ESTAMPAS DE CUBA POR MARIA
ARGELIA VIZCAINO

En memoria de Patato Valdés: Leyenda
del jazz afrocubano
  Uno de los más importantes músicos cubanos, Carlos ‘Patato’ Valdés,
reconocido en todo el mundo como una leyenda del jazz, falleció a las
11 de la noche del martes 4 de diciembre, 2007. Después de su
actuación en el marco del Festival de Jazz de San Francisco, California,
como integrante de los Conga Kings (que también integra esa otra
leyenda de la música cubana Cándido «Candyman» Camero), y viajando
rumbo a su residencia en Nueva York, el 12 de noviembre, comenzó a
faltarle la respiración en pleno vuelo, por lo que desviaron el avión para
aterrizar de emergencia en Cleveland, Ohio, donde fue hospitalizado
hasta su deceso.
Nos relata el locutor cubano Arturo Gómez (en la actualidad trabajando
para la emisora KUVO en Denver, Colorado) que según la hija de Patato,
su padre pidió que la máquina de respiración artificial fuera
desconectada el día 4 diciembre, por celebrarse la fecha de Santa
Bárbara, santa que se sincretiza con Changó deidad de la Regla Ocha,
del cual era un fiel devoto. Su representante artístico Charles Carlini
notificó que fue una recaída por su viejo enfisema pulmonar producido
por el tabaquismo.
Pero lo más sorprendente es que la mayoría de los cubanos no se han
enterado de la trayectoria de Patato, mucho menos se le brindó un
merecido reconocimiento de su pueblo aunque fuera póstumo. Como
era de esperar la prensa controlada de Cuba nada ha dicho todavía hasta
hoy 10 de diciembre, y lo peor es, que cuando hablo de Patato a las
nuevas generaciones y a las de mi edad me preguntan ¿y ese quién es?
Por esto le dedico esta reseña, buscando la forma de que muchos más
cubanos (de aquí, de allá y de acullá) lo conozcan.
Carlos Valdés (hijo), fue un músico percusionista de prestigio,
inventor, compositor, bailarín y boxeador al que llamaban ‘El Toro’,
pero el apodo con el que prevaleció por su pequeña figura fue el de
«Patato». Nació en el popular barrio Los Sitios de La Habana, el 4 de
noviembre, de 1926. Su padre, Carlos Valdés era un músico miembro
de la agrupación Los Apaches, fundada en 1915 y cuyos integrantes se
dividieron a mediados de 1920 para fundar el reconocido Sexteto
Habanero, que fue el primero de este estilo en introducir el contrabajo
para sustituir la folklórica marímbula.
Desde pequeño «Patato» tocaba cajones de madera como si fueran
tambores, que usualmente se estilaba en los barrios pobres de nuestro
país para interpretar guaguancó y coros de clave, después aprendió con
su padre a tocar el tres, -una guitarra de tres cuerdas dobles creada en
Cuba por los trovadores- y también aprendió a tocar la marímbula y la
botijuela que hace el sonido del contrabajo para ejecutar el tradicional
son cubano, además otros instrumentos percusivos de origen
afrocubano, como el shekeré y la tamborina (instrumento musical
variante de la pandereta pero tocado con una baqueta y más ancho). Fue
a la edad de 12 años que comienza a tocar tumbadoras, congas y bongó
para salir en las fiestas del carnaval habanero acompañando a las
comparsas.
Profesionalmente se inició a la edad de 18 años, debutando en la
Academia de bailes Marte y Belona y llegó a integrar rápidamente las
mejores orquestas populares como el Conjunto Kubavana, y a mediados
de la década de 1940 pasa al Conjunto Casino hasta que en 1953 marcha
a New York trabajando con los Afrocuban de Machito; con Tito Puente;
con el grupo de Herbie Mann; con Quincy Jones; Art Blakey; Fania,
creando su propia banda llamada Afrojazzia, con la cual se presentó en
los más importantes escenarios de todo el mundo, pero antes tocó en
Cuba con Pérez Prado, con Beny Moré, con la Sonora Matancera
sustituyendo a Valentín Cané cuando se enferma; acompañando a Félix
Chapottín y su medio hermano Chano Pozo en su conjunto Azul cuando
amenizaban en el cabaret Sans Souci, (antes de que Chano se fuera para
New York junto a Dizzy Gillespie, que había creado ese jazz sofisticado
que se llamó be-bop, y que da pie a Chano para impulsar el nuevo jazz
Cu-bop).
En la ciudad de los rasca cielos Patato forma parte de los pioneros del
movimiento musical del jazz afrocubano, del que nació posteriormente el
llamado jazz latino, unido a grandes figuras como han sido Mongo
Santamaría, Chico O’Farrill, José Curbelo, Julio Gutiérrez, Marco Rizo
Ayala, Frank Grillo, Cándido Camero, Armando Peraza, José Mangüal,
Paquito Hechevarría, Mario Bauzá, Bebo Valdés, Cachao, Alberto
Socarrás, Tata Palau, que han quedado inmortalizados en la historia del
jazz de los Estados Unidos.
«Patato» grabó más de cincuenta discos, entre sus últimas
producciones se destacan: Tres generaciones Patato, Lucrecia y Paquito
D’Rivera (1997); la serie Ritmo y Canela publicadas en 1995 y 1996,
que fueron nominadas en los Grammy en la categoría de latin jazz,
obteniendo finalmente el Premio Grammy Latino y Grammy Nacional en
2003 por su CD «El arte del Sabor» junto a Bebo Valdés y Cachao.
Como compositor se destacó entre otras con el tema del programa Bill
Cosby Show, del que fue invitado varias veces; fue coautor de parte de
la música de la película Los Reyes del Mambo. Por su buen trabajo fue
merecidamente galardonado por la ACE (Asociación de Cronistas de
Espectáculos de Nueva York) en el 2004 por su trayectoria en el
espectáculo.
Como bailador desde que se presentó en 1952 en el respetado programa
de TV en La Habana "El Show del Mediodía", se lució con sus pasos
dando nacimiento a variados bailes como del pingüino, el yoyo, la toalla,
el tirabuzón, logrando una gran notoriedad, pues lo mismo bailaba
tocando detrás de los tambores, delante de estos, que encima, por eso el
maestro Ernesto Duarte le compone especialmente "El baile del
pingüino" que solo Patato podía danzar espectacularmente.
En su larga y exitosa carrera ha participado en varias películas como
Calle 54, de Fernando Trueba y en el filme Dios Creó a la Mujer, dando
lecciones de mambo al símbolo sexual del momento, la francesa Brigitte
Bardot.
Por si fuera poco es el creador de un sistema innovador para afinar
instrumentos percusivos, pues antes de 1940 las congas no eran fáciles
de afinar ya que el método consistía en todo un proceso de
calentamiento con fuego y a él se le ocurre una forma ideal con un aro
metálico y unas llaves para tensar. En 1978 Cohen, fundador de la
empresa dedicada a la fabricación de instrumentos de percusión Latin
Percussion (LP Martin Cohen), desarrolla comercialmente el diseño
inventado por Patato para crear  las congas Modelo Patato, que son las
que más se venden desde entonces utilizadas por músicos de renombre
como Carlos Santana y hasta los Rolling Stones. Se trata de unos
tambores con una barriga más amplia y una base pequeña de 30" de
altura que llega a proyectar graves profundos con gran volumen sin
sacrificar los sonidos agudos penetrantes.
Para promover sus productos Martin Cohen organizó un grupo de
músicos llamados Jazz Ensemble, donde Patato fue el encargado de
tocar las congas, efectuando largas giras por Europa, y grabando una
docena de álbumes. En la misma página de Latin Percussion http://www.
lpmusica.com/lista_de_artistas/patato.html, le han creado una linda
remembranza, que entre otras cosas nos dice: "Durante más de 60 años,
Carlos 'Patato' Valdez demostró cómo un músico podía combinar la
habilidad técnica con una presencia escénica de alto nivel. Su
interpretación en las congas demostró la fusión de melodía y ritmo, y su
entendimiento del ritmo estuvo siempre enraizado en el baile."
Un solo de Patato podemos apreciar por Internet en http://
youtube.
com/watch?v=UxJrQl3m3QQ&feature=related, también podemos
leer una muy buena biografía escrita por
Israel Sanchez Coll en www.
herencialatina.com/Patato/Patato_Valdes.htm y otra semblanza en
los obituarios del periódico El País en España, por
Diego A. Manrique
www.elpais
.
com/articulo/Necrologicas/Carlos/Patato/Valdes/percusionista/cuban
o/elpepinec/20071207elpepinec_1/Tes, para los que quieran ampliar
sus conocimientos.
Por otro lado el barranquillero
Orlando Montenegro Rolón, admirador
de la música cubana hizo el valiente señalamiento del destino que han
tenido los cubanos que por no poder vivir en nuestro país y no
simpatizar con el régimen nos tratan de borrar de la historia, como se
comprueba en el Diccionario de la Música de Helio Orovio. Es gracias a
esos no cubanos y algún que otro compatriota digno, que podemos
saber de las glorias de la música nuestra, que les confieso yo vine a
conocer después de 1980 cuando salí de Cuba, y muy especialmente
por la bendición de la Internet que los llamados melómanos me la han
enseñado.
Cuando algún día se pueda escribir nuevamente la verdadera historia de
mi país, hay que poner bien en alto a todos esos no cubanos que
lograron que nunca se olvidaran nuestros verdaderos talentos musicales
en el exterior (que son muchos) y que por esos no cubanos es que
nuestra música y músicos siguen estando en la preferencia del mundo,
aunque le llamen por otro nombre y algunos (los envidiosos o los
ignorantes) no acepten sus orígenes.
Muy a pesar del bloqueo contra los artistas cubanos en el exilio, Carlos
‘Patato’ Valdés logró ser un admirado embajador de los ritmos
afrocubanos, por eso afirmamos que Cuba pierde otro gran hijo sin
poder volver a verla democrática, y el mundo pierde a uno de sus más
destacados músicos. ¡Descanse en paz Patato Valdés!

Artículo relacionado: LAS JAZZ BAND DE CUBA
www.
mariaargeliavizcaino.com/m-Las_Jazz_Band_en_Cuba.html


Opiniones y sugerencias bienvenidos a mariaargelia@hotmail.com. Más
trabajos de la autora puede encontrarlo visitando
www.
mariaargeliavizcaino.com   
El 30 de junio de 1961 bajo el nombre de Consejo Nacional
de Cultura
se llevó a cabo la constitución del organismo que
controlaría la mente del cubano. Del 18 al 22 de agosto del
mismo año se celebró en La Habana el
Primer Congreso
Nacional de Escritores y Artistas
, lleno de escritores y
artistas extranjeros de tendencia izquierdista invitados por el
gobierno.

En el libro
«El quinto jinete del apocalipsis» escrito por ese
gran cubano que fue
Salvador Díaz-Versón, leímos que en el
acto inaugural el presidente de Cuba, cuando aquello el títere
Osvaldo Dorticós dijo: «El gobierno revolucionario tiene,
antes que nada, el deber de formular e imponer una cultura
revolucionaria»
. Eso salió publicado en el periódico
Revolución
del 26 de agosto de 1961, en la página 9,
magazine de los lunes. Para después agregar:
«Nuestros
escritores y artistas si quieren proclamarse cultos, no se
resignen solamente a mostrar sus novelas, sus poemas, sus
cuadros y sus esculturas. ¡Es necesario también que ganen la
cultura política, que quiere decir comprensión de nuestro
proceso socio-económico».

El segundo congreso de lo mismos fue celebrado en la capital
de la URSS, el 8 de marzo de 1962, y
Nikita Khruschev, el
presidente de la unión fue el encargado del discurso que fue
publicado en el número 11 de Nuevos Tiempos, Moscú, el 20
de marzo de 1962, enfocando de igual forma que hizo
Dorticós, la obligación de los escritores y artistas con el
movimiento comunista internacional:
«Cada uno tiene que servir
a nuestra causa común con el arma de que disponga. Me
refiero a cada escritor, escultor, compositor, trabajador del cine
y del teatro. Y el arma de cada arte debe manejarse en favor de
nuestra causa, a fin de fulminar a los enemigos y abrir camino
hacia la sociedad comunