Este tema se me ocurrió al momento que leí una carta que amablemente
me escribió un admirado músico cubano. Me decía que el baile, casino
tuvo otros nombres antes de llamarlo así, "que fue guaracha, mambo o el
mismísimo grandioso son".

Esto como es natural me impactó bastante, no me imaginaba que al cabo
de tantas décadas se siga confundiendo esta forma de bailar (
OJO, que
no hablo de música solo de BAILE
). Pensé que para expresarse así un
cantante que además, se dedica a interpretar música tradicional cubana,
tiene que ser o que nació o se crió en el exterior de nuestro país, muy
ajeno a nuestra cultura, o como es común en un músico, sea muy mal
bailador que no pueden diferenciar como se manifiesta la danza de cada
género cubano, porque confundir nuestros bailes tradicionales entre sí,
es una gran muestra de no saber bailarlos. Pero me equivoqué, según
me dice sí sabe bailar y muy bien.

Como no es el único que opina de esta forma decidí hacer este artículo
para poder dejar más  claro este concepto, tan arraigado entre los no
cubanos, entre los que no saben de baile y aquellos que aprendieron a
bailar antes de 1955-59, cuando este estilo casino no existía o era
conocido solamente por el pequeño grupo que asistía a los te bailables
del Casino Español y el Casino Deportivo de La Habana. Machaco una
vez más que bailar estilo casino no es igual a bailar son oriental
tradicional, ni bailar guaracha aunque se les parezca, porque fueron sus
antecedentes. Con el mambo, nada que ver, porque la influencia con el
jazz no compagina con el baile y no permite de cierta forma evolucionar, y
sus pasos rumberos no pegan en el casino.

Ahora bien si me dijeran que el casino es como bailar chachachá se lo
acepto mejor, porque el baile casino nació en el apogeo del chachachá a
mediados de la década de 1950, por eso se le parece bastante, aunque
el chachachá tiene otro tiempo (4x4), sí se presta a este tipo de
coreografía "casinera", porque a mi entender no tiene jazz, o sea, no se
juega con armonías ni tiene rumba. Cuando se emplea algo de jazz,
como es la llamada timba, hay que meter un movimiento pélvico, y ya no
es igual al baile casino tradicional, que viene del chachachá la forma de
mover los pies deslizándose casi sin levantarlos del piso. Muchos que
aprendieron en el exterior no se han percatado de esta habilidad, y
parecen que matan cucarachas al levantar tanto los pies para marcar,
nada que ver con el casinero cubano.

Hace años escribí sobre el origen de un mismo baile: salsa y casino, y
hasta el momento es la única historia sobre tan popular baile que existe
(
http://www.mariaargeliavizcaino.com/m-BailandoSalsaoCasino.html),
pues todos los demás escritos son dedicados a la música, y no se
acuerdan que es un baile que nació antes de la misma y que ésta se creó
para complacer al bailador, que era el que estaba gestando una nueva
modalidad danzaria.

No voy a repetir todo lo que expuse en el referido artículo porque quiero
aprovechar el espacio para hacer breves comparaciones con los bailes
que se dicen son igual al casino. Empezando por el
mambo, que tiene
que ver más con
rumba que con son y guaracha a la hora de bailarse y
de interpretarse. Cuando
Rodney, el famoso coreógrafo de Tropicana fue
a preparar la coreografía del mambo, escogió a unas rumberas
profesionales para montarla, que fueron las
Dolly Sisters y a Ninón
Sevilla
, gran amiga de Dámaso Pérez Prado. De ahí le siguieron todas
las rumberas cubanas de la época:
María Antonieta Pons, Amelita
Vargas, Blanquita Amaro, Amalia Aguilar
, etc. y las rumberas mexicanas
Meche Barba, Lilia Prado, la taitiana Yolanda Montez "Tongolele" y la
boricua
Mapi Cortez, principalmente.

Si miramos las películas mexicanas de la década de 1950 nos daremos
cuenta que ese mambo no tiene mucho que ver con el baile casino que
se popularizó en toda la capital cubana después de 1960. Hubo al
principio muchos danzones-mambo, después se crearon mambo-conga
(Lupita), Bolero-mambo (Norma la de Guadalajara) y chachachá-mambo
(Cerezo en Rosa), por ejemplo en este último se tomaba prestado el
baile del chachachá y se le ponía un poquito de pasos de rumba, y si era
un son-mambeado se usaba el baile del son, es lo que vemos muchas
veces que han hecho con la llamada salsa.

Respecto a la guaracha habanera, (primero me gustaría que el lector
supiera que cosa es, si no lo sabe puede leer mi investigación en
http://www.mariaargeliavizcaino.com/m-musica.html ) contaba hasta
principio del siglo XX con sus variantes
Mulata y Guajira y un poco antes
(1813) alcanzó su modalidad
Sungambelo. Llegó en el siglo XX a
confundirse con el
son oriental, porque contaba con su mismo ritmo 2x4,
y el son también empezó a desarrollar letras picarescas igual a la
guaracha, pero lo que hace la diferencia para el bailador es el tempo. Una
guaracha lleva el ritmo y la melodía al mismo tiempo, no así el son. Una
guaracha además comienza coreada, y el son al dividirse entre largo y
montuno comienza con el solista y al momento del montuno, es que
arranca el coro, esto da al bailador mayor posibilidad para florear e
improvisar sus vueltas. Estos dos géneros de la música cubana son los
más estrechamente ligados, por eso se confunden, pero no para un buen
bailador de casino que repito una vez más, no pueden bailar igual una
Guaracha cantada por
Celia Cruz y un Son Montuno de Beny Moré. Es
ese son y esa guaracha confundida que al instrumentarse diferente, (o
incluir otros instrumentos musicales), compartiendo su parte formativa
con la rumba y su variante guaguancó, o con mambos y chachachá, se
hizo popular internacionalmente con el nombre de Salsa y algunos dicen
que no es son, ni guaracha, ni cubana.

El son se baila como el danzón y el chachachá, elegantemente, sin mover
los brazos, sin separarse la pareja, exclusivamente para dar vueltas en el
montuno.
La guaracha la bailamos guaracheando (una expresión muy
cubana para expresar diversión), en la misma no hay que preocuparse
por las vueltas, se usa mover los brazos, que en el argot casinero se le
llama "sacar agua". En la guaracha pueden bailar desde su inicio las
parejas sueltas, porque el tempo así lo permite.
En el casino no se debe
bailar moviendo los brazos como la guaracha, porque el casino depende
de las vueltas, y las vueltas se dan sin hablar, es el hombre el que guía, y
para esto usa sus brazos para indicar a la mujer la vuelta que le va a dar,
por eso, si mueve los brazos innecesariamente, la mujer se confunde y
no sabrá para donde doblar ni la vuelta que tiene que dar.

La llamada Salsa, como dijimos, está basada en el son oriental
instrumentado diferente al original de la década de 1920, por eso suena
algo diferente y también el baile es de forma distinta al de aquella época.
La danza del son original carecía de la variedad de combinaciones de
vueltas que desarrollamos con el casino, tampoco se solía bailar en
rueda, lo mismo el chachachá donde solo se elaboraban unas pocas
vueltas, como después vimos que hace el casino. El único baile cubano
que cada paso tenía un nombre era la Contradanza, que algo heredó el
danzón, y el único que se desarrolla en conjunto y al unísono es la
Comparsa, una variante de la rumba, que se hace en grupo como la
rueda de casino, sin que tengan que estar en forma de círculo. Pero los
pasos de la comparsa no son iguales a los que hacemos en la rueda de
casino, ni el guía de la comparsa no necesariamente tiene que bailar
como sí debe hacerlo el guía de la rueda de casino, para que quede bien.
Estos guías usualmente eran los coreógrafos de fiestas de quince años,
y estas ruedas se fueron popularizando en el centro capitalino donde eran
conocidas este tipo de coreografías de quince, no así en el interior de
Cuba, hasta bien entrada la década de 1970.
Es importante dejar claro que hay diferencias básicas entre un
Guaguancó y un Mambo; el Danzonete del Danzón; el Chachachá del  Son
Montuno; la Guaracha del Son, y por supuesto entre los bailes que se
ejecutan. El que no puede encontrarlas, o no sabe bailar o no sabe que
son estos ritmos.

Mi admirado músico, el que me ha motivado este artículo, siento que está
confundido con tantos bailes cubanos, para colmo afirma
"que la salsa y
la música cubana están a una distancia considerable"
. A mi entender es
una opinión de una persona joven que no conoció a los viejos intérpretes
cubanos y está observando constantemente una malformación de la
música cubana en el exterior, por eso no acepta que sea lo mismo que
se hacía en Cuba con tanta calidad musical. Es el concepto adverso, pero
la misma versión que han creado todos aquellos que han querido
minimizar las creaciones de nuestros viejos músicos, por
desconocimiento o por celos.

Si el tema les interesa y no les mortifica leer, los invito a que visiten mi
página donde aparece mi investigación sobre el  
Danzón, Guaracha,
Bolero
y su estilo filin, Sucu-suco,  Pachanga,  Mozambique, el tango
cubano, rumba y sus variantes, y nuestra primera música el son, entre
muchos otros temas musicales y culturales.            

Definitivamente para mi, que nací a la par del origen del baile casino, en
la misma capital cubana, que viví en la época dorada del mismo, que lo
enseñé por años y disfruté, de igual forma que elaboré profesionalmente
coreografías de nuestros bailes autóctonos, les aseguro, que el baile
casino no se baila como un son, ni como una guaracha, mucho menos
como un mambo. Ahí están las viejas películas de muestra para el que
quiera aprender sobre nuestra cultura musical, por suerte muchas se
aprecian en www.youtube.com.-    

Opiniones y sugerencias bienvenidos a mariaargelia@hotmail.com. Más
trabajos de la autora puede encontrarlo visitando

www.mariaargeliavizcaino.com
Sección constantemente en progreso, visítela próximamente
Diccionario de Talentos
de la Actuación y Medios
de Comunicación
Cubanos
en el exterior
PULSE AQUÍ

Fallecidos en el exilio
e-mail  -    mariaargelia@hotmail.com
El libro
"Guanabacoa
la Bella"
TOMO I
Pulse aquí para
detalles
A LA VENTA
ESTAMPAS DE CUBA POR
MARIA ARGELIA VIZCAINO

Baile Casino no es Son ni Guaracha,
ni Mambo
ESTAMPAS DE CUBA POR MARIA
ARGELIA VIZCAINO

Un vistazo al Grammy Latino 2007
El jueves 8 de noviembre se llevó a efecto la octava entrega del Grammy
Latino 2007, con una costosa ceremonia celebrada en el Centro de Eventos
Mandalay Bay de Las Vegas, estado de Nevada. Como era de esperar entre
los cubanos nominados, sólo uno y medio fueron reconocidos, aunque
este año hay que agradecer que se acordaron de que existían muchos más
talentos de nuestro país, dentro y fuera de la isla.

El único cubano que ganó un premio absoluto fue el trompetista
Arturo
Sandoval
con “Rumba Palace”, en la categoría Mejor Álbum de Jazz
Latino. Competía con
Michel Camilo y Tomatito (dominicanos) con su
producción
“Spain Again”; también Michel Camilo fue nominado por
“Spirit Of The Moment”; y  los compatriotas Chuchito Valdés por “Keys
Of Latin Jazz
”, y Paquito de D’Rivera con el álbum “Funk Tango”.

Los que fueron reconocidos a medias fue el trío de cubanos
Orishas, en la
categoría Urbano por su trabajo en conjunto con los boricuas raperos
nombrados
Calle 13 en la producción titulada “Pal norte”, elegida como
Mejor Canción Urbana; y un pedacito que le toca indirectamente al
compositor cubano
Juan José Hernández-Doejo al ganar El Gran
Combo de Puerto Rico
, en la categoría Tropical como Mejor Álbum de
Salsa, pues la canción
“Arroz con habichuela”, que lleva por título el CD
es de su autoría. Por lo que estos cubanos si no se pegan a los de la Isla
del Encanto los vuelan.

Ningún compatriota más, y era de esperar. Es que nos están demostrando
que de haber  mexicanos o puertorriqueños nominados en la categoría de
Jazz, que les aclaro de paso que no es latino sino afrocubano, tampoco le
darían el premio a Sandoval, o porque sería muy obvio que no premiaran a
ningún nativo de la no por gusto llamada la
"Tierra más hermosa que ojos
humanos vieron"
(conocida frase de Colón  al descubrir nuestra tierra
que también nos la han disputado).

Hay que destacar al menos que en el Grammy a la Excelencia, donde
reconocieron muy merecidamente a
Alberto Cortez, Lucho Gatica, Los
Tigres del Norte, Chavela Vargas, Os Paralamas do Sucesso
, se
acordaron nuestra gran
Olga Guillot. Todos indiscutibles veteranos de la
buena música, que por cierto me impresionó el poco caso que le hicieron
las presentadoras puertorriqueñas
Bárbara Bermudo y Giselle Blondet,
cuando la Guillot junto al destacado cantante chileno Lucho Gatica
caminaban por la alfombra verde y eran enfocados en varias oportunidades
por los camarógrafos, que sabían que se trataba de verdaderos baluartes de
la música de Hispanoamérica y que ellas ignoraron, posiblemente, -dándole
el beneficio de la duda-, fue que no se lo dictaron los de la producción, o
como me escribe mi amable lector el Dr. Cayetano García, las locutoras
"no sabían quienes eran (cosa que no me extraña) o tienen restringido el
dar nombres"
de algunas nacionalidades.

La Academia Latina de la Grabación está integrada por artistas, músicos,
compositores, productores y otros profesionales de la grabación de habla
hispana y portuguesa. Quizás por esas cosas del boicot contra lo cubano
que lleva décadas gestándose,  ellos no se hayan enterado de la cantidad de
ritmos que Cuba ha creado y sigue produciendo, por eso les sugerimos
que sería oportuno que amplíen las categorías de los premios de la misma
forma que los colombianos cuentan ya con la categoría de Mejor álbum de
cumbia/vallenato, y los argentinos tienen el Mejor álbum tango, y los
españoles el Mejor álbum flamenco, y los dominicanos en la categoría de
Tropical tienen el Mejor álbum de merengue, y a los brasileños les
permiten siete categorías especiales,  y a los mexicanos le dan seis tipos de
premiaciones en la categoría Regional Mexicana. Con la constante creación
musical cubana que ha abastecido al mundo por más de un siglo bien
pudiéramos tener categorías para la Timba, para la música guajira, para los
repentistas, otra para los mejores boleristas/filin, otra para las mejores
Charangas, mejores Conjuntos, Septetos o Sextetos tradicionales, y para
los soneros, que se diferencian entre sí igual que la regional mexicana tiene
Mejor álbum ranchero; Mejor álbum banda; Mejor álbum grupero; Mejor
álbum tejano; Mejor Álbum norteño; Mejor Canción regional mexicana.
Sería más equitativo. ¿No creen?

Y no pido solo como cubana, también pueden agregar categorías de Punta
para los hondureños, Vals peruano tan bellos y difundidos, y si ya tienen
merengue dominicano pueden poner la bachata, porque no puedo creer que
los que mandan en esa academia escuchen por igual todos los ritmos o no
estén informados de la riqueza rítmica latina, ni lo que significa esto último
(LATINA). Igualmente los españoles no solo han producido flamenco,
bien pudieran ampliarles los premios, a zarzuelas, sevillanas, pasodobles ¿o
solo cuenta la variedad para mexicanos y brasileños?

