorar a
esos grandes talentos como
Agustín Rodríguez, que tanto aportaron a nuestra cultura, a
excepción de muy pocas personas independientes del gobierno, que sin recursos tratan de
conservar la verdadera historia, pero es que donde todo es regido por el gobierno es muy
difícil hacer nada sin apoyo gubernamental.

Por eso muchos en la isla recurren al auxilio de los que vivimos en el exterior, porque
aunque muy distantes de nuestra patria querida desde hace tantos años, tenemos mayor
posibilidad de encontrar datos de ella por vivir en libertad. Una gran limitante, además de
que ellos (los gobernantes totalitarios) controlan todo y no permiten la libertad de expresión
e información, es la prohibición del uso de Internet, que sólo pueden utilizar algunos –muy
pocos - privilegiados.

La mejor prueba es que nunca en cinco décadas se le ha dado un merecido reconocimiento
al gran creador gallego que mejor ha conocido y reflejado la cubanidad, ni siquiera se ha
tratado de recuperar su historia completa (a excepción de la investigadora Mayra Cué). Me
cuenta Chus que “en una ocasión unos hombres cubanos vinieron a recoger su partida de
nacimiento porque le iban a hacer un museo en su ciudad”. Pero todavía lo estamos
esperando.

Le prometí a Chus que recuperaríamos lo mejor posible todo lo que podamos sobre
Agustín Rodríguez, que tanto merece ser reconocido por todos los cubanos y por sus
paisanos en España. Se lo debo también a nuestro maestro Rosendo Rosell que nunca
olvidó todo lo que aprendió con su también maestro Agustín Rodríguez.

Nacimiento

Agustín Rodríguez Castro no sólo es un destacado autor, director de teatro y
empresario, también se distinguió como guionista del naciente cine sonoro de Cuba y
letrista de canciones famosas; además de libretista de sainetes y zarzuelas, llevando sus
obras a la televisión. Profesor de excelentes actores de teatro y comedias cubanas, pero
sobre todo, el mejor autor que supo destacar los temas que identificaban al pueblo cubano.

Nacido en Galicia, el 29 de agosto de 1885 y fallecido en La Habana el 2 de octubre de
1957.

Certificado de nacimiento y bautizo

En los certificados de nacimiento del XIX se daban muchísimos detalles. Por ejemplo, en el
certificado de Agustín Rodríguez aparece que nació el día 29 del mes último, es decir el 29
de agosto de 1885 (y no el 27 de agosto como se ha escrito en otros escritos y
documentos) a las cuatro y media de la tarde, en el lugar conocido como El Coto, en
Vicedo, (a partir de 1983 los topónimos se galleguizaron, de ahí que pasó a ser O Vicedo,
anteponiendo la "O" que en gallego es el artículo masculino equivalente a "El" en
castellano, lo mismo se nombró O Coto a El Coto, que es como se le llama el barrio donde
se encuentra su casa).

Agustín es hijo legítimo de Fidel Rodríguez Fernández y su mujer María Matilde Castro
Mera. Su padre Fidel era maestro. Era nieto por línea paterna de Antonia Rodríguez
Fernández (madre soltera) y por la materna de Francisco Castro y María Mera.

Su bautizo fue al día siguiente de su nacimiento, en la parroquia San Esteban del Valle, en
Riobarba, *mismo lugar donde se encontraba el ayuntamiento y todas las oficinas
municipales, hasta que fueron trasladas en 1953 a Vicedo (llamado O Vicedo a partir de
1983). Fueron sus padrinos Agustín Rodríguez Martínez (se desconoce su parentesco) y
Dolores Castro (hermana de la madre de Agustín), ambos de oficio labradores. Con los
testigos Manuel González Baamonde y Ramón Fernández Basanta.

