Blanquita Amaro, la Atómica Cubana
Por María Argelia Vizcaíno

Muy poca información he encontrado en Internet sobre Blanquita
Amaro, sin embargo, como dijera el prestigioso periodista
Fausto
Miranda
(EPD) fue "una diva histórica de Cuba y Latinoamérica”. El
Dr. Cristóbal Díaz Ayala en su ilustrado libro "Del Areyto a la Nueva
Trova" nos cuenta como triunfa en Buenos Aires
"y hace bueno su
sobrenombre de la
ATÓMICA CUBANA, pues es atacada por
admiradores que pierden los estribos"
.

Increíblemente la historia de esta consumada artista cubana se pierde
porque decidió vivir en tierras de libertad, y ni siquiera
Helio Orovio
la tiene en cuenta en su Diccionario de la Música Cubana (Edición
1981, ni en la aumentada de 1992), es que el peor crimen de la
revolución de Fidel Castro ha sido robarle a su pueblo el pasado,
como bien ha analizado mi admirado amigo
Esteban Fernández en
su artículo "Un pueblo sin pasado" que pueden leer en http://
www.
mariaargeliavizcaino.com/RescatandoelpasadodeCuba.html.

Pero aunque los malas entrañas se empeñen, nosotros los que
vivimos en libertad no permitiremos que eso suceda, de ahí que he
brindado mi página
www.mariaargeliavizcaino.com a todos los
talentos artísticos cubanos en el exilio para engrosar un diccionario
donde quedará por siempre su huella, al que invito a todos a visitar y
colaborar con la información y fotos que posean.
Blanquita Amaro nació el 30 de junio de 1923, en San Antonio de los
Baños, término municipal de la provincia La Habana, donde comenzó
sus “pininos” artísticos en un pequeño teatro de su pueblo. A los
nueve años ganó el primer premio en un concurso de canto en el
Teatro Payret de la capital cubana interpretando "El Jibarito".

En el tomo I del enjundioso libro "Vida y Milagros de la Farándula en
Cuba" su autor
Rosendo Rosell nos narra como Blanquita con sólo
13 años, tenía un cuerpazo
"para discutirle el primer premio a la Miss
Universo más universal que haya existido"
, por eso la carpa del teatro
Yara en la esquina de Párraga y Santa Catalina, en la barriada de La
Víbora,
"temblaba al compás de las fabulosas caderas de Blanquita
Amaro"
. Ahora entendemos el motivo por el que fue tan asediada, que
por un largo tiempo tuvo que usar un bastón a consecuencia de un
ataque brutal de un admirador en Centroamérica.

Cuando se casó con su primer esposo
Orlando Villegas, quien pasó
a ser su representante, director y empresario, éste le "dedicó su
energía e inteligencia a pulir aquel diamante". Nos relata Rosell en el
mismo tomo, que recordaba perfectamente cuando
"hizo debutar a su
hija Idania, al lado de su famosa mamá, en el escenario del teatro
Campoamor de La Habana. Las vistió igual, o las desvistió igual, las
peinó lo mismo y ambas salieron a escena como dos hermanas
gemelas, porque Blanquita era arrolladoramente joven todavía."

Hemos visto las fotos en la revista Gente de la Semana, del año 1952,
y nos quedamos impresionados con la figura de ambas.

Participó en las principales programaciones televisadas de Cuba
republicana como "Casino de la Alegría", "Jueves de Partagás", "El
show del Mediodía", entre otros, igualmente en los mejores
espectáculos de teatro y cabaret. Debutó en el cine cubano
trabajando en las películas “Mi tía de América” y “Estampas
habaneras”, de Gilberto Valdés en 1939. Le siguieron “Embrujo
antillano”, que usó como tema musical el bolero del mismo título del
cubano José Carbó Menéndez, filmada entre México y Cuba en el año
de 1945, compartiendo escena con Ramón Armengod y la también
famosa vedette cubana María Antonieta Pons. Le siguieron: Prófugos
(1940); Hotel de verano (1943) con el comediante mexicano Germán
Valdés “Tin Tán”; Escándalo de estrellas (1944) con el galán
mexicano Pedro Infante, cantando canciones de Eliseo Grenet,
Manuel Esperón y Ernesto Cortázar; Bésame mucho (1945) con el
tema musical de Consuelo Velázquez, donde bailó con el Ballet
Cubano de Sergio Orta; y Rincón Criollo (1950).

