Opiniones sobre este trabajo
pueden ser enviadas
escribiendo a
mariaargelia@hotmail.com
Sección constantemente en
progreso, visítela próximamente
Otros diccionarios y notas de
importancia
Espere a que
termine de cargar
e-mail  -    mariaargelia@hotmail.com
Copyright © 2010 María Argelia Vizcaíno
Interesados en promover su
negocio, sus trabajos artísticos,
obras, libros o producciones
discográficas, escriban a

rvizdesigner@yahoo.com

Para información extra
llamar al
(561) 758-4316
Material de consulta con Derechos
Reservados conforme a la ley
Queda prohibida la reproducción total o
parcial de todo lo que aparece en esta
página (web. blog, etc.), por cualquier
medio o procedimiento, sin para ello
contar con la autorización previa, expresa y
por escrito de María Argelia Vizcaíno.
Cualquier forma de utilización no
autorizada le será aplicada lo establecido
en la ley federal del derecho de autor.
Información puede encontrar visitando
http://www.copyright.gov/
Fotos propiedad de la familia Romeu, suministradas exclusivamente para documentar esta información.
Queda prohibida la reproducción total o parcial. Cualquier forma de utilización no autorizada le será
aplicada lo establecido en la ley federal del derecho de autor. Información puede encontrar visitando
http://www.copyright.gov/
La dinastía musical de los Romeu














Por María Argelia Vizcaíno
Parte I de IV

Es indiscutible que Cuba ha sido un país pródigo en talentos musicales –aunque les cueste reconocerlo
a los cubanofóbicos. En tres siglos creando ritmos y exportando música constantemente hemos notado
familias tan dotadas que no apagan la producción. A mi entender la más prolífica en nuestro país y la más
activa ha sido la de los Romeu (aunque le siguen muy de cerca otras como los Brito; Valdés; etc.).

Es tanto el material que hemos recopilado sobre la dinastía de los Romeu y de importancia extrema que
no podemos resumirlo mucho para que no se pierdan datos necesarios, por lo que para poder publicarlo
en la prensa escrita lo dividimos en varias partes.

Empecemos por quizás el más conocido, o del que más notas se han publicado,
Antonio María Romeu, y
de su hermano
Armando. Ambos hijos de Antonio Romeu que tocaba el violín sin dedicarse a la música
profesionalmente y de Agapita Marrero, los principales motivadores de sus hijos para que ejercieran la
carrera musical, hermanos de Raimundo y Jaime que fueron pedagogos, y Baltasar, que trabajaba en los
ferrocarriles aliados.

Basándonos en el primer volumen de la
Discografía de la Música Cubana, 1898-1925, escrito por el
talentoso
Dr. Cristóbal Díaz Ayala y en lo recogido por el investigador Eduardo Blanco para su página
www.soncubano.com, entre otros investigadores (Rosendo Rosell; Enrique C. Betancourt, etc.) más
algunas adiciones de investigaciones personales, elaboramos esta semblanza de los
hermanos Romeu
Marrero
, primera generación de los músicos de la dinastía Romeu. Y muy especialmente, contando con
la ayuda directa de la gentil amiga
Mery Rodríguez de Romeu, esposa de Armandito Romeu Bravo, que
fue la que nos conectó con los valiosos Romeu que con tan buena disposición nos aclararon la historia.

Antonio María Romeu Marrero

Antonio María Romeu Marrero, fue un compositor, pianista y director de orquesta de baile, pero además
un connotado creador. Nació en la ciudad de Jibacoa, en la costa norte de la provincia Habana, el 11 de
septiembre de 1876, falleció en La Habana, 18 de enero de 1955. Comenzó estudios musicales a los
ocho años de edad con el sacerdote
Joaquín Martínez. A los diez años estudiaba casi de modo
autodidáctico el piano. En 1887 debutó como pianista en el Casino Español del poblado Aguacate y en
1888 escribió su primera obra, una mazurca. El 22 de enero de 1899 la familia se mudó a la capital
cubana y esa misma noche comenzó a trabajar con su piano, acompañado de güiro (tocado por su
hermano
Armando, que casi nunca se le menciona), en el café La Diana, considerado lugar de moda
“donde se daban cita cuanto brillaba en la farándula, las letras y las artes” (como anota
Enrique C.
Betancourt
, en Apuntes para la Historia), en la esquina de las calles Reina y Águila a un costado de la
famosa tienda Los Precios Fijos frente a la Plaza del Vapor antes de ser demolida. Son esos asiduos
parroquianos los que morbosamente le apodan
“El bizco de la Diana”, por un defecto visual del pianista,
que en cuanto se hace famoso queda a un segundo plano para ser reconocido por su habilidad pianística
como “El mago de las teclas”.

La mayoría de los investigadores aseguran que es el creador en Cuba del tipo de orquesta llamada
Charanga francesa o “a la francesa” en los comienzos del siglo XX, cuando Antonio María Romeu
comenzó como pianista en la Orquesta de Leopoldo Cervantes. Anteriormente las orquestas de este tipo
se componían solamente de flauta, violín, contrabajo, timbal y güiro. La Charanga se caracterizó por ser la
que interpretaba el Danzón, nuestro Baile Nacional, y Antonio María Romeu fue el clásico intérprete que
más le aportó, creando su propia orquesta para 1911, con la que obtuvo una gran popularidad, por más
de cincuenta años. Su hermano Armando fue el primer músico cubano que tocó saxofón en una
charanga, porque Antonio María lo agregó a la orquesta francesa para sustituir al figle que era usual en
las orquestas típicas de viento, eso fue el 20 de mayo de 1912 en un baile celebrado en la Unión Fraternal
sociedad de las llamadas personas de color, pero que músicos blancos podían entrar, lo mismo al revés,
que en sociedades para los de piel blanca, los músicos de raza negra podían trabajar.

En 1924 cuando compone su danzón Marcheta, es que le impone un ritmo a contratiempo manejado por
el timbal, sin dejar de tocar a tiempo los otros instrumentos, innovando más el danzón. De 1925 en
adelante, -agrega el
Dr. Díaz Ayala - es “que comienzan las grabaciones eléctricas, Romeu sigue el estilo
de la etapa acústica, pero cada vez con más intervención de su hermano Armando tocando el sax alto o el
clarinete; el primero, cuando se trata de lograr una acentuación armónico-ritmática parecida a la que
hacían los instrumentos graves en la orquesta típica anterior a la charanga, y con el clarinete haciendo
dúos en la parte melódica con la flauta. Esta intervención empieza a disminuir, y en cambio cobra
presencia el güiro y el contrabajo”
. Por lo que asegura que “fue un innovador, probando distintos formatos
orquestales (…) por ejemplo en 1927, su orquesta aparece compuesta de piano, dos violines, dos saxos
uno de los cuales debe ser su hermano Armando, y la batería. Aparentemente, no hay güiro”.

Viajó por Estados Unidos para amenizar fiestas cubanas y para grabar una gran cantidad de discos para
el sello RCA Víctor. Compuso más de quinientos danzones, algunos de ellos con enorme difusión, como
“Alemán, prepara tu cañón”, “Eva”, “Siglo XX”, “La danza de los millones”, “El servicio obligatorio”, “El mago
de las teclas”, “Jibacoa”, “Ay, que me vengo cayendo”, y “La flauta mágica”, en colaboración con Alfredo
Brito. Cuando el danzón comenzó a decaer por el auge del Son, fue Antonio María quien contribuyó a su
renacer en 1930 con los arreglos exclusivos que preparaba para sus cantantes, y al parecer va
experimentando con varios vocalistas, pues usa en distintas grabaciones, como podrán apreciar y
siempre a dúo, a los binomios de Fernando Collazo y García, Rogelio Martínez y Carlos Díaz Alonso,
“Caíto”,  (que pasaron a la Sonora Matancera); Antonio Machín y Daniel Sánchez; Siro Rodríguez y Miguel
(del Trío Matamoros) y también solos a veces a Collazo, Guyún, E. García, Carlos Querol, hasta que se
establece Barbarito Diez, que fue el que más años estuvo en su orquesta.

Además de componer instrumentaba muchos danzones de sus colegas compositores como el titulado  
“Nenita I”, de Rafael Gómez Mayea, compositor de Sancti Spiritus (1889-1971); “Guarina” de Sindo Garay;
“Me da miedo quererte”, de Alberto Villalón;”Mares y arenas” de Rosendo Ruiz; “Mercedes”, de Manuel
Corona; “Perla Marina” de Sindo Garay; ”Aquella boca”, de Eusebio Delfín y “La cleptómana”, de Manuel
Luna. Igualmente llevó al tiempo de danzón algunas obras famosas de la ópera mundial, como “El
barbero de Sevilla”, de Rossini. La composición que más se ha universalizado entre las recreadas por el
maestro Romeu es la estrenada en 1926 como danzón “Tres lindas cubanas”, elaborado sobre un viejo
son de Guillermo Castillo, del Sexteto Habanero. Nos aclara Gonzalo Romeu que “El son de Guillermo
Castillo, empleado por Antonio María Romeu en la sección final de su danzón, se llama ‘Tres Lindas
Cubanas’. Sin embargo, el danzón de Antonio María se llama ‘Linda Cubana’, y así debe ser nombrado”.

Fue junto a su orquesta el artista exclusivo de Radio Progreso desde 1936 hasta su retiro. En los inicios
de su orquesta contaba con Alfredo Brito (flauta); Feliciano Facenda (violín); Rafael Calazán (contrabajo);
Remigio Valdés (timbal); José de la Merced (güiro) y el propio Romeu al piano. Más adelante formaron
parte de esta popular charanga Francisco Delabart (flauta); Augusto Valdés (clarinete); Juan Quevedo
(violín); Aurelio Valdés y Félix Vázquez (güiro); su hijo Antonio María Jr. (violín); Pedro Hernández (violín);
Dihigo (trompeta); Regueira (trombón), y José Antonio Díaz (flauta). Pero además de los mencionados
participó Mario Bauzá, el trompetista, saxofonista, clarinetista, compositor y arreglista creador del jazz
afrocubano, quien estuvo en grabaciones de obras danzoneras realizadas en Nueva York; y José Antonio
Fajardo, pianista, compositor y director, antes de pasar por la Orquesta de Arcaño y sus Maravillas y
fundar la suya propia en 1949.

El también maestro
Armando Romeu Marrero, nacido el 22 de octubre de 1891,  es parte importante de
la obra de su hermano Antonio. En 1912 trabajan juntos y como compositor aporta para la orquesta de
Antonio María: La vida es sueño 1924; Galathea, 1915; Los zepelines, 1915, Rosa de te, 1915 y otros
temas famosos, que veremos en la segunda parte.

En artículo publicado en el Diario las Américas en 1986, y después recogido en el primer volumen de
“Vida y milagros de la farándula cubana”, pág.37,
Rosendo Rosell escribe que para 1904, Antonio María
Romeu, al piano, asistido del violinista
Juan Quevedo y de su hermano Armando como güirero, a la
sazón con 14 años, (que en realidad eran 13 años) grababan tubos (cilindros) para la casa Mosquera, en
la calle O’Reilly. Como era costumbre en la época, antes de cada danzón, Armando lo anunciaba en la
misma grabación. Los cilindros eran hechos uno a uno, no había molde, y decía Don Armando que
imprimían diariamente de 80 a 100, y suplían también a otra tienda situada en la Calzada del Monte, la
Casa Santa Cruz. Cuando fue a grabar a Nueva York en 1927, además de Quevedo el violinista y Alfredo
Brito en la flauta, iba Armando tocando el saxo, que además alternaba con el timbal y el güiro, sin
embargo no aparece en los créditos.

Antonio María Romeu obtuvo varios premios durante su larga vida musical. Le fue concedida Medalla de
Oro en la Exposición de Sevilla (1928); Medalla de Plata en la Exposición de Filadelfia por su invento junto
a su hermano Armando de los rollos de pianola; Medalla del Cincuentenario de la República de Cuba
(1952) y Medalla Carlos Manuel de Céspedes. En 1950 cesó sus presentaciones como pianista, y se
dedicó a la composición e instrumentación, y es su hijo quien lo sustituye en la dirección de la misma por
una temporada, Antonio María Romeu Arango (Picholín), nacido en 1904, conocido por Antonio María Jr.,
violinista y compositor. Posteriormente su orquesta se llamó “Orquesta de Barbarito Diez”.

Continuaremos contando sobre su hermano Armando y las generaciones de los músicos Romeu que le
siguieron.

La dinastía musical de los Romeu
Parte II de IV

Como ya hemos visto la tradición nos habla de aquel llamado “Mago de las teclas”, Antonio María
Romeu
, porque es quizás del que más se haya escrito, pero de ahí para acá, hay un árbol genealógico
enriquecido y multiplicado. Penosamente los llamados historiadores musicales de Cuba -casi todos-  
han omitido a
Armando Romeu Marrero, el hermano de Antonio María, siendo, como hemos visto en la
primera parte de este artículo, componente fundamental de nuestra historia. Grave error. También han
eliminado a muchos de sus herederos, nos referimos especialmente al
Diccionario de la Música Cubana
de Helio Orovio
, que sólo tuvo en cuenta a Antonio María, a sus sobrinos Armando, Mario, Gonzalo y muy
brevemente a Zenaida. Lamentablemente los que se guían por ese trabajo creyendo que es la Biblia de la
Música Cubana, se convierten en discapacitados culturales, de ahí que al leer estos datos que
proporcionaremos se darán cuenta que no exageramos.

Armando Romeu Marrero (22 de octubre de 1891), es el hermano menor de Antonio María, quien estudió
con él sus primeras lecciones de música, y muy ligado a sus composiciones y arreglos que
modernizaron al danzón. Continuó sus estudios en el conservatorio de Benjamín Orbón, y muy joven llegó
a ser el director de la Banda Municipal de Regla, municipio donde residía con su familia, trabajo que
alternaba para tocar en la orquesta de Antonio María donde se inició. Posteriormente, en 1915 obtiene el
grado de capitán y la dirección de la Banda del Regimiento de Artillería que radicaba en La Cabaña hasta
el año 1925, que siendo comandante dirigió la Banda del Estado Mayor de la Marina de Guerra hasta su
desintegración en 1959 por la dictadura totalitaria.

Era tan buen músico como su hermano mayor, por eso podía sustituirlo cuando le coincidía un baile con
una actuación de radio. Fue además un destacado compositor. Muchas de sus canciones han quedado
confundidas con las de su hermano Antonio María Romeu al usar los sellos disqueros las mismas
iniciales de AR o simplemente la A. Romeu, igualmente por la patente del danzón como dice el Dr. Díaz
Ayala:
“Y es que no podemos olvidar que el danzón lleva cuatro temas o melodías diferentes, y si bien
Romeu en este caso pudo usar una o dos de las melodías de los compositores originales, el resto de ellas
era de su inspiración, sobre todo el tema A que servía de inicio y puente entre todos los temas.
Tradicionalmente se adjudicó así al autor del danzón el todo por la parte, olvidando a los otros
compositores que contribuyeron en parte a crear un danzón determinado.”

De todas formas hemos podido extraer de la discografía seleccionada por el Dr. Cristóbal Díaz Ayala las
siguientes piezas que son de la inspiración de
Armando Romeu Marrero: La gloria eterna; Son de
máquina; Satamasso; Galathea; La fuga de Carmen; La moneda cubana; Rosina y Virginia; África;
Salambo; Gela o el aviador; La trapera; Los zepelines; Rosa de Té; El anillo de hierro; El canto del guajiro;
La guayabera; La vida es sueño-Calderón del bote; y muchas más.

También en la Discografía de la Música Cubana del
Dr. Cristóbal Díaz Ayala http://library.fiu.
edu/latinpop/performersindex.html ha considerado las declaraciones de Armando Romeu Marrero
cuando narra sobre las primeras grabaciones que se hicieron de música cubana:
“las primeras
grabaciones de música cubana se hicieron en La Habana en 1904 con su hermano Antonio María Romeu
y una pequeña orquesta de danzones de la que Armando era miembro. Armando llama “tubos” a lo que
deben haber sido los primeros cilindros que, como hemos explicado antes, era necesario grabar uno a
uno.”
Según Armando, grababan “tubos”, un total de 80 a 100 diarios,

“Aclaremos que los ‘tubos’ deben haber sido los cilindros inventados por Edison y que fue frecuente a los
inicios de la industria este tipo de grabación en que se grababa disco a disco, o sea, no había impresión
en serie; de manera que los 80 ó 100 danzones pueden ser copias repetidas del mismo danzón. Según
Armando Romeu, también se imprimían para la casa Santa Cruz, situada en la Calzada del Monte.
Conforme a tales datos, éstas serían las primeras grabaciones en cilindros, aunque no en serie, de
música cubana de las que se tenga noticia.”

Por lo que los Romeu tienen el honor de ser uno de los pioneros en grabar música cubana. Por otra parte
los Romeu crearon un sistema para reproducir música cubana en el piano, lo que llamaron pianola o
autopiano, que con la popularidad del disco del fonógrafo en la década de 1930 decayó, pero ellos fueron
premiados por su invento hasta en Estados Unidos obteniendo en 1926, el primer premio, medalla de
plata y mención de honor en la reconocida Exposición de Filadelfia.

Algunas veces se han confundido el órgano manzanillero u organillo con la pianola y es que en realidad
se parecen, pero éste último nos explica Díaz Ayala en su libro
Del Areyto a la Nueva Trova que «es un
híbrido del piano y del organillo y suena como aquel, pero funciona a base de rollos perforados que
producen el movimiento de las teclas, como en el organillo, pero en vez de una manigueta como éste,
basta darle a unos pedales y el rollo corre, las teclas se mueven solas, como por arte de magia y la
música suena.»
Tal fue el invento en Cuba de los hermanos Romeu.

Ya hemos dicho que
Armando Romeu Marrero fue el primer músico cubano que tocó saxofón en una
charanga, cuando Antonio María lo agregó a la orquesta francesa para sustituir al figle que era usual en
las orquestas típicas de viento, eso fue el 20 de mayo de 1912, pero también tocaba el güiro, timbal,
contrabajo, instrumentos con que sale en las grabaciones que hace la Columbia Records en 1927 a la
Orquesta de Antonio María Romeu, en New York. Igualmente tocó el clarinete haciendo dúo con el flautista
o tocando el sax alto cuando necesitaban una acentuación armónico-ritmática parecida a la que hacían
los instrumentos graves en la orquesta típica anterior a la charanga. Fue además junto a su hermano el
inventor de los rollos de música cubana para autopianos o pianolas y la semilla prolífica de muchos
descendientes muy artísticos y musicales.

A los 18 años se casa con
Angélica González de 16 años. Tuvieron 9 hijos, todos músicos, algunos muy
destacados, nacidos los cinco primeros en Regla y los siguientes en La Habana:
Zenaida; Armando;
Ernesto; Rubén; Héctor; Mario; Zulema; Gladys y Gardenia.
Este matrimonio tiene además la gloria de
haberse conservado por 82 años, lo que está recogido en el libro mundial de records, según ha contado
su hija Zulema en la entrevista concedida a www.soncubano.com, como uno de los matrimonios de más
duración. La marca se rompió recientemente en febrero de 2008, por un matrimonio de White Bear Lake,
Minnesota, que arribó a 83 años, (Clarence de 101 y Mayme Vail de 99 años).

Lamentablemente a veces en las entrevistas suelen confundir la historia, ya sea por quien la cuenta o por
quien la escribe, y la manera que la interpretamos al leerla o escucharla, por eso en esta recopilación
quisimos confirmar todos los datos aportados para acercarnos lo más posible a la verdad, y damos
crédito y agradecimiento a nuestras fuentes.

Por ejemplo, en una entrevista que leímos que le hicieron a la excelente músico
Zenaidita Castro Romeu
http://www.webpersonal.net/romeu/camerata2.htm
, nieta de Armando Romeu Marrero, contaba que su
abuelo cuando era director de la banda de la Armada en Cuba estuvo en Filadelfia, durante la Feria
Internacional de 1938 y 1939 con la banda, en una competencia mundial, ganó sucesivamente los dos
primeros premios.
“Allí mismo recibió una beca del embajador americano de la época, se la otorgó
porque él era un genio de música cubana”.

Pero aclara su Gonzalo Romeu que: Aquí se están mezclando dos historias diferentes: Quien recibió una
beca fue Mario Romeu González, un hijo de Armando, pianista, quien viajó con la Banda a Filadelfia. Y
veremos que cuando hablemos de Mario, forzosamente se recurrirá a la historia de su beca en el
Conservatorio Curtis de Filadelfia.

Además Zenaidita relató con orgullo como ella “viene de una familia de una tradición musical.” Y contó
entre otras cosas que a su tío abuelo
Antonio María Romeu las personas le besaban sus manos,
“porque él fue el primero que introdujo improvisaciones de piano en la música popular. Antes de él, los
grupos musicales tocaban con clarinetes, provenientes de bandas históricas, con tradiciones que
procedían de España, y las improvisaciones se hacían con instrumentos de viento y madera y en cambio
él, repentinamente, en una charanga le puso un violín y un piano. Fue el primero en introducirlo en la
música de Cuba, por eso se le conoce como el Mago de las teclas. La gente habla sobre Pavarotti, de tal y
cual cosa, y tiene detractores porque ha llevado la música de ópera a los campos del fútbol. Bien, Antonio
María Romeu escribió danzones con temas de óperas de Mozart, y tenía un danzón llamado La Flauta
Mágica. Así que yo no puedo criticar a Pavarotti, porque mi tío abuelo hizo eso en La Habana. O como
Barry White, que lo hizo con la 5ª de Beethoven, hace 15 o 20 años. Mi tío abuelo lo hizo antes, a
principios de siglo.”

Al respecto nos aclara igualmente Gonzalo Romeu que: Aquí se trata una vez más de un gran equívoco
histórico: El danzón La Flauta Mágica toma el nombre de un método de estudios así llamado, escrito por
el  compositor y pedagogo francés Jean Baptiste Arban. El método es muy popular entre los estudiantes.
Los ejercicios y estudios que contiene se pueden ejecutar en cualquier instrumento y, a pesar de tratarse
de un material para la enseñanza, posee un gran valor artístico. Dos ejercicios del método de Arban
fueron empleados por Antonio María en su danzón La Flauta Mágica. Mozart no tiene nada que ver en este
asunto.

Esperamos que de ahora en adelante en Cuba comiencen a recordar a Armando Romeu Marrero como
otro gran músico, igual que hacen con su hermano Antonio María y con su hijo
Armando Romeu
González
, porque haber pertenecido al Ejército Constitucional o ser exiliado no es un delito para querer
borrarlo de la historia.
Armando Romeu Marrero falleció en Houston, Texas, el 8 de octubre de 1991.
Unos días antes de que cumpliera los 90 años.

Continúa.-


La dinastía musical de los Romeu
Parte III de IV - Zenaida Romeu Gonzalez


El hermano del conocido “Mago de las teclas”, Antonio María Romeu, el también prolífico músico
Armando Romeu Marrero, es el padre de nueve hijos que siguieron la tradición de estudiar música. Su
hija mayor es
Zenaida Romeu González, nació en Regla, en 1910. Pianista, profesora, compositora,
directora de coros y de orquesta. Comenzó sus estudios musicales con  su padre, graduándose en el
Conservatorio Nacional Hubert de Blanck. Más tarde tomó clases con el profesor Jascha Fischerman. En
1939 se presentó como pianista solista en el Concierto en Sol menor de Féliz Mendelssohn con la
Orquesta Sinfónica de La Habana, bajo la dirección del maestro Gonzalo Roig.

Entre 1938 a 1941 asumió la dirección de orquestas dentro de un repertorio de zarzuelas, operetas y
variedades, colocándola entre las primeras mujeres que llevaron esa responsabilidad, según manifiesta
la musicóloga Victoria Eli, (en la biografía que publicó en el Diccionario de la Música Española e
Hispanoamericana, Editorial SGAE-ICCMU, Madrid, España 1999, tomo 5, p. 39. Otro ejemplar del
Diccionario la reseña de Zenaida aparece en el Tomo 9 página 398. Romeu aparece de la página 397 a
la 401 del tomo 9). Al mismo tiempo se distinguió como pianista acompañante de las artistas que
presentaban la radioemisora CMQ en el popular programa llamado la Corte Suprema del Arte, y en el
programa el Bar Melódico de Osvaldo Farrés que comenzó en 1946 en Radio Cadena Azul, lo que no nos
queda claro si fue cuando se trasmitía por esta emisora, o cuando pasó a CMBF TV y o a CMQ Televisión,
los miércoles a las nueve de la noche, lo que sí es un hecho que Zenaida Romeu González trabajó en las
más importantes emisoras de radio y TV de Cuba como en la RHC Cadena Azul, en la emisora Mil Diez y
el Canal 4 de televisión, demostrando gran habilidad en la difícil técnica de la transposición adoptando la
música al tono particular que requería la tesitura de cada voz. También actuó en los programas que
presentaba la sociedad Hebrea llamada Comunity House y acompañando a las cantantes de las
compañías de Zarzuelas Españolas que visitaban La Habana. Además fue pianista en las orquestas de
zarzuelas dirigidas por los maestros Ernesto Lecuona y Rodrigo Prats, acompañando a grandes artistas
como Rita María Rivero, en sus grabaciones con la orquesta del puertorriqueño Pepito Torres.

En 1946 estuvo al frente de una orquesta de 25 músicos en el Teatro Auditórium (hoy Amadeo Roldán).
En 1947 dirigió los shows artísticos del Teatro Encanto y posteriormente tocó en la orquesta del Teatro
Nacional (llamado hoy Gran Teatro de La Habana); también se presentó ejecutando piezas infantiles en
programas de televisión.

Es en esta década que comienza a cultivar algunos de los géneros de la música popular. Entre sus
composiciones podemos citar las infantiles: La ronda del árbol, (letra Rene Potts); Camino, camino; La
flor de la primavera; Ya viene Navidad; Ay Pichilín; El burrito de mi pueblo; El profesor Agustín; Los niños
son la esperanza; Canción de Cuna de las Flores; Mi amigo Julián; Qué bonita soy; Roxana; ¿Qué me
dirás?; Dulces Lazos, (bossa nova); El pajarito; y más. Escribió Villancicos como Ronda con Navidad;
Nana al niño Jesús; Canciones pascuales. Del género romántico sus canciones más notables son: Me
arrepiento, premio concurso1982 Adolfo Guzmán; Quiéreme como yo te quiero a ti; Sólo tú eres capaz;
Qué linda es la vida; La venganza; Aunque sepas dímelo; No quiero enamorarme; la danza Lecuona in
memoriam; y la Guaracha “Yo soy la candela”. Sin olvidar los danzones, por lo que su familia comenzó
siendo famosa: Amor de mis amores y Sueño de un anochecer.