Creo que no es justo que un álbum como por ejemplo el de
Gonzalo
Rubalcaba y Francisco Céspedes
que se llama "Con permiso de Bola"
dedicado a esa gran leyenda de la música cubana, con tanto bolero-filin
esté compitiendo en la misma categoría de Mejor Álbum Tropical
Tradicional con una producción musical estilo charanga de Cuba como es
"A comer chicharrón" de La Charanga Cubana, de Los Ángeles,
California, dos excelentes exponentes pero con distintos géneros. Sugiero
que bien pudieran agregar la categoría de Trova donde se agrupan el
bolero, la canción, la criolla, la habanera, la clave, el capricho, el pregón,
que cuentan con versiones modernizadas sin perder su autenticidad, lo
mismo agregar el Chachachá que hemos escuchado éxitos en versiones
nuevas como
"Ríen y Lloran" en la voz de Celia Cruz y "Muévelo"
interpretado por
Rey Ruiz, sin contar como Santana y Maná llevan este
ritmo fusionado con su rock, igualmente el mambo que tanto enloquece a
Hollywood. Me temo que los que dirigen la Academia de los Grammy no
se hayan percatado que el término Salsa no es ni siquiera un género, sino
una forma de tocar la música cubana, ni sepan cuantos países están en el
Trópico que nada tienen que ver con la música que ellos han encasillado en
la categoría Tropical. (Les sugiero leer el artículo
"Música tropical,
afroantillana o afrocaribeña"
en www.mariaargeliavizcaino.com/m-
musicatropical.html)

No podemos quejarnos, a pesar del bloqueo contra lo cubano, de las pocas
categorías creadas para los mismos, y a no tener un gobierno que nos
apoye culturalmente, tuvimos bastantes nominados, como cuatro para los
juveniles
Orishas, incluyendo la que ganaron con Calle 13 en la categoría
Mejor Canción Urbana, que también estaban nominados por su canción
"Hay un son” compartida con Mathieu, y en Mejor Álbum de Música
Urbana, y en Mejor Video Musical Versión Corta. En la categoría Tropical
estuvo  
Willy Chirino e Issac Delgado como Mejor Álbum de Salsa;
Issac estuvo además nominado en Mejor Canción Tropical, con “La mujer
que más te duele” que interpreta junto al puertorriqueño Víctor Manuelle,
de la autoría de Yoel Henríquez y el cubano
Jorge Luis Piloto; a Albita en
Mejor Álbum Tropical Contemporáneo; a
Pancho Céspedes junto a
Gonzalito, a La Charanga Cubana, a Alfredo Valdés Jr., y a Ibrahim
Ferrer
(quien falleció en agosto del 2005) en Mejor Álbum Tropical
Tradicional; en la categoría de Cantautor estuvo
Amaury Gutiérrez y
Silvio Rodríguez (reconocemos al artista, y repudiamos al agente servil de
la tiranía castrista); en Tradicional como Mejor Álbum Folklórico a
Los
Muñequitos de Matanzas
por su CD “Tambor de fuego”; a la premiada
hasta en Europa la cantante y compositora
Luisa María Güell en la
categoría de Mejor Álbum Tango; y como habíamos dicho como Mejor
Álbum de Jazz Latino (que es jazz afrocubano pero no se puede decir) a
Paquito, a Chuchito y Arturo. Compartiendo logros en la nominación
como Grabación Del Año, donde se premia además del artista a los
productores e ingenieros, tenemos que reconocer el álbum nominado de
Beyoncé y Shakira donde trabajaron los cubanos
Olgui Chirino y Rudy
Perez
. Además de ese gran premio a la excelencia para Olga Guillot.

Para todos, nuestra sincera felicitación, igualmente para los ganadores, que
no le quitamos su mérito, pero sí reclamamos que haya un balance, porque
entendemos que los cubanos talentosos son muchos y que también deben
ser premiados. Años atrás vimos al grupo mexicano Maná quejarse
diciendo de que los Grammy Latino eran premios de los Estefan, y
posteriormente ellos resultaron ganadores, así que los artistas cubanos de
adentro y de afuera del país deben saber que si no ponen a sonar bien alto
los batás, nunca irán al bembé, aunque para eso mucho dependerá de los
medios de comunicación, (sinónimo de $$$).

Opiniones y sugerencias bienvenidos a mariaargelia@hotmail.com. Más
trabajos de la autora puede encontrarlo visitando
www.mariaargeliavizcaino.
com