ESPERE UN POCO A
QUE TERMINE DE
CARGAR
Interesados en promover su
negocio, sus trabajos artísticos,
obras, libros o producciones
discográficas, escriban a

rvizdesigner@yahoo.com

Para información extra
llamar al
(561) 758-4316
Si desea contratar artistas para
sus eventos o fiestas privadas o
artistas interesados en actuar,
llamen al coordinador de
eventos y representante artístico
Arturo M. Del Monte, presidente
de MAD Del Monte Media Corp
786- 251-7308.

Opiniones sobre este trabajo pueden ser enviadas
escribiendo a mariaargelia@hotmail.com
Sección constantemente en progreso, visítela próximamente
Diccionario de Talentos
de la Actuación y Medios
de Comunicación
Cubanos
en el exterior
PULSE AQUÍ

Fallecidos en el exilio
ESTAMPAS DE CUBA
POR MARIA ARGELIA VIZCAINO
Doris de la Torre: La Reina del Filin
www.mariaargeliavizcaino.com
e-mail  -    mariaargelia@hotmail.com
Copyright © 2009 María Argelia Vizcaíno
Un lector, que no desea ser identificado –lo que no entiendo que ocurra en un
país libre, pero lo respeto – me pregunta por
Doris de la Torre. Otra de las
tantas artistas cubanas que fueron borradas del firmamento musical, porque se
marchó al exilio. Me contaron que ella fue una más de las que creyeron en las
promesas del barbudo en jefe y que al desengañarse y ocurrírsele protestar se
le censuró, y al emigrar, fue eliminada de la historia musical cubana.

Por todo esto hay muy pocos datos sobre su vida, y algunos muy confusos y
contradictorios.

En la Discografía de la Música Cubana recopilada por el
Dr. Cristóbal Díaz
Ayala
que publica en http://library.fiu.edu/latinpop/performersindex.html,
aparece que nació en Santa Clara el 18 de enero de 1933.
En el tomo IV de Vida y Milagros de la Farándula en Cuba publicado por
Rosendo Rosell, página 20 dice que es su padre
Miguel Ángel Díaz
“Miguelito”
, uno de los fundadores del popular Trío Pinareño, donde cantaba
y tocaba las claves junto a Ricardo Ferrera, laúd, compositor y voz prima; y el
guitarrista Manolo Fondevilla, que por cierto, ninguno era de Pinar del Río.

Esto nos hace pensar que el nombre
Doris de la Torre era artístico. Comenzó
a cantar en su ciudad natal, en El Caney, muy cerca de su casa en la década
de 1950 y cuando se mudó para La Habana participó en un concurso de
televisión donde obtiene la primera mención con la canción “Doce Cascabeles”;
integró el grupo
Los Armónicos de Felipe Dulzaides, donde además de
cantar tocaba el vibráfono y la guitarra. En este grupo se cultivaba el
bossanova brasileño y el jazz melódico de la forma más moderna de la época, y
Doris podía dar riendas sueltas a los cambios de tono jugando con la armonía lo
que la destacó dentro del movimiento filin, de ahí que llegaron a llamarle la
reina de ese estilo interpretativo.

Siguió su carrera como solista actuando en televisión y cabarets. Graba con
Los Armónicos, y también como solista un memorable disco primero en 1959
(con el sello Fonotone 400 2-1-16 ca.) y después en 1961 (con el sello
Kubaney 196U ) con el nombre de “Doris de la Torre”, bajo la dirección del
maestro argentino radicado en Cuba
Eddy Gaitán, quien compartió los arreglos
con Pablo Cano y Fernando Mulens. Participaron además Felipe Yanes, al
piano; Orlando Hernández, en el bajo; Walfredo de los Reyes, percusión; Jesús
Caunedo, saxo; Pablo Cano, guitarra eléctrica; El Negro Vivar, trompeta.; Miriam
Sinca, arpa; Antonio Machado, tumbadora.

Entre los temas se destacan : Tú dominas / canción de Martha Valdés ; En la
duda / canción de Pedro Vega ; Una rara sensación / Frank Domínguez;
Imágenes / Frank Domínguez (acompañada por el Cuarteto Faxas); Ada, de
Levi, (canción hebrea); Así / chachachá de JG; Añorado encuentro / bolero de
Piloto y Vera; En la imaginación / canción de Martha Valdés; No me culpes /
canción en inglés de Fields;  Envenéname los labios / canción de Martha Valdés
; Me recordarás / canción de Frank Domínguez; Criatura del sol / Eddy Gaytán;
Para qué ilusionarme de Meme Solís  que prácticamente acababa de
convertirse en famoso pianista y compositor.

La prensa le ofreció una crítica muy favorable:
“No se parece a cancionista
alguna, su estilo es tan personal como su propia voz”
. Le publicó el diario
Prensa Libre.

“Es una cantante de fino estilo y fuerte personalidad. Las composiciones más
inspiradas ganan en belleza al ella interpretarlas”
. Firmado por Vergara en la
revista
Bohemia.

También participó en la grabación del Lp Bonita 118U “Variedad por el mundo
con la música de Osvaldo Farrés” y la Orquesta  de Fernando Mulens cantando
los boleros Toda una vida , y Una sola vez.

En 1965 aparece en el disco que se grabó del
Primer Festival  de la
Canción de Varadero
, (antes de convertirse en Festival Internacional de la
Canción Popular, en 1967). En el mismo participaron además de Doris de la
Torre, el también posteriormente exiliado
Jorge País, el cuarteto Los Meme,
Wilfredo Mendi, Luis García, Ela Calvo
, además de otros como Los
Modernistas
, siendo ganadores del gran premio estos últimos que
interpretaron la canción de Tania Castellanos, “Playa Azul”. Un último CD salió
bajo el sello Hot Production el 11 de diciembre de 2001 llamado Doris de la
Torre Legendary Cuban Diva (UPC: 053993860427, WAPI (Tower ID):
106679694).