Como pedagoga impartió clases de música en escuelas públicas a los alumnos de nivel secundario y
formó parte del profesorado de la Facultad de Música del Instituto Superior de Arte (ISA), enseñando en
las cátedras de piano y canto. Desarrolló nuevos métodos para la enseñanza del piano y fue autora de
libros de música de carácter didáctico así como autora de piezas para ser tocadas a nivel elemental. Tuvo
entre sus alumnos quienes fueron posteriormente destacados pianistas como Chucho Valdés y la
espectacular cantante Maggie Carlés.

Tiene en su larga y fructífera trayectoria el formar con su hermano Mario el primer dúo de piano de música
clásica en La Habana que tocó a cuatro manos.  Hizo giras artísticas por Puerto Rico, Santo Domingo y
por Venezuela.

Zenaida tuvo tres hijos: 1.-
Gabriel Sequeira Romeu, cariñosamente llamado Puly, músico, arreglista,
compositor, director musical del popular programa de radio “Puntos de Vista”, que presenta el músico
Roberto Ferrer en la radio de Tampa, Florida, y piano-bar en hoteles de renombre de dicha ciudad, (quien
tiene tres hijos, el percusionista Gabriel Sequeira Jr., (estudiando en la Universidad  "Business of music"  
como productor musical) Gema y Gladys). 2.- Armandito Sequeira Romeu que ameniza en el piano bar de
un restaurante de Coral Gables, toca teclados, bajo, violín, compositor y arreglista, fundador del grupo de
jazz Los Fantásticos y de Los Cinco de Sequeira, descubridor de talentos como Maggie Carlés, Luisa
María Güell, Jorge Conde. Es el autor de temas muy conocidos en su época de lanzamiento como:
Prefiero callar, grabada por Luisa María Güell; Te vas a casar grabada por la Orquesta de Música
Moderana y por Maggie Carlés, quien también le graba Un final inesperado; Mañana, etc., padre de la
pianista y concertista de jazz Jeannette Sequeira, más conocida como Jeannette Claudine Romeu, quien
comezó a estudiar piano con su abuela Zenaida a la edad de tres años, por eso en honor a su inolvidable
abuela lleva su apellido. Al igual que su papá toca varios instrumentos especialmente el piano y el bajo, y
como compositora es.quien hace la música para cartones de Hollywood, estudió música en la
Universidad  de Miami obteniendo un Bachelors degree on Jazz Piano and Performance, obteniendo
muchos premios y honores nacionales por sus altas notas académicas. Trabaja como concertista  para  
la prestigiosa casa de piano Steinway and Sons y  lleva una  carrera  paralela  acústica y  eléctrica,
conocida  mundialmente por su música electrónica y del  futuro como Galaxy Girl.  Con su tía abuela
Zulema Romeu y Mirtha de La Torre (guitarista cubana) trabajan en un proyecto llamado: "Las Tres Lindas
Cubanas" donde solo  hacen  música cubana y Latinoamericana  enfocadas en la música de su abuela
Zenaida, y su  bisabuelo Armando Romeu y tío bisabuelo Antonio María Romeu. También con su familia
trabaja en “The Romeu proyect"  donde participan su padre Armando, y con sus primos Albertico Romeu
(drums)  y Armando Junior (vibrophene) y  Mani Pila Romeu (percusión aditional)  haciendo  conciertos  en
este  género. 3.- Zenaida Castro Romeu (se hace llamar Zenaida Romeu como su madre, de ahí que
confunda mucho más al público e historiadores): Se graduó en el Conservatorio y en el Instituto Superior
de Arte de La Habana. Es profesora de piano, coro y orquesta, directora y fundadora desde el año 1993 de
la Camerata Romeu: original agrupación musical compuesta exclusivamente por mujeres y que ha
viajado por todo el mundo con su celebrado repertorio de música cubana y universal. Fue escogida para
dirigir el concierto del famoso cantante francés Michel Legrand en Cuba, y ha sido nominada para un
premio Grammy en Estados Unidos.

Zenaida Romeu González, falleció en la Habana el 21 de septiembre de 1985, dejando una indiscutible
trayectoria musical que engrandece la cultura cubana.

Le sigue su hermano
Armando Romeu González, director de orquesta, arreglista, compositor,
saxofonista y flautista. Conocido por Armando Romeu Jr. Nació en La Habana, 17 de julio de 1911.
Aprendió las primeras lecciones de su padre, Armando Romeu Marrero, quien lo llevó a la edad de ocho
años, para que tocara flauta en la Banda Municipal de Regla, que él dirigía. Muy joven, en 1926 se vinculó
con grupos de jazz integrados por norteamericanos, como la de Ted Naddy, que tocaba en el Hotel
Almendares y en el Jockey Club. En 1932 realizó una gira por Europa, como saxofonista de la orquesta
Siboney, de Alfredo Brito ex alumno de su tío. Se convierte en el máximo propulsor en Cuba del jazz,
formando su propia orquesta en 1933, que en 1940 pasa a nombrarse Bellamar convirtiéndola en 1942
en la Orquesta de Tropicana, que como nos informa Paquito D’Rivera la dirige por 25 años y que era tan
buena que Nat King Cole pensaba que se la habían armado especialmente para acompañarlo a él
cuando visitó La Habana.

Era además
Armando Romeu González uno de los mejores saxos tenor que ha dado nuestro país, como
declaró el maestro Mario Bauzá, quien también nació en 1911, y fue un jazzista de los pioneros, ellos
tocaron muchas veces juntos en el cabaret Montmartre. Cuando el jazz en 1959 fue mirado como música
enemiga, también sus intérpretes eran acusados de imperialistas, pero, aunque no se usaba el nombre,
se seguía interpretando, así en 1967 fue designado como director de la Orquesta Cubana de Música
Moderna y el jazz en Cuba revivió muy a pesar de los nuevos dogmas impuestos que buscaban música
con letras proselitistas que sirviera para lavar cerebros.

Como compositor escribió algunos mambos, como “Bob City Mambo”, “Mambo a la Kenton” y
“Mocambo”. Igualmente compuso obras de mayor elaboración, ubicadas todas en la órbita del jazz,
recordamos “Cole español”. Algunas de sus piezas han sido grabadas por importantes orquestas como
la de Rolando Timor con la pieza Yolandita, dedicada a su hija. Fue además el fundador del Festival de
Jazz de La Habana.

Tuvo dos hijos,
Yolandita Romeu Vasallo, que no es músico y Armandito Romeu Bravo, que como su
padre y abuelo toca varios instrumentos musicales como la batería, bajo, teclados y ha sido el primer
vibrafonista de Cuba, estudió música y armonía con su padre, y en el año 1960, con solo 15 años, tuvo su
primer trabajo profesional en el cabaret Tropicana como baterista de la orquesta de su mismo padre que
acompañaba el famoso show por tantos años. En 1964 pasó a integrar el grupo
“Los Armónicos de
Felipe Dulzaides”
que le graban El Flaco loco (incluido en el LP de Areito LD 3864) y dedicada a su primo
Puly Sequeira por el programa Flaco Loco que éste amenizaba diariamente en la radio de Tampa;
casado con Mery Rodríguez de Romeu nuestra colaboradora en este trabajo y madre de sus dos hijos, el
guitarrista
Christian Romeu Rodríguez casado con Heather y dos hijas con los nombres de Isabella y
Zoe, y el tecladista, cantante  y director de orquesta
Michel Romeu que usa el nombre artístico Stinky
Malone.

Grandes artistas estudiaron con
Armando Romeu Jr. (González) o integraron su orquesta entre los que
se destacan figuras del jazz afrocubano como: Alberto Jiménez Rebollar, que integró como baterista en
1936 la orquesta de Armando Romeu que se presentó en el cabaret Mitsuko, donde hacían ‘jamm
sessions’, y posteriormente en el Hotel Nacional; Roberto Lázaro Bonachea Entrialgo, graduado de
técnico medio superior en Agroquímica y a la vez estudió piano y orquestación por el método de la
Berkeley School of Music con Armando; Joaquín Mendivel, pianista, arreglista, director, profesor y
compositor, que profundizó estudios con Armando Romeu; Enrique Corona, cantante y compositor,
conocido por Kiki Corona; Pedro Luis Martínez, bajista, que en 1989 inicia el Curso de Orquestación del
Berklee College of Music con el Maestro Armando Romeu Jr.; Guillermo Barreto, percusionista primo de
Bebo Valdés; Generoso ‘El Tojo’ Jiménez, el trombonista y arreglista, que integró la Orquesta Tropicana
junto a Chico O’Farrill y Alejandro El Negro Vivar, antes de formar parte en la década de 1950 de la Banda
Gigante de Beny Moré; Bebo Valdés, el compositor, arreglista, pianista y director, que llegó a ser en 1948,
el director musical de la orquesta de Romeu en Tropicana; Pedro Jústiz Peruchín, pianista y compositor;
Cándido Camero, percusionista, quien junto a Rolando Alfonso colabora con Bebo Valdés en la creación
del ritmo batanga.

Es
Armando Romeu González (Jr.) uno de los genios de la familia según las propias palabras de su
hermana Zulema. Nunca estudió en un Conservatorio, lo más que hizo después de sus primeras
lecciones con su padre fue inscribirse en un curso por correspondencia de la School Music of Berkley,
radicada en Boston, pero su talento natural lo llevó a adquirir el dominio pleno de las armonías, la
composición, las funciones rítmicas y demás elementos jazzísticos que enseñó a otros músicos. Por si
fuera poco, escribió la Rapsodia azul (Rapsody in blue) en sistema braille, siendo el primer arreglista
cubano que hizo este trabajo, especialmente para que el destacado músico invidente Frank Emilio lo
interpretara. Falleció en La Habana en el 11 de marzo de 2002.

Continúa.-


La dinastía musical de los Romeu
Parte IV de IV

Gracias a mi cómplice Mery (Rodríguez de) Romeu, la esposa de Armandito Romeu Bravo es que he
podido desenredar una madeja que se me hizo difícil por ser los Romeu tan talentosos y no concerlos a
todos hasta este momento, pero me resultó fascinante poder contribuir con la historia cultural de nuestro
país, así las futuras generaciones no sufrirán de mutilaciones como nos ha ocurrido a las nuestras, hasta
ahora.

Resumimos: Oriundos de Barcelona llegaron los primeros Romeu a Cuba al principio del siglo XIX. El
matrimonio de
Antonio Romeu y Agapita Marrero se radicó en Jibacoa, La Habana, donde despuntaron
hacia la música dos de sus cinco hijos:
Antonio María Romeu y su hermano menor Armando. El primero,
conocido por el Mago de las Teclas, tuvo un solo hijo músico y cinco nietos. El último se casó con
Angélica González y tuvieron 9 hijos, que ya les hablamos de  Zenaida (con tres hijos dedicados a la
música, y una nieta excelente pianista) y Armando (con dos hijos, uno sólo dedicado a la música, y tres
nietos, dos de ellos músicos), y nos quedan Ernesto; Rubén; Héctor; Mario; Zulema; Gladys y Gardenia,
más sus descendientes.

Empezando por
Ernesto Romeu González, que es contrabajista, integrando la Orquesta de CMQ-TV, más
tarde ICR. Tuvo dos hijos Ernesto y Carmen Rosa que también estudiaron música, pero no se dedicaron
a la misma.