Otros detalles de la familia de Agustín Rodríguez

Del matrimonio de Fidel Rodríguez y María Matilde Castro Mera además de Agustín,
nacieron 4 hijos: Saturnino y Cándido (que también emigraron a Cuba) y sus hermanas
Esperanza y Delfina, que se quedaron en Vicedo. Esperanza murió muy joven (cuando la
abuela de Chus, apenas tenia 13 años). Todavía vive en O Vicedo una hija de Delfina que
se llama Remedios Vale Rodríguez, única sobrina sobreviviente de Agustín, que está
orgullosa de que por fin su tío no quede en el olvido. Ella recuerda una anécdota en la que
su abuelo le regañaba diciéndole que tenía que aprender un oficio pues él se la pasaba
durante todo el día enfrascado en sus libros, y el abuelo (Francisco Castro) le decía la
lectura “no te va dar de comer”. Y al final consiguió vivir escribiendo, gracias a todo lo que
leyó.

Saturnino tuvo una tienda en Baez (al centro de Cuba, en el sur de Guaracabuya),
provincia de Las Villas, en la calle Real, se llamaba “La Verdad”, dedicada a vender ropa,
sombrerería, peletería y quincalla. Estuvo casado con Ofelia. Falleció a los 51 años y no
tuvieron hijos.


















Membrete que aparece en una carta de Saturnino, hermano de Agustín a una de sus sobrinas, donde
se aprecia el nombre de su negocio en Baez, Las Villas, Cuba. Cortesía de Chus Valcárcel
exclusivamente para esta página
www.mariaargeliavizcaino.com. Cualquier forma de utilización no
autorizada le será aplicada lo establecido en la ley federal del derecho de autor. Información puede
encontrar visitando
http://www.copyright.gov/








Vida amorosa de Agustín Rodríguez

La única sobrina que le sobrevive Remedios Vale Rodríguez (hija de su hermana Delfina)
recuerda que en una ocasión él viajó a España con una mujer de color y se recorrió todo el
país, y cuando por fin llegó a Vicedo, trajo regalos para todos los más pequeños vecinos,
etc., lo que sí nunca conocieron a esa misteriosa mujer porque la dejó en un pueblo
cercano (suponemos que fue por su color y su estado civil, al no estar casados). Ella
resalta lo generoso que era y siente una gran devoción por él.

La última mujer de Agustín que ella recuerda se llamaba Amelia Mauri (que tenía mucha
amistad con María Félix, la actriz mejicana). Esta chica estuvo casada anteriormente y tenía
hijos de su anterior matrimonio. Cuando Agustín fallece, ella estaba con él. La familia en
Vicedo mantuvo comunicación con ella durante años, al igual que con Yolanda, hija de
Amelia de una relación anterior.

Nunca supieron sobre el trágico romance que se cuenta al final de esta página, relatado
por el escritor y director de teatro Feliciano Salas.

Emigración y primeros pasos al éxito

Emigró a Cuba en 1901. Lo llevó para Cuba su tío José Castro Mera, hermano de su
madre, cuando tenía 16 años, después de haber quedado huérfano de padre.

Pronto fue cautivado por el naciente teatro cubano de zarzuelas y sainetes típicos, actividad
que cultivó intensamente, llegando a estrenar más de cuatrocientas obras.

Ya en 1911 era un reconocido poeta que los mejores compositores ponían a sus música a
sus poemas y convertían en exitosas canciones, lo mismo extraordinario guionista de obras
de teatro.

Por información copiada en la Biblioteca de Fillos de Galicia, sabemos que estrenó su
primera obra escrita por él en 1908 y llamada “Cuba se hunde”. También el ilustre gallego
Xosé Neira Vilas ha escrito para Al Faro de Vigo en 1993,
(vea debajo el escrito) que su
primera obra la escribió en 1908 junto al actor y escritor Sergiol Acebal, que se refería al
canal de Panamá y que se estrenó en el teatro Alhambra donde Agustín comenzó a trabajar
de tramoyista, y de ahí de apuntador, pero no sabemos si se refiere a la misma obra, pero
sí nos asegura la fecha de su primera producción, hasta el momento casi desconocida.

En 1912 viajó a México con la compañía de Arquímedes Pous y un elenco de actores de
primera como Julito Díaz, habanero que recién debutaba con mucho éxito en el 1911 en el
teatro Molino Rojo en Galiano y Neptuno. A su regreso Agustín escribió junto a Julito para el
teatro Alhambra la pieza “La toma de Veracruz”.

Julito Díaz siguió en el elenco del Alhambra y cuando Agustín funda su propia compañía de
teatro junto a Suárez, se va con él al Teatro Martí (1932-1936), y allí obtiene grandes
elogios y papeles creados para él por Agustín, como el personaje  de «Roca», en la
zarzuela El clarín, que musicalizó Gonzalo Roig (1932), también lo acompañó en el filme
cubano "El romance del palmar" (dirigida por M. Peón, 1938). Por lo que se asegura que
Agustín Rodríguez primero escribió obras para el famoso Teatro Alhambra (que fue cerrado
cuando se derrumbó su pórtico en 1935).

Después de los éxitos en el Alhambra, a mediados de 1931, Agustín Rodriguez crea la
empresa Suárez-Rodríguez, junto a Rafael Suárez Solís, que desde el Teatro Martí ponía en
escena las mejores obras, como se sabe que ocurrió el 2 de agosto de 1932, que
reestrenaron María la O, de Galarraga y Lecuona, con la figura principal de Caridad
Suárez, además de Candita Quintana (Caridad Almendares), Consuelo  Novoa (Ña Salud),
Miguel de Grandy (Niño Fernando), Alberto Garrido (Guadalupe) y Federico Piñero
(Santiago Mariño), que los diarios habaneros le dieron la mejor de las críticas como nunca
antes. Comenzando  el 7 de agosto de 1931 hasta el 2 de noviembre de 1936, lo que lo
acredita como
el director y productor que haya ofrecido la más larga temporada de
zarzuelas y sainetes de Cuba
.

Agustín Rodríguez el principal promotor de la zarzuela cubana

No hay duda que Agustín Rodríguez Castro se encuentra entre los principales
promotores de la zarzuela cubana
. La zarzuela cubana influenciada por la zarzuela
española, famosa desde la segunda mitad del siglo XIX, logra captar la vida característica
de los cubanos, enmarcadas por las formas más típicas de nuestra música, logrando desde
mediados del siglo XX ser la más variada de Hispanoamérica.

Como habíamos dicho, Agustín creó su propia compañía de zarzuelas en 1931 junto a
Rafael Suárez Solís con la colaboración musical del maestro cubano Gonzalo Roig, y
posteriormente también con el maestro Rodrigo Prats, logrando que fuera de las más
exitosas, por su conocimiento profundo de la cubanía y los talentos cubanos. (Vea más
detalles en la
parte II)

Canciones de Agustín Rodríguez

Aunque fue uno de los más importantes letristas de su tiempo, que componía junto a los
más notables maestros compositores cubanos, el crédito a su gran mérito ha sido omitido
por casi todos los “historiadores”, de ahí el gran esfuerzo que hemos tenido que realizar
para poder rescatar algunas piezas del olvido y que encontraremos una pequeña relación
en esta página y veremos una recopilación de los artistas que grabaron "Quiéreme mucho"
en la
parte III de este trabajo.

Creador de argumentos en el naciente cine sonoro de Cuba

Fue contratado Agustín Rodríguez como guionista del filme “Sucedió en La Habana
(1938) con argumento de Ramón Pérez Díaz (otra fuente dice lo inverso que fue su
argumento), bajo la dirección de Ramón Peón; en el mismo año intervino en "
El romance
del palmar
", dirigido también por Ramón Peón García, y guión de Ramón Pérez Díaz quien
trabajó basándose en un argumento de Agustín Rodríguez, y fuese además contratado
para escribir el argumento de la película cubana “
Estampas habaneras” (1939), de Jaime
Salvador. (Lea más detalles en la parte lateral de esta página)

Agustín Rodríguez en la televisión cubana

Según ha destacado la formidable investigadora cubana Mayra Cué Sierra en su artículo
“Un precursor ineludible”, publicado en
www.cubarte.cult.cu/periodico/opinion/12214/12214.
html: “respaldó la proyección del género lírico durante la primera etapa del Canal 6 (CMQ-
TV)
”, porque la naciente “televisión cubana tuvo el privilegio de que este polifacético artista,
concibiera algunos espectáculos inolvidables
”, como fue el Gran Teatro Lírico ESSO, que
se transmitió los miércoles a las 10 p.m. por CMQ-Canal 6 desde el 28 de noviembre de
1951, representando semanalmente una zarzuela u opereta en vivo y con una orquesta en
el estudio donde actuaron figuras como Blanquita Becerra, Paco Salas, Luz Gil; Ramón
Espígul, Julita Muñoz entre otros. Fue Agustín Rodríguez su director artístico entre 1951 y
1952 representando obras de su autoría como “La Habana que vuelve” (música de Rodrigo
Prats); “El batey” (con música de Ernesto Lecuona); “La de Jesús María”, etc.

Maestro y formador de grandes artistas

Muchos grandes talentos cubanos que se han destacado en el teatro han recordado con
respeto y agradecimiento a Agustín Rodríguez, entre ellos Rosendo Rosell, María de los
Ángeles Santana, Rolando Ochoa, Alberto Garrido, Leopoldo Fernández, etc. (Vea más
detalles en la
parte II)

Pérdida irreparable de Agustín Rodríguez

El 4 de octubre de 1957, muere el polifacético gallego-cubano Agustín Rodríguez en su
patria adoptiva, sin olvidar la patria que lo vio nacer y a todos sus seres queridos con
quienes mantuvo contacto. Dejando atrás una larga y fecunda etapa del teatro vernáculo
cubano, creado con su extraordinario esfuerzo, lo que demostró con  creces su profundo
conocimiento de la cubanidad.

Por toda su contribución a la cultura cubana aseguramos que fue
Agustín Rodríguez
Castro
, el gallego que más contribuyó a la idiosincrasia del cubano llevando a escena
temas nacionalistas y cimentando estilos. La creación de cientos de zarzuelas, y sainetes,
su participación en el argumento de las primeras películas del naciente cine sonoro cubano,
su primacía en la televisión de Cuba, pero por sobre todo, haber sido el libretista de la
zarzuela basada en la obra cumbre de la literatura cubana, le dan la categoría de
excelencia. Por eso decimos que los cubanos le debemos mucho y ni siquiera habíamos
tenido una historia completa para darlo a conocer como se debe.

Un homenaje pidió que se le diera el cronista de radio y teatro
Espinet Borges, en julio de
1954, que mencionaba en el periódico “Información” la desagradable situación económica
que estaba atravesando Agustín Rodríguez en el que decía textualmente:
“Sugerimos un
homenaje a Agustín Rodríguez, el primer sainetista de Cuba, que carece de lo elemental
para subsistir”. (Según artículo de Mayra Cue "Un precursor ineludible").

Aparentemente estaba atravesando un serio problema financiero y se ve en esta nota la
manera que tratan de ayudarlo enalteciendo su talento. Sin embargo este admirable
gallego que tanto dio a los cubanos, que se dedicó en cuerpo y alma a divertir a este
pueblo, tuvo una vida triste, que se pretendió llevar a escena.

Terminando este trabajo encontré un escrito del director de teatro
Feliciano Salas, que
hablaba de un homenaje que se le estaba preparando al recordado maestro Agustin
Rodríguez y que sería una obra escrita por
Eduardo Robreño sobre su vida personal.
Aunque el escrito no tiene fecha visible posiblemente fue a finales de 1969 o en 1970. En la
misma narraba parte de su drástica historia que se basaría esta obra y que no nos consta
se llevo a efecto.