Trabajando al mismo tiempo para las películas argentinas: Cuidado
con las imitaciones (1948); Una noche en el Ta Ba Rin (1949); Buenos
Aires a la vista (1950), con Agustín Irusta; A La Habana me voy,
(1950), con Tito Lusiardo, Otto Sirgo (cubano), Pedro Vargas
(mexicano), la famosa pareja de baile Raquel y Rolando, la orquesta
femenina Anacaona y Los Reyes del Mambo; El seductor, (1950) con
Luis Sandrini, Elina Colomer y Mecha López; Locuras, tiros y mambo,
con la compatriota Elizabeth del Río (1951); Una cubana en España
(1951) producción cubano-hispano-argentina, en la que participaron
Marujita Díaz, el actor-torero Mario Cabré y Tito Lusiardo; Bárbara
atómica, (1952), con un elenco integrado por Juan Carlos Thorry,
acompañados por las también cantantes y bailarinas cubanas Las
Mulatas de Fuego; Bella, la salvaje (1953); Luna de miel para tres,
protagonizada por Gloria Marín, Jorge Negrete y la argentina Nelly
Meden; Mi viudo y yo, (1954); Casada y señorita (1954) actuando
junto a su hija Idania Villegas Amaro, Fernando Albuerne y el Dúo Las
Palomitas;  Fue su última participación fílmica en "¡Qué Caliente está
Miami!" (1980), de Javier Durán, junto a Olga Guillot, Pedrito Román,
Raymundo Hidalgo-Gato (El Súper) y su hija Idania.

Considerada entre las primeras vedettes cubanas que fue
internacionalmente conocida por sus excelentes presentaciones, en
TV, teatro, cabaret, y cine. Como hemos visto filmó más de veinte
películas en países como México, España, Argentina, Panamá,
Venezuela, Puerto Rico, Chile, Brasil y hasta en África. Fue aplaudida
también en Lima, Perú, en San José de Costa Rica, y en Managua,
Nicaragua.

En el año 1959, en plena efervescencia de su carrera se exilia en
Panamá junto a su esposo y su única hija, participando en los shows
de la televisión panameña que se presentaban al mediodía con los
mejores actores cubanos exiliados como
Armando Roblán, Rolando
Barral, y Leopoldo Fernández “Tres Patines
”, llegando a tener su
propio programa de televisión "El Show de Blanquita Amaro"  en el
Canal 2 y estrenando la primera telenovela de la TV de Panamá en
1963 que se llamó "La esquina del infierno" donde participaron Anita
Villalaz, Mireya Uribe, Antonio Bernal y Armando Roblán.

Sin dejar de actuar en otros países y en la ciudad de Miami, fue en
ésta donde se mudó definitivamente en 1968. En la capital del exilio
participó en innumerables obras benéficas, programas de radio,
figurando en los principales montajes de teatro como los realizados
por Pro Arte Grateli y programas de TV como "Dígalo con mímica",
llegando a tener su propio teatro en la década de 1970 en la  57
Avenida del SW.

Fue Blanquita Amaro, además de premiada y reconocida, una de las
grandes precursoras de la cultura cubana en el exilio para que no se
olvidara nuestra historia, por eso por 28 años, presentaba anualmente
en el Miami-Dade County Auditorium el espectáculo "Cuba canta y
baila" (que es el nombre de una vieja película musical cubana de
1951), dirigido por su hija Idania conjuntamente con la producción de
su yerno
Manolo del Cañal, por donde pasaron legendarias figuras
artísticas desde Marta Pérez, Olga Guillot, Tongolele, Olga Chorens,
Tony Alvarez, María Marta Serra Lima, Xiomara Alfaro, Dinorah Rivas,
el maestro Alfredo Munar, dándole también la oportunidad a los
artistas que recién llegaban como Annia Linares y Maggie Carlés.

En el año 2001 sufrió una trombosis cerebral que se agravó después
de perder a su única hija Idania en octubre del 2002, quedando al
cuidado de sus tres nietos Tony, Orlando y Manny, en casa de un
familiar. Se vio públicamente por última vez el 27 de enero, 2007 en el
Teatro Manuel Artime de la ciudad de Miami, cuando la soprano
Alina
Sánchez
, le dedicó la función y todos los asistentes de pie le
regalaron una merecida ovación.

Falleció en la ciudad de Miami, el jueves 15 de marzo, 2007 a las 10 p.
m. en el Baptist Hospital de esa ciudad que por tantos años le sirvió
de refugio porque siempre le recordó la patria adorada. Le sobrevino
un infarto cardíaco a consecuencia de los problemas vasculares que
ya sufría. Fueron sus restos sepultados en el cementerio Our Lady of
Mercy, el lunes 19.

Penosamente en Cuba las nuevas generaciones no conocen a
Blanquita Amaro, ni muchos de los exiliados de las últimas décadas
tampoco, porque, o no les ha preocupado aprender nuestra historia
anterior a 1959, o porque los medios de comunicaciones bloquean a
todo el talento cubano exiliado que pueden. Por eso, cuando nuestra
patria recobre su pasado, que sólo es posible cuando se implante un
sistema democrático, nuestra Blanquita Amaro volverá a bailar y
actuar en los teatros, cines y TV de nuestro país, aunque sea en
películas, para disfrute de todos sus compatriotas en la isla.-
Nos relata Rosell en el
mismo tomo, que
recordaba perfectamente
cuando
"hizo debutar a
su hija Idania, al lado de
su famosa mamá, en el
escenario del teatro
Campoamor de La
Habana. Las vistió igual,
o las desvistió igual, las
peinó lo mismo y ambas
salieron a escena como
dos hermanas gemelas,
porque Blanquita era
arrolladoramente joven
todavía."
Hemos visto
las fotos en la revista
Gente de la Semana, del
año 1952, y nos
quedamos
impresionados con la
figura de ambas.
En el tomo I del enjundioso libro "Vida y Milagros de la Farándula en
Cuba" su autor
Rosendo Rosell nos narra como Blanquita con sólo
13 años, tenía un cuerpazo
"para discutirle el primer premio a la
Miss Universo más universal que haya existido"
Junto a Rosendo Rosell y Armando Roblán. (Foto del libro Vida
y Milagros de la Farándula en Cuba del Tomo III)
...cuando nuestra patria
recobre su pasado, que
sólo es posible cuando
se implante un sistema
democrático, nuestra
Blanquita Amaro
volverá a bailar y
actuar en los teatros,
cines y TV de nuestro
país, aunque sea en
películas, para disfrute
de todos sus
compatriotas en la isla.-
Blanquita Amaro y
su hija Idania
Villegas del Cañal.
1992
Adiós a "La Reina del Mambo"
Murió ayer (15 de marzo, 2007) Blanquita Amaro, a los 84 años
Muy popular en la Argentina desde 1947

Por Adolfo C. Martínez
Para LA NACION, Argentina
Link permanente: http://www.lanacion.com.ar/892320


En Miami, donde residía desde hace varias décadas, falleció ayer, a los 84 años, como consecuencia de un
problema cardíaco, la actriz, cantante y bailarina Blanquita Amaro. Había nacido en 1923 en Cuba, y desde su
adolescencia se sintió atraída por los ritmos de su tierra natal, a los que ella les aportaba su pícara sonrisa y su
esbelta figura. Un empresario le ofreció la oportunidad de actuar en un night-club de La Habana y ella, pese a la
oposición de sus padres, aceptó el contrato que le permitió lograr una rápida popularidad tanto en los teatros como
en la radio de su ciudad natal.

Su simpatía y ese electrizante movimiento que le imprimía a su ágil cuerpo la convirtieron en una de las figuras
más populares de aquella época, y compartió varias temporadas con las principales vedettes de una etapa
artística cubana en la que ella supo destacarse por su novedosa forma de actuación. Requerida por varios
productores mexicanos, Blanquita Amaro continuó su trayectoria en aquel país, donde fue bautizada como "La
Reina del Mambo", y en 1947 se afincó en la Argentina, donde muy pronto ganó una enorme popularidad.

Con Tita Merello y Alberto Castillo compartió una exitosa temporada en el teatro Casino, y su carrera escénica
prosiguió en los principales escenarios porteños, junto a las más populares figuras del momento. Sus vestidos
resplandecientes, su amplia sonrisa y ese modo de actuación sensual y gracioso al mismo tiempo la convirtieron
en una de las vedettes predilectas del público local, que siguió también su labor radial y agotó sus discos
grabados a lo largo de los años.

Con el aval cinematográfico de Estampas habaneras , película que Blanquita Amaro había rodado en su tierra en
1938, no le fue difícil que los productores le ofrecieran la posibilidad de protagonizar varios films a poco de llegar a
la Argentina.

En radio hizo Canciones y sonrisas de América (1947), con Fidel Pintos, y Belleza tropical (1949), con Pablo Palitos.

En la pantalla grande rivalizó con su coterránea Amelita Vargas, con quien trabó amistad mucho tiempo después, y
en 1948 "La Reina del Mambo" acompañó a Los Cinco Grandes del Buen Humor en Cuidado con las imitaciones ,
película que le abrió un amplio espacio para proseguir su labor cinematográfica. Un año después actuó en Una
noche en el Ta-Ba-Rin , y posteriormente rodó A La Habana me voy , El seductor y Buenos Aires a la vista , las tres
realizadas en 1950; Locuras, tiros y mambos (1951), Bárbara Atómica (1952) y Casada y señorita y Mi viudo y yo ,
ambas de 1954.

Con show propio

Tras permanecer casi un lustro en la Argentina viajó a Miami, donde produjo y animó su propio show televisivo, y en
la década del setenta volvió a los escenarios porteños junto a Amelita Vargas.

De regreso a Miami prosiguió su trabajo artístico y, fundamentalmente, se dedicó a atender a Idania, su hija, que
falleció hace algunos meses.

Blanquita Amaro quedará en el recuerdo como una de esas figuras extranjeras que aportaron calidad y simpatía
tanto al cine como al teatro argentino dentro de una trayectoria que difícilmente caiga en el olvido de ese público
que la ovacionó tanto.

Opiniones sobre este trabajo pueden ser
enviadas escribiendo a
mariaargelia@hotmail.com

Mil gracias a todos los que tan
amablemente han colaborado para
enriquecer esta página.
***Mon, 19 Mar 2007 21:45:06 EDT

Gracias a Dios y a mis padres, yo sí conocí de
Blanquita Amaro, e incluso vi dos de sus
películas, hace ya un buen tiempo... Saludos,

Pablo Valentín

***Tuesday, March 20, 2007 10:25 AM
María Argelia: Te felicito por este trabajo que
estas haciendo. Saludos
Dr. Raul Inda

***Tuesday, March 20, 2007 11:41 AM
María Argelia:
Aunque no tengo mucho tiempo para
escribirte, prefiero enviarte este corto
comentario acerca de Blanquita Amaro, pues
me diste una perfecta idea de saber quien fue
ella. Tu artículo tiene una calidad
extraordinaria, por lo bien escrito y lo
enjundioso sobre la vida de esta gran artista,
pues sabía muy poco de la misma. Una vez
más te agradezco mucho poder disfrutar de tu
pluma, tan agradable e interesante.
Ulises Rivero

***Tue, 20 Mar 2007 11:52:20 -0400
María Argelia:
Por fortuna yo conozco de Blanquita Amaro,
aunque vine muy pequeña. Esa cubana nos
deleitó a muchos exiliados cuando no había el
canal 23 ni el 51 y se daba los domingos por
el canal 6 un rato de televisión en español y
ella con los pocos artistas que habían aquí
que venían de nuestra tierra nos entretenía y
nos hacía sentir más cerca a lo nuestro.
Siempre me pregunto por qué no la dieron
más porque el programa era bueno. Tenía
música, chistes, la mímica y en especial,
seguía oyendo mi español. Para mi fue un
tremendo placer y como no recordarla. Lo que
pasa es que las cosas buenas a las personas
se les olvida pero esos tiempo de no tener
canal 23 ni otros pues nos dábamos el lujo de
ver el Canal 6 por una hora los domingos por
las mañanas. También me pregunto que
habrá pasado con “Armando Rodríguez” que
también tenía un show en el canal 6 con
nuestros artistas cubanos, me gustaría saber
que ha sido de ese señor que también
disfrutábamos de su programa 1/2 hora.
Cariños.
Marta Baldor Prats

***Tuesday, March 20, 2007 12:07 PM
Blanquita Amaro.
¡Una artista cubana con más de 48 películas
en su historial! En España fue muy conocida y
aplaudida por todos los de aquella época
gloriosa del cine donde ella representaba a la
cubana rumbera y actriz con un carisma
impresionante. En España en 1970, se le
rindió un gran homenaje por televisión de una
hora, dedicado a todo su historial
cinematográfico y Luisa María Güell que recién
acababa de llegar, se sintió muy orgullosa de
que existiera una estrella tan internacional
como esta gran leyenda cubana del cine a la
cual ella desconocía y que tuvo el gusto de ser
entrevistada por ella en su programa “El Show
de Blanquita Amaro” en TV en Miami en 1980.
¡Descanse en paz Blanquita Amaro!
Luisa María Güell

***Tuesday, March 20, 2007 1:37 PM
Muy bueno, María Argelia, y mucha razón en lo
que dices.
Cariños,
María Eugenia Caseiro

***Tue, 20 Mar 2007 12:35:25 -0700 (PDT)
Sra. Vizcaino, he tenido la suerte de que me
llegara un mensaje que usted hizo con motivo
de la muerte de Blanquita Amaro, quiero
decirle que entré a su website y he encontrado
el mismo muy interesante y la felicito por eso.
Excelente trabajo y que Dios la bendiga.
María
R. Recio
.

***Tue, 20 Mar 2007 17:55:26 -0400        
Te felicito una vez más. Tus dos artículos,
sobre Mercy Navarro y Blanquita Amaro, son
dignos de ser publicados en nuestros mejores
periódicos y revistas, aquí y en el extranjero
también. Creo que son dignos homenajes a
dos mujeres extraordinarias, que pusieron
muy en alto el nombre de Cuba en el mundo
de la música. Una se nos fue muy joven,
lamentablemente, y la otra ya mayor, pero aún
bella, después de dejar su nombre en muchos
países como la gran artista que fue.
Es penoso que no se les dé el crédito que
ambas se merecen.
Saludos,
Miriam Isa

***Fri, 23 Mar 2007 20:59:54 EDT
HOLA MI NOMBRE ES MARIO RODRIGUEZ,
SOY CUBANO Y MI GRAN IDOLO FUE
BLANQUITA, TUVE LA OPORTUNIDAD DE
COMPARTIR CON ELLA Y CON IDANIA EN SU
SHOW DE HIT TV, ( DIGALO CON MIMICA)
POSTERIORMENTE COMPARTIMOS EN
MUCHOS OTROS EVENTOS, YO PERTENECIA
A UN GRUPO TEATRAL, DE LA SRA. AMALIA
BRUZOS, MUY AMIGA DE IDANIA Y
BLANQUITA, FUE UN PRIVILEGIO PARA MI
HABER CONOCIDO ESTA MUJER TAN BELLA
Y HUMANA, MUY ALEGRE Y SIMPATICA,
RECUERDO EN UNA OCASIÓN LE COMENTÉ,
-"BLANQUITA COMO ME GUSTARIA PODER
MOVER LAS CADERAS COMO TU, PERO SOY
HOMBRE Y ESO CREO QUE NO SE VE BIEN
EN MI"-, SE ECHÓ A REIR CON ESA RISA
CONTAGIOSA Y AMPLIA QUE TENIA, Y ME
DIJO: -"PÁRATE A MI LADO"- Y LO DEMÁS FUE
HISTORIA, JAMÁS PUDE MOVERME COMO
ELLA, PERO HICE EL INTENTO, FUE MUY
DIVERTIDO, IDANIA ME DECIA PONTE EL
CINTURÓN DE CASCABELES EN LA
CINTURA PARA QUE DISIMULES. FUE MUY
LINDO ESE MOMENTO, JAMAS LO OLVIDARE
Y NUNCA OLVIDARÉ A BLANQUITA, FUE MI
SUEÑO HECHO REALIDAD COMPARTIR CON
TAN BELLA SEÑORA.
ATENTAMENTE
MARIO RODRIGUEZ

***Sat, 01 Sep 2007 16:12:49 -040
0
ESTUVE EN TU WEB Y ALLI ME INFORME
MUCHISIMO DE TODOS LOS GRANDES
ARTISTAS CUBANOS QUE HAN FALLECIDO
EN EL EXILIO, PERO EN ESPECIAL MI AMADA
BLANQUITA AMARO, QUE LINDO LO QUE
ESCRIBISTE DE ELLA, YO TUVE LA
OPORTUNIDAD DE VERLA EN UN PEQUEÑO
TEATRO PROPIEDAD DE ELLA ALLA POR
1980 EN LA OBRA "YO QUIERO QUE ME LO
COSAN", CON SU HIJA Y TRES PATINES, ME
DIVERTI MUCHISIMO E HICE MI SUEÑO
REALIDAD DE VER A LA AMARO EN
PERSONA. NUNCA LA OLVIDO A PESAR DE
QUE RESIDO EN NYC Y LA TELEVISION ESTÁ
NEGADA A LOS ARTISTAS CUBANOS, Y
COMO BIEN DICES MUY POCO SE DIJO DE
ELLA Y MUY POCO SE CONSIGUE DE ESA
GLORIA CUBANA EN LA INTERNET. ME
ENCANTA LO SINCERA QUE ERES Y COMO
DICES LA REALIDAD DE LA TV EN ESPAÑOL
EN USA. DE AHORA EN ADELANTE TENGO
DONDE INFORMARME. GRACIAS,
RUDI
Blanquita Amaro en el recuerdo de un argentino

Por Oscar Ferrari.
Buenos Aires - Argentina

Unos amigos míos, conociendo mi buena memoria y mi admiración por la señora Blanquita Amaro me
preguntaron si me animaría a escribir una reseña de su carrera en Buenos Aires.

Antes que nada quisiera dar una idea de lo que era el país cuando Blanquita llegó a Buenos Aires. A
fines de la década de los años 40, la Argentina pasaba por el mejor momento económico de su
historia. Buenos Aires, su capital, era una fiesta. El dinero circulaba como nunca: cines, teatros,
confiterías, restaurantes, bares, cabarets estaban siempre repletos de gente, la vida nocturna era una
algarabía total y algunos restaurantes estaban abiertos las 24 horas del día, lo mismo pasaba con las
confiterías y las librerí­as de la Avenida Corrientes, que no cerraban nunca. A Corrientes la llamaban la
calle que nunca duerme y a Buenos Aires, por sus luces y espectáculos, el París de América.

Blanquita fue contratada originalmente no para un espectáculo revisteril, sino para una comedia
musical encabezada por las más importantes figuras del momento, como Tita Merello, Alberto Castillo
(el más popular cantante de tangos de entonces), y uno de los mejores comediantes de la época,
Pedro Quartucci. La obra se estrenó en el teatro Casino, el más importante que existía en el circuito
céntrico. Su capacidad era aproximadamente de 1,000 personas y su escenario giratorio el más
grande por su profundidad, lo que permitía construir las más suntuosas y complicadas escenografías.
La obra se llamaba "Malena luce sus pistolas", una comedia muy divertida matizada por cuadros
musicales. Blanquita hacía su aparición en la mitad de la obra lo que hizo crecer la expectativa en el
público, que estaba ávido por ver a la famosa rumbera recién llegada de Cuba.

Al levantarse el telón pudo verse una lujosa escenografía reproduciendo una gran avenida en
perspectiva hacia arriba bordeada por palmeras, lo que hacía suponer que se trataba de la ciudad de
La Habana y a lo lejos, en el centro de la escena, aparecía la escultural figura de Blanquita Amaro con
su increíble cabellera, su sonrisa que era como una luz más en el escenario y su espléndida
vestimenta de rumbera. Su baile y su canto electrificaron al público, que al finalizar el cuadro aplaudió
enloquecido. Fue en ese momento cuando todos caímos rendidos ante su magia. Esa noche comenzó
para los argentinos la leyenda de Blanquita Amaro. La comedia duró toda la temporada a teatro lleno.
Desde entonces Blanquita pasó a ser una de las estrellas más luminosas del firmamento teatral de
Buenos Aires.