Le sigue
Rubén Romeu González, un extraordinario músico, tocaba violín y saxofón barítono. Dirigía como
suboficial la Banda de la Marina en las mañanas, y en la noche tocaba violín en Tropicana, en la orquesta
que dirigía su hermano Armandito. Y cuando éste estaba de giras, asumía la dirección. Por una
temporada dirigió la orquesta del cabaret Sans Sousi. Me relata Mery Romeu que “era un infatigable
trabajador y se cuidó muy poco, de ahí que se dice que por eso murió joven el 23 de enero de 1959”. Fue
además un conocido y laureado escritor de radionovelas que se trasmitían por RHC-Cadena Azul, sin
duda fueron de las más populares “Yo amo a un canalla” y “Coqueta”. Nos aporta su hijo Jorge un dato
curioso, que además se dedicaba en su poco tiempo libre a la técnica de televisión, o sea, que era capaz
de arreglarlos. En su casa tenía un pequeño taller donde se encerraba a arreglar televisores. Su obra de
teatro “De esta agua no beberé”, décadas después de su estreno se volvió a reestrenar en Cuba con
mucho éxito. Falleció cuando estaba en su mejor momento profesional. Todos lo recuerdan como el
hombre capaz de pagarle a un músico de su bolsillo para que ese día o noche llevara algo de dinero a su
casa. Y recalca Jorge con orgullo: “Los sentaba en el atril de Tropicana pero le pagaba él”.
Tuvo 6 hijos: Gonzalo, (uno de mis amables colaboradores) director de orquesta y profesor, nació en La
Habana en 1945 y estudió dirección de orquesta. Durante tres años fue director de la Orquesta Sinfónica
de Oriente. Desde 1975 condujo frecuentemente la Orquesta Sinfónica Nacional, y ha ofrecido conciertos
en toda Cuba, además, en Polonia, Hungría y la antigua URSS, en México donde reside con su esposa
Magdalena y su hija Estrella desde la década de 1990 trabajó en la Escuela de Música Vida y Movimiento
del Centro Cultural Ollin Yoliztli, de la que fuera director entre 2003 y 2007 y en la que imparte clases de
Dirección de Orquesta; Alberto, nació en La Habana en 1946, músico de carrera, toca el fagot y la batería,
trabajando para la Banda Municipal de La Habana y en la Orquesta del ICR, reside en Miami desde 1980
donde se ha dedicado a su antiguo ‘hobby’ de la fotografía (www.albertoromeu.com), casado con Cristina,
y dos hijos Patricia (1968) y Rubén (1973) que a su vez está casado con Terry y tienen dos hijas, Sophia
(1999) y Grace (2001); Roberto (1950) reside en Cuba, es economista, tiene dos hijas Vivian que es
profesora de Filosofía y Crítica de Arte que reside en Ciudad México, y Wendy que vive en La Habana. Del
segundo matrimonio nacieron: Jorge, Humberto y Ana, frutos del matrimonio de Rubén con la destacada
artista Niola Milagros (Pérez) de Romeu, más conocida en el mundo artístico como Niola Montes, y que
estuvieron casados hasta el fallecimiento de Rubén. Estos tres hijos de su último matrimonio estudiaron
formalmente la música con estudios avanzados aunque el único que se dedicó profesionalmente fue
Jorge (1954), pianista y percusionista, estudió primeramente con su tía Zenaida Romeu y después
ingresó en la escuela nacional de artes donde estudio percusión y al terminar sus estudios de forma tan
temprana se dedicó a estudiar el bajo al cual se entregó para toda su vida, durante muchos años se
dedicó a la música española con el Grupo los Ibéricos, que llegó a ser el más popular en Cuba en ese
género con su cantante Pedro Pablo que al fallecer en un accidente fue Jorge el encargado del grupo
cambiando el formato para más grande buscando nuevas sonoridades, hasta el año 1986 que se dedicó
a la música popular cubana de espectáculo trabajando en los mejores cabaret de Cuba, durante algún
tiempo su hermano Gonzalo fue pianista de su grupo, en 1989 se radicó en México encargándose a la
dirección de espectáculo, orquestación y arreglista. Casado con la Dra. Cary, reside en Miami, tiene dos
hijos Marisol y Eric, ninguno dedicados a la música; Humberto (1957) aunque estudió música en la ENA
(Escuela Nacional de Arte) en La Habana, se dedicó a la medicina (como su tío Héctor) y se hizo médico
ginecólogo, reside en Miami, tiene tres hijos Dennis, Fadila y Danielito; y por último Ana Haydee (1959)
que tampoco; Stephanie, Bryan y Jorge.

Dr. Hector Romeu González, es compositor y aunque estudió música como todos sus hermanos, se
graduó de medicina y ha ejercido en el estado de Texas, hasta casi los 90 años de edad, tiene tres hijos
(Hectico, María Elena, Lourdes) y una sola estudió piano.  (Gonzalo me corrige y me dice que cree que
son cuatro hijos, pero no lo he confirmado aún). Héctor es también Diácono de una iglesia católica en
Texas.

Mario Romeu González, considerado un niño prodigio, a muy temprana edad inició sus estudios con su
padre, Armando Romeu Marrero, y con su hermana la destacada pianista Zenaida Romeu.A los dos años
y medio sorprendió a la familia tocando en el piano “Ay Mamá Inés” a cuatro manos con su papá, por lo
que el maestro lo presentó en el mismo teatro donde él tocaba. Por su talento el pequeño se ganó una
beca en Estados Unidos, en el Conservatorio Curtis de Filadelfia. pero no resistió la separación de la
familia y regresó. Fue posteriormente el director del popular programa Hogar Club de Unión Radio de
Gaspar Pumarejo. Se casó con Rosalía Valdés-Miranda con quien tuvo dos hijos, el mayor de igual
nombre Mario Romeu Valdés-Miranda “Mayito”, profesor de guitarra clásica, concertista, director de
orquesta, arreglista y musicalizador de programas de televisión, y además autor de mucha música
dedicada al género del Rock y a la música de comerciales. Mayito y Jorge Romeu Pérez trabajan juntos en
la elaboración de pistas MIDIS para el trabajo del talento cubano; y su otra hija Belinda Romeu es
compositora con decenas de premios, además de cantante y actriz, ha publicado el libro Canciones para
niños, nació en La Habana y reside desde hace unos años en Bolivia donde está casada y tiene dos
hijos, participó activamente en el teatro experimental de los años 80 y en la TV cubana, ha grabado discos
con temas infantiles y trabajado en proyectos de desarrollo social para niños, autora de infinidad de
canciones infantiles y de canciones trovadorescas como Mi canto te cuento; en el Disco Los pioneros
cantan al mundo (Areito LD 3838), publican su canción Esclavo - Machete – Cuba; en la producción Mi
canto te cuento (Areito LD 3792), totalmente de Belinda Romeu incluyen sus temas: 1- Piruli pirula 2-
Caracolito azul 3- El niño pregunta 4- Rocío 5- Abuelito pregunto 6- Durante el día 7- El loritorito 8- La
corona 9- Cantor 10- La campana don 11- El duende y La rosa. Le grabaron Los Bucaneros (Areito LPA
1050) Un gran secreto; Porque tengo tu amor. Y Luisa María Güell: Melodía de un amor (Cuando el sol -
Egrem LD 3253). Mario Romeu González (padre de Mayito y Belinda) compuso toda la música de la banda
sonora de la película La Bella del Alhambra, que ha ganado varios premios y su sobrino Gonzalo Romeu,
(hijo de Rubén)  fue el director musical y el arreglista de toda la música. También fue Mario el director
musical de dicho filme, del cineasta cubano Enrique Pineda Barnet, para la que compuso los temas
Canción de Rachel; Rag time del tivoli; Marius II. Este filme obtuvo en España, en 1990, el Premio Goya a
la mejor película de habla hispana, y estuvo nominada al Premio Oscar de la Academia de Hollywood por
mejor película extranjera. El de 4 diciembre de 1989 se exhibió en la noche inaugural de la oncena
edición del Festival Internacional del Nuevo Cine Latinoamericano de La Habana, y ganó los premios
Corales de música y otros.

Zulema Romeu González,  graduada de música, estudió piano, violín, chelo, acordión, armonía y
dirección coral, de la que se graduó a los setenta años en la Universidad de la Florida, además es
soprano ligera, deportista destacada, profesora, escritora de 7 libros de teoría, ballerina del Ballet de
Alicia Alonso. Como todos sus hermanos también comenzó a estudiar con su padre y el piano con su
hermana Zenaida, cuando ya estaba más grande empezó a estudiar el Chelo con Armando Molina de la
Banda de su padre y terminó con Antonio Puig. Conjuntamente comenzó a estudiar ballet con Alicia
Alonso, becada por su academia Pro Arte. Con ella tuvo el honor de estar entre las cuatro principales
ballerinas del ballet Gisselle, que estuvo 13 años junto a Alicia Alonso. La diva de la ópera cubana Marta
Pérez la escuchó y la llevó como soprano ligera para la Sinfónica de La Habana. Por su versatilidad fue la
productora del programa de TV “Escuela de Televisión” de Pumarejo. Además de tocar el acordeón y
bailar ballet, es compositora, entre sus temas se destacan Añoranzas; Melancolía y un vals que le
compuso a su nieta Alexandra. Fue
Zulema Romeu la primera de los Romeu que decide emigrar en
busca de libertad en 1960. En Miami formó un grupo musical y tocó en el Toledo y después en Los
Violines, donde todos los camareros eran cantantes. Por cuarenta años estuvo tocando para niños
enfermos, amenizando cumpleaños, vestida del payaso Pocholo. Tiene dos hijas,
Denisse graduada de
guitarra y también compone, y las más chica
Angie es soprano graduada de teatro en FIU. El sueño de
Zulema es crear la Fundación Romeu para ayudar a los niños pobres a que sepan música, los
interesados en colaborar pueden llamarla al 305 - 551-6371. Si el gobierno quiere hacerlo por los pobres
ella se brinda a enseñar. Demuestra su caridad asistiendo a los comedores de ancianos, a los asilos, a
hogares de niños abandonados Happy Kids a tocar para ellos. Una entrevista exclusiva aparece en www.
soncubano.com, que la historia le estará muy agradecida a Eduardo Blanco por ese extraordinario trabajo.

Gladys Romeu González, compositora, autora entre otras del tema “Perdóname Señor”, se destacó como
locutora, declamadora, y tocaba el piano y el saxofón en la banda de música de su padre. Murió de cáncer
en Houston, Texas. Tuvo dos hijas Gladys y Archie, pero no siguieron la carrera de la música.

Gardenia “Cusita” Romeu González, la más chiquita de la novena, tocaba la flauta en la banda que
dirigía su padre y es compositora, aunque después no se dedicó a la música. Tuvo cinco varones y
tampoco ninguno siguieron los pasos de sus atencesores, pero son artistas gráficos, y tres de sus nietas
son: bailarina, cantante y otra toca el violín.

Decía que en una entrevista que leímos que le hicieron a la excelente músico
Zenaidita Castro Romeu
www.webpersonal.net/romeu/camerata2.htm
contaba sobre su artística familia: “hemos estado
implicados en el jazz, música de banda, música bailable, música de concierto, o educativa, con mi
madre, en música para la televisión, con mi tío Mario... también en el jazz, mi hermano Armandito
Sequeira... Bien, vamos a ser ya cuatro generaciones, contando a mi sobrina que vive en Miami,
relacionadas con la música de una manera u otra. Y pienso que son piezas valiosas de nuestra historia
cultural. Cada una de ellas manifestando de manera diferente, los hallazgos de su propia expresión".

Además descubrí que una nieta de Arturo Romeu, primo hermano de Antonio María y de Armando
Romeu Marrero es
Emma Romeu Riaño, quien nació en La Habana y es actualmente nacionalizada
mexicana, considerada una respetada escritora de literatura juvenil y periodista científica, quien estudió
Oceanología, Geografía y se certificó como periodista, y su obra es publicada por revistas internacionales
como Nacional Geographic y editoriales como Alfaguara, SM, etc., contando con varios libros.  
www.
webpersonal.net/romeu/emma.htm

Mi cómplice Mery Romeu, me especifica que “hay muchos que no se han dedicado a la música, pero en
familia, cuando se arma la pachanga como se dice, he visto que con una sartén y cucharón en mano, o lo
que sea que le sirva para marcar el ritmo, todos son capaces de hacerlo y muy bien.”
La verdad que Mery
ha tenido una suerte extraordinaria de poder presenciar a los miembros de esa dinastía musical, que
además son personas extraordaniamente sencillas, amistosas y de una bondad que se percive a la
distancia. Otros con menos talento hacen tanta bulla, que el público se cree que son los mejores, sin
embargo, los Romeu que sí son verdaderos profesionales de la música y el arte en general, no viven de
titulares del periódico ni de homenajes, que bien se merecen uno y bien grande.

La mayor bendición de los Romeu no es solo su talento musical que se multiplica en casi todos los
miembros de su familia, sino que ellos perpetúan además esa gran sencillez y generosidad que los
caracteriza a la mayoría. Definitivamente es un honor que los Romeu pertenezcan a una dinastía musical
de la mejor clase de nuestro país y del mundo. Yo también he tenido gran suerte de encontrarme con
Mery Romeu, que me puso en contacto con Gonzalo Romeu, Zulema Romeu y con Jorge Romeu Pérez,
para dejar constancia fidedigna de esta importante trayectoria y conocer personalmente a algunos de
ellos (hasta el momento a
Jeannette y a Armandio Romeu Bravo que colaboran con nuestro libro Son y
sazón cubano, también a
Alberto el músico-fotógrafo y a Puly).

Los cubanos que nos sentimos orgullosos de serlo tenemos la obliagación de tratar de conocer al
menos un poco de todos nuestros compatriotas que han engrandecido a nuestra patria. Por eso
ponemos a la disposición de todos esta historia de la dinastía musical de los Romeu, que esperamos la
comparta con otros interesados, así todos comprobarán que no por gusto decimos que Cuba es un país
pródigo en talentos musicales.-
Armando Romeu Bravo y su hijo
Christian Romeu.
Armando Romeu Gonzalez
Maria Argelia Vizcaino y Jeannette
Romeu.
Mery Romeu y Maria Argelia Vizcaino.
Orquesta de Armando Romeu Marrero
en 1930.
Gardenia Romeu.
Zenaida Romeu.
Gladys Romeu.
Zulema Romeu.
Armandito Romeu Bravo; Alberto Romeu
y la tia Zulema.
Jorge Romeu.
Ruben Romeu.
Armandito Sequeira Romeu y su hija
Jeannette. Foto exclusiva de Alberto
Romeu.
Los Romeu en Miami.
Maria Argelia Vizcaino, Alberto
Romeu, Rafael Almazan y su esposa
Grisel.
Orquesta con los maestros Alberto Romeu, Alfredo Valdés Brito, Ángel Agüero Zaldivar, Luis Bayard Avilés, Carlos
Suárez, Daniel Lasca, Jorge Hernández, Alfredo Muñoz, Gladys Lo y Gonzalo Romeu.