"Hasta en el amor la vida le jugó una mala pasada digna de una obra teatral. Acosado por
un enemigo que le había amenazado de muerte, Agustín dormía con un revolver bajo la
almohada. Una noche sintió un ruido en su ventana. Medio dormido aún, vio una sombra
moverse. Tomó el arma y disparó (…) Agustín Rodríguez semidesnudo, como loco, salió a
la calle en aquella madrugada terrible gritando: ¡He matado a mi mujer! Quizás aquel día
también mató a su hijo. Quien ha querido de veras debe imaginar que dolorosa garra para
el espíritu ha de constituir –para siempre- un accidente de este tipo. Pero Agustín
Rodríguez no se dejó vencer por la casualidad ni la tragedia. El hijo que mató aquella noche
se agitó dentro de él, creció, se multiplicó, quien debió llorar toda la vida por su suerte, se
convirtió en hacedor de risas".

"¡No me preguntes por qué estoy triste!",
repetía.

Su irreparable desaparición física el 2 de octubre de 1957, tras sufrir de un cáncer terminal
arrancó sentidas palabras al teatrista Feliciano Salas que leímos en el mismo documento
pueblicado en
www.11y24.com/wp-content/uploads/2010/03/palabras_actores_y_tramoyas.
pdf: "Se quedó para siempre en la tierra que eligió como suya y bajó a la tumba, una
mañana, envuelto en las notas de 'Quiéreme mucho', dirigiendo la orquesta firme,  sin
una lágrima, el maestro Gonzalo Roig"
.

Gracias una vez más a
Chus Valcárcel por su interés en la vida de su tío bisabuelo y por
comunicarse con nosotros, a sus colaboradoras, su mamá
Conchi Pérez Vilasuso y su
prima
María José Vizoso Castro, ambas sobrinas nietas de Agustín Rodríguez, porque
esto hizo posible que pudiera conocer parte de la importante obra de tan maravilloso
creador y compartirla con nuestros lectores y estudiosos de la cultura cubana. Al menos
con todo esto aportamos un granito de arena que pueda motivar una más profunda y
completa investigación, representando además un pequeño homenaje póstumo de los
familiares de Agustín Rodríguez, que tan orgullosos se sienten de sus éxitos.

Recopilación de MAV para www.mariaargeliavizcaino.com
Interesados en promover su
negocio, sus trabajos artísticos,
obras, libros o producciones
discográficas, escriban a

rvizdesigner@yahoo.com

Para información extra
llamar al
(561) 758-4316
Agustín Rodríguez en el cine

En carta a su sobrina Carmen
Vilasuso Rodríguez, en Buenos
Aires, Argentina, del 12 de
septiembre de 1938, le cuenta que
están filmando “Romance del
Palmar”, de su autoría, en un pueblo
de La Habana campo, y que una
revista que le adjunta le nombra “La
Guajirita”. Carmen era hermana de
la abuela de Chus nuestra principal
colaboradora, quien motivó este
trabajo.
Fue contratado Agustín Rodríguez
como guionista del filme “
Sucedió
en La Habana
” (1938) con
argumento de Ramón Pérez Díaz
(otra fuente dice lo inverso que fue
su argumento), bajo la dirección de
Ramón Peón; en el mismo año
intervino en "
El romance del
palmar
", dirigido también por
Ramón Peón García, y guión de
Ramón Pérez Díaz quien trabajó
basándose en un argumento de
Agustín Rodríguez, y fuese además
contratado para escribir el
argumento de la película cubana
Estampas habaneras” (1939), de
Jaime Salvador.

Sucedió en La Habana”.  De la
firma Películas Cubanas, S. A.
(PECUSA). Se estrenó el 6 de julio
de 1938 en Radio Cine ubicado en
la calle Galiano entre Neptuno y
Concordia (llamado en la década de
1970 como cine Jigüe). Contó con
las actuaciones de Rita Montaner y
María de los Ángeles Santana entre
otros. Producción general Antonio
Perdices; dirección de fotografía
Agustín E. Delgado y Eduardo
Fernández; camarógrafos Ricardo
Delgado y Samuel Quintana; sonido
Eduardo Fernández; música y
dirección musical Gonzalo Roig;    
Canciones de los compositores
Gilberto Valdés, Moisés Simons,
Jorge Anckermann, Ignacio Villa,
Ernesto Lecuona, Félix B. Caignet,
José White.
Intérpretes: Luana de Alcañiz, Juan
Torena, Rita Montaner, Carlos
Orellana, Alberto Garrido, Federico
Piñero, Enriqueta Sierra, Ramón
Pérez Díaz, Arnaldo Sevilla, Juan
Puerta, Julito Díaz, Julio Gallo,
Sergio Miró, María de los Ángeles
Santana, Margot Alvariño, Ubaldo
Catasús, Hermanas Milanés.   
Sinopsis: El complicado romance
entre el ingeniero de un central
azucarero y la hija del dueño del
central, sirve de pretexto para
mostrar una sucesión de canciones
y bailes cubanos.

El romance del palmar”. 92
minutos, de la firma Películas
Cubanas, S. A. (PECUSA).
Dirección Ramón Peón; asistente de
dirección Ernesto Caparrós;
producción general Antonio
Perdices; director de laboratorio el
mexicano Aniceto Delgado;  director
escénico el norteamericano Paul
Harmer; dirección de fotografía Tom
Hogan; Montaje o edición Martin
Cohn; camarógrafos Ricardo
Delgado; Sonidos del ingeniero Ben
Winkler.
Música original de Gonzalo Roig, se
interpretaron además canciones de
Gilberto Valdés; Moisés Simons;
Antonio Fernández, Ignacio Villa,
Ernesto Lecuona, Félix B. Caignet,
Alberto Villalón, letras de Agustín
Rodríguez.
Intérpretes: Rita Montaner, Alicia
Rico, Carlos Badías, José María
Linares-Rivas, Alberto Garrido,
Federico Piñero, Julio Gallo, Nena
Núñez, María de los Ángeles
Santana, Julito Díaz, Lolita Berrio,
Miguel Santos.
Sinopsis: Una muchacha campesina,
seducida por un joven rufián de la
capital, acaba por convertirse en
cantante de cabaret.

“Estampas habaneras”. Filme
realizado en 1939, producido por
PECUSA, dirigido por el prolífico
cineasta y escritor español Jaime
Salvador (guionista de Los Tres
Mosqueteros; Gran Hotel, El
gendarme desconocido, El Circo,
con Cantinflas, más de cien títulos),
argumento de Agustín Rodríguez.
Con los protagonistas Blanquita
Amaro, Alberto Garrido y Federico
Piñero, y además Ernesto Gali;
Julito Díaz; Julio Gallo; José María
Linares-Rivas; Carlos López; Alicia
Rico; María de los Ángeles Santana.
Fue estrenada el 10 de mayo de
1939, en el teatro Payret, La
Habana.
Recopilación de MAV
para www.mariaargeliavizcaino.
com
Fuentes consultadas:

Libros de Rosendo Rosell “Vida y
Milagro de la Farándula en Cuba”;
Lirica Hispana; página de
www.
vivalavoz.net/SuarezCaridad.html;
Discografía de la Música Cubana
del Dr. Cristóbal Díaz Ayala
http:
//library.fiu.
edu/latinpop/performersindex.html;
Elena Pérez Sanjurjo: “Historia de
la música cubana”, La Moderna
Poesía, Miami 1986; Enrique C.
Betancourt: “Apuntes para la
historia”, San Juan, Puerto Rico
1986, pág. 180 y 182;  artículo "Un
precursor ineludible" de Mayra Cué
Sierra; apunte de la Biblioteca de
Fillos de Galicia; Reportaje
reproducido en Al Faro de Vigo en
1993, escrito por el ilustre gallego
Xosé Neira Vilas; archivos de María
Argelia Vizcaíno; cartas de Agustín
Rodríguez a su familia donadas por
su sobrina bisnieta Chus Valcárcel,
entre otros.
Para todos, nuestro agradecimiento
eterno.
Parte III
Grabaciones y listado de
grabaciones de
"Quiereme mucho".
Canciones de Agustín
Rodríguez

Aunque fue uno de los más
importantes letristas de su tiempo,
que componía junto a los más
notables maestros compositores
cubanos, el crédito a su gran mérito
ha sido omitido por casi todos los
“historiadores”, de ahí el gran
esfuerzo que hemos tenido que
realizar para poder rescatar algunas
piezas del olvido. Entre las mismas
encontramos:

1.-“
La veguerita”, con música de
Gonzalo Roig, estrenada por Rita
Montaner en la película El romance
del palmar.
2.- “
Hija del amor”, estrenada en
1932, en la zarzuela Cecilia Valdés
por Caridad Suárez, con música de
Gonzalo Roig.
3.- "
Yo te amé", criolla-bolero
música de Gonzalo Roig y la letra
del compositor Agustín Rodríguez.
Interpretado exitosamente por Mª
Teresa Vera, también la cantaron
Esther Borja y América Crespo. Es
la contestación al bolero “Quiéreme
mucho” de Gonzalo Roig, de los
autores José Sánchez Arcilla y el
mismo Agustín Rodríguez junto al
periodista Ramón Gollury, quien
firmaba sus trabajos con el
seudónimo Roger de Lauria. (
“Yo te
amé con fe nunca mentida y con
mis besos te di mi corazón…"
).
4.- “
Quiéreme mucho”, música de
Gonzalo Roig, texto: Ramón Gollury
y Agustín Rodríguez, 1911.
5.- “
Es mi vida su querer”, música
de Gonzalo Roig (de la zarzuela El
Cimarrón).
6.- “
Lamento negroide”, música de
Gonzalo Roig, (de la zarzuela
Perlas).
7.- “
Soledad”, música de Rodrigo
Prats (de la zarzuela Soledad).
8.- “
Amalia Batista”, danzón de
Rodrigo Prats (Nº4. INTERMEZZO:
"
Amalia Batista, Amalia Mayombe,
¿qué tiene esa negra que amarra
a los hombres?"
).

Grabaciones
Album Cetra 115 Contiene cuatro
discos de 78” de 12” sello Cetra o
Cafamo conteniendo la zarzuela
Cecilia Valdés de Gonzalo Roig
libreto de Agustín Rodríguez y José
Sánchez Arcilla. Grabada en Cuba
en 4/19/ 1948 con Martha Pérez
sop. (MP), Francisco Naya, tenor
(FN), Ruth Fernández, contralto
(RF), y Aida Pujol, mezzo-soprano
(AP). Reeditada como Lp Soria
70001, Lp Angel 65001 y Lp Montilla
FM-118 y como CD en 1990.
V LPM-1208 “Cuban Show Hits”
Francisco Naya (FN) y Maruja
González (MG) con la orquesta
dirigida por el maestro Gonzalo
Roig. Editado en 1956. Reeditado
como Musicalia MCS-22-152, pero
eliminando dos números, Soledad y
Es mi vida su querer.
Recopilación de MAV para www.
mariaargeliavizcaino.com
El periodista Arturo Ramírez entrevistando a Agustin Rodríguez. Foto cortesía de Chus
Valcárcel exclusivamente para esta página
www.mariaargeliavizcaino.com. Cualquier
forma de utilización no autorizada le será aplicada lo establecido en la ley federal del
derecho de autor. Información puede encontrar visitando
http://www.copyright.gov/
Nuestra apreciada colaboradora Chus
Valcárcel, sobrina nieta de Agustín
Rodríguez quien ha enviado muchas de
estas fotos exclusivamente para esta
página
www.mariaargeliavizcaino.com.
Cualquier forma de utilización no
autorizada le será aplicada lo
establecido en la ley federal del
derecho de autor. Información puede
encontrar visitando
http://www.copyright.gov/
Parte II
Más información sobre la
vida y obra de Agustín
Rodríguez
Reportaje reproducido en Al Faro de Vigo en 1993, escrito por el ilustre
gallego Xosé Neira Vilas
(Traducción del gallego al español por Chus Valcárcel)

Agustín nace en Vicedo en el 1885 y llega La Habana en 1901.  

Era un chico fuerte repolludo de cabello rubio cabezón y con una amplia sonrisa. Emigró
porque se murió el padre muy joven, un maestro de escuela.  En La Habana lo acogió su tío
Miguel, dueño de un pequeño bar en el barrio de Cayo Hueso, quien le pagó el pasaje, y lo
mantenía, le lavaba la ropa y le daba una pequeña paga y una cama en la azotea para
dormir, todo eso a cambio de trabajar 14 ó 15 horas en el bar.

Al año de estar allí Agustín enferma y tuvo que estar varios meses encamado, por lo que
para hacer más llevadero el tiempo se dedicó a leer cuanto libro le hacia llegar un viejo
paisano que vivía puerta con puerta con el bar. De los temas que leía, pronto sintió especial
preferencia por el teatro. Cuando se puso bien, asistía a toda cuanta representación había
en La Habana, hablaba con los actores y autores, y observaba el decorado, luces, gestos.

Un día dejó el café-bar del tío y entró a trabajar en una litografía donde conoció a Sergio
Acebal (1889-1965) quien sería después un famoso autor teatral y actor cómico
(considerado por algunos el mejor negrito del teatro). Y juntos iban a las peñas y tertulias
en las que se hablaba de teatro, también en colaboración organizaron una huelga de
litográficos que ganaron, pero ellos resultaron despedidos. Así que siguieron juntos y
escribieron en colaboración una obra que se refería al canal de Panamá en 1908 y que se
estrenó en el teatro Alhambra donde Agustín comenzó a trabajar de tramoyista, y de ahí de
apuntador.

Mucha gente en Cuba sigue recordándolo con cariño siguen teniendo presente a aquel
gallego bohemio que trabajaba de noche y dormía de día (desde el amanecer hasta las
cinco de la tarde) que tenia un rotundo acento criollo como si hubiese nacido en
Guanabacoa o Jiguaní, que fumaba Partagás y le gustaba el ron, y sobre todo que divirtió a
varias generaciones con su ingenio, era talentoso, hablador, dispuesto siempre a dar
consejos a los amigos.
Foto de Agustín Rodríguez del 12 de julio de
1948, enviada a su sobrina Carmen Vilasuso
Rodríguez, que residía en Buenos Aires,
Argentina. Cortesía de Chus Valcárcel
exclusivamente para esta página
www.mariaargeliavizcaino.com. Cualquier
forma de utilización no autorizada le será
aplicada lo establecido en la ley federal del
derecho de autor. Información puede
encontrar visitando
http://www.copyright.gov/
Continúa en la Parte II y Parte III
Primera investigación, recopilación, y publicación que se ha hecho en español sobre el talentoso
Agustín Rodríguez "El más cubano de todos los gallegos de su época", gracias a la amabilidad de
Chus Valcárcel. Todas las demás que aparecen publicadas especialmente en el ciberespacio han
copiado nuestro trabajo. Algunos, los más decentes y considerados han mencionado esta fuente,
lo cual agradecemos, otros que no tienen credibilidad ni vergüenza se atribuyen el crédito
completo demostrando su naturaleza mediocre. Por algo nuestro Apóstol José Martí escribió:

“Todo, el que copia el trabajo de otro y lo presenta como suyo demuestra lo
indigno de su origen”.
CONTACTAR :   e-mail   
mariaargelia@hotmail.com
El primer DICCIONARIO DE TALENTOS
CUBANOS EN EL EXILIO  Copyright © 2008 María
Argelia Vizcaíno
Material de consulta con Derechos Reservados conforme a la ley
Queda prohibida la reproducción total o parcial de todo lo que aparece en esta
página (web. blog, etc.), por cualquier medio o procedimiento, sin para ello contar
con la autorización previa, expresa y por escrito de María Argelia Vizcaíno.
Cualquier forma de utilización no autorizada le será aplicada lo establecido en la
ley federal del derecho de autor. Información puede encontrar visitando
http://www.copyright.gov/
Por favor, no omita el nombre del autor ni la fuente de
dónde fue publicado cualquier escrito que copie y
distribuya. Hay que respetar los derechos de los
autores, que es respetarnos a nosotros mismos.
Gracias.  
María Argelia Vizcaíno