La Egrem reprodujo un disco de ella cantando con la Orquesta Los Armónicos
(Lp Egrem 1014 ó 3133) dirigida por Felipe Dulzaides, donde Doris de la Torre
canta La sitiera; C‘est si bon; y En nosotros.

Cantó en lugares de categoría junto a las figuras principales del momento
como en el Salón Panorámico del casino de Tropicana, el Starlight Terrace del
Hotel Nacional, en el hotel Comodoro, el night-club el Gato Tuerto, el Karabalí,
el Internacional de Varadero y empezando 1961, bajo la organización del recién
creado INIT canta junto a Elena Burke en el Cabaret Caribe del Havana Hilton,
donde también bailaba Sonia Calero. Ya para 1963 comienzan a minimizarla y le
asignan el Club Karachi, de 17 y K, en el mismo Vedado junto a Peruchín y su
grupo, que ella los presentaba “Perugrupo y su chin”. Y aunque la anunciaban
que estaría cada noche entre 10 p.m. a 1 a.m., solo salía una sola tanda, y
subiéndose a la pequeña tarima que había detrás de los refrigeradores de la
barra, le explicaba al público: “Hoy no canto, porque no tengo ganas”.  
Nadie le reclamaba, porque su público allí era igual que ella, todos estaban
cansados de que los marginaran.

La sacaron de la TV, tampoco ponían sus canciones en la radio, ni le
permitieron volver a grabar, hasta llegaron a presionarla para que no cantara
en portugués (Uma loira “una rubia”), en italiano (Arriverechi Roma), en hebreo
(Ada, la canción judía sefardita que cantaba en yiddish) y en inglés (Don’t
Blame me), aún así ella seguía siendo un ícono y considerada la Reina del Filin.
Algunos argumentan que la marginaron por su homosexualidad, que ella no se
molestaba en rebatir, aunque fue casada con un moreno muy farandulero
llamado Bienvenido, pero aparentemente fue para cuidar la fachada, como se
dice corrientemente.

En realidad a las autoridades no les molestaba tanto su orientación sexual,
porque otras de igual tendencia con menos talento musical pudieron seguir
grabando y proyectandose en TV y en giras internacionales. Lo que más
mortificaba era la adoración de los fanáticos que la seguían a donde quiera que
la asignaran, como a la Gruta o a la salita de Bellas Artes, que no les importaba
quedarse de pie con tal de escucharla.  Porque en ese régimen totalitario el
único que se permite adorar es a su máximo jefe, de ahí que implantaron el
ateísmo en las escuelas. Cansada de la falta de libertad de todo tipo, decide
salir al exilio.

En resumen fue Doris de la Torre, una cantante bolerista del estilo filin,
villaclareña, que se hizo muy popular en los clubes habaneros de finales de la
década de 1950. Fue vocalista con Felipe Dulzaides en Los Armónicos, además
hizo un pequeño papel en una famosa telenovela (Las tres hermanas) y tuvo
una brillante carrera de solista, de la cual ya casi nadie se acuerda. Creyó en
las promesas de la revolución en sus inicios, pero muy pronto se dio cuenta del
engaño. Terminó saliendo al exilio entre España (donde inauguró el night-club
El Carrusel en 1969), en New York y Miami, pero sin dedicarse a cantar.

Me han dicho, pero no he confirmado, que cuando supo que estaba enferma de
muerte, buscó viejos amigos en la isla para que le tramitaran el regreso, y allá
falleció. En esto hay una contradicción porque en la Discografía de la Música
Cubana recopilada por el
Dr. Cristóbal Díaz Ayala aparece que falleció en la
ciudad de Miami, el 9 de junio de 2003, pero otras personas dicen que falleció
en su tierra natal.
Sigfredo Ariel le dedicó un sentido poema y Alexis
Castañeda Pérez de Alejo
escribió una emotiva crónica cuando supo su
fallecimiento, pero no nos consta que hablaron con ella personalmente en
Santa Clara, aunque gracias a sus trabajos supimos de este curioso detalle.

 En los últimos tiempos, siglo XXI, increíblemente han puesto alguna de sus
canciones por la radio controlada de La Habana, en Radio Metropolitana, pero
sin decir quién ha sido y qué representó esta talentosa cantante.

 Doris de la Torre fue parte importante del nacimiento del estilo filin, sin
embargo, cuando la mayoría habla de ese movimiento de la canción cubana,
solo se mencionan a las mismas figuras, las autorizadas por el régimen. De ese
movimiento participó además
Gladys León, La Freddy, Bobby Jiménez,
Miguel de Gonzalo, Oscar Martín, Luis García, Margarita Royero
 y otros
más que tampoco se les nombra.

Doris tuvo la suerte de grabar y dejar constancia de su voz inigualable, pero su
proyección en escena, su temperamento especial, sólo ha quedado grabado en
la memoria de los que tuvieron la fortuna de conocerla, por algo fue llamada
La
Reina del Filin
.-
En 1965 aparece en el disco que se grabó
del
Primer Festival  de la Canción de
Varadero
, (antes de convertirse en Festival
Internacional de la Canción Popular, en
1967). En el mismo participaron además de
Doris de la Torre, el también posteriormente
exiliado
Jorge País, el cuarteto Los Meme,
Wilfredo Mendi, Luis García, Ela Calvo
,
además de otros como
Los Modernistas,
siendo ganadores del gran premio estos
últimos que interpretaron la canción de
Tania Castellanos, “Playa Azul”.
Fotos donadas por nuestro
lector anónimo