A raíz de ese triunfo, fue contratada para actuar en cine, que en esa época atravesaba su mejor
momento. En Argentina se filmaban de 50 a 60 películas al año con gran respuesta del público y, sobre
todo, era el primero en el mercado hispanoamericano. Las principales figuras como Libertad
Lamarque, Hugo del Carril, Nini Marshall, Luis Sandrini, Pepe Arias, Zully Moreno, Mirtha Legrand y
muchísimas estrellas más, eran tan populares en la Argentina como en el resto de los países de habla
hispana.

Blanquita debutó como actriz de cine en el año 1948 en una película llamada "Cuidado con las
imitaciones", la cual era encabezada por los 5 grandes del buen humor, un conjunto cómico muy
exitoso por aquellos años. Su segunda película, de 1949, se llamó "Una noche en bal-tabarín",
adaptación de una opereta francesa llamada "La duquesa de bal-tabarín", protagonizada por Pepe
Iglesias "el zorro", (famoso por sus imitaciones y su humor), y Elena Lucena (actriz versátil, cantante y
bailarina), dirigidos por el más prestigioso de los directores de la época, Don Luis César Amadori,
marido de Zully Moreno, otra gloria del cine argentino. Esta fue una comedia brillante en la que la Sra.
Amaro se lució en cuadros musicales y como intérprete. Fue en 1950 que es lanzada como figura
principal en la película "A La Habana me voy", acompañada por Tito Lusiardo. El galán de esa película
fue nada menos que el prestigioso actor cubano de cine y teatro Otto Sirgo, y la dirección de Luis Bayón
Herrera, con exteriores en Cuba y Venezuela.

En ese mismo año filma "El seductor" con el mismo director y con el actor más famoso y cotizado del
cine argentino por esos días, Don Luis Sandrini, un tragicómico muy popular en toda América Latina.
En esta película se la muestra a la Sra. Amaro más como actriz que cantante o rumbera y hasta tiene
un cuadro musical diferente a los que ella había hecho hasta ese momento. Ese mismo año y dirigida
también por Luis Bayón Herrera se filma "Buenos Aires a la vista". En 1951 vuelve a trabajar con los 5
grandes del buen humor.

En 1952 Blanquita filma el que sería su más grande éxito en el cine argentino, "Bárbara atómica",
dirigida por Julio Sarraceni según la obra "Bárbara Bow", de Michel Durán y con el galán más popular
del cine y la radio en ese momento, Juan Carlos Torry. En el elenco también actuaba el famoso
conjunto de baile cubano "Las Mulatas de Fuego".

En el año 1954 filma "Casada y Señorita" con Pedrito Quartucci, Tato Bores, Vicente Rubino, y la
presentación de su hija, Idania Amaro, con dirección de Carlos Rinaldi. Se trataba de una comedia de
extracción teatral. Ese mismo año también se filmó la que serí­a su última pelí­cula hecha en nuestro
país, "Mi viudo y yo" con dirección de Enrique Cahen Salaberry y acompañada por Alberto Closas, un
actor español radicado en la Argentina, marido de Amelia Bence, y otro español residente en la
Argentina llamado Andrés Mejuto.

Blanquita Amaro siempre estuvo rodeada por las figuras más importantes de la época, tanto en cine
como en teatro, dado que estaba considerada una de las artistas más destacadas de nuestro medio.

En la década de los años 60 el señor Goar Mestre, quien fundó en Buenos Aires el canal 13 de
televisión (el mejor de la TV argentina hasta el día de hoy) contrató a la diva para actuar en un show que
se emitía semanalmente llamado "El show de Blanquita Amaro", lo cual marcó su debut en la TV
argentina.

Terminado su contrato Blanquita dejó nuevamente el país y después de varios años volvió a la
Argentina para actuar en el teatro Astros. El público la recibió como si nunca se hubiese ido y el éxito la
acompañó durante toda la temporada. Llovieron sobre ella flores arrojadas por el público desde los
palcos, la tertulia y la platea, como nunca se vio ni se volverá a ver en un teatro argentino. No sé si debo
decir esto, pero creo que los argentinos fuimos los que más admiramos y quisimos a Blanquita Amaro.

En los años 80 retornó a Buenos Aires invitada por Mirtha Legrand a su programa "Almorzando con
Mirtha Legrand", que aún hoy se transmite diariamente. En ese programa también estuvo presente otra
actriz y rumbera cubana radicada en Argentina desde 1945, Amelita Vargas, con quien Blanquita
improvisó un cuadro musical que fue sensacional.

Poco después apareció también en otro programa muy popular en nuestro medio conducido por
Susana Giménez en el que Blanquita interpreta, con un cuerpo de bailarines, un número musical
logrando que el programa marcara uno de los más altos ratings de la TV argentina.

En esa temporada, y junto a Amelita Vargas, montó un espectáculo con el que recorrieron los
principales teatros del país con un éxito inolvidable.

Recuerdo que con unos amigos intentamos verlas en el teatro "Fénix" del barrio de Flores pero fue
imposible ingresar pues había tres cuadras de cola. Se debieron agregar sillas adicionales por la
cantidad de público y quedamos fuera del teatro tantas personas como las que estaban
dentro.¡Increíble!

La repercusión fue tal que le llovieron propuestas para la siguiente temporada. Carlos A. Petit, famoso
productor de espectáculos revisteriles, a quien se le pidió que relatara algunas anécdotas sobre la
revista porteña, respondió que no podía dejar de mencionar un fenómeno llamado Blanquita Amaro y al
respecto dijo: «Cuando ella actuaba, noche tras noche debía colgarse en la boletería del teatro un
cartel que decía "No hay más localidades", y cuando dejaba de actuar porque filmaba o salía de gira la
recaudación descendía drásticamente a casi la mitadâ este fenómeno», agregó el señor Petit, «no se
repitió nunca con ninguna figura de la revista».

El tiempo ha pasado y Blanquita quedó grabada con letras de oro en la historia del espectáculo
argentino, no como rumbera ni como vedette, sino como una gran dama cubana, con su arte, su magia
y su simpatía. Imagen que quedará para siempre como el símbolo de aquel Buenos Aires irrepetible y
permanecerá en la memoria de todos los de mi generación.

Estos recuerdos quiero dedicarlos a la memoria de mi hermana Rosa, que ya no está, quien admiraba
con pasión a Blanquita Amaro y gracias a quien me transformé yo también en un admirador más de la
gran señora. -
e-mail  -    mariaargelia@hotmail.com
Copyright © 2010 María Argelia Vizcaíno
Cortesía de Miguel Ángel Ariza, artista gráfico, quien nos cuenta que de niño
dibujaba a las personas y sus maestras lo llevaron como premio al programa
de televisión que tenía Blanquita en Panamá llamado “El Show del Mediodía”,
en el Canal 2. Blanquita hizo mucha televisión en Panamá y es parte
importante en la historia de la producción televisiva del país centromaericano.

Esta imagen fue tomada en 1997 cuando retornó a suelo panameño después
de muchos años. En ese momento el Sr. Ariza le hacía entrega de un retrato al
carbón que le había realizado. Curiosamente ella aún lo recordaba.

Opiniones sobre este trabajo
pueden ser enviadas
escribiendo a
mariaargelia@hotmail.com
Sección constantemente en
progreso, visítela próximamente
Otros diccionarios y notas de
importancia
Blanquita Amaro con Chamaco García
en la obra Vidas Privadas.
Relación de los artistas y músicos cubanos
fallecidos entre 2007 - 2008
PULSE AQUI

Relación de los artistas, músicos e
intelectuales cubanos fallecidos en el 2009
PULSE AQUI
Santa Cecilia, Patrona de los
Artistas. Celebración 22 de
noviembre
Elevamos nuestras oraciones por su
descanso eterno.
Talentos Cubanos
Fallecidos en el Exilio
Sería mejor no esperar a que mueran para
conocerlos y aplaudirlos. Los homenajes se
dan en vida.
Blanquita Amaro
Blanquita Amaro en la portada de la revista
Gente. Cortesía de
www.cabaiguan.net/profiles/blogs/blanquita-amar
o-la-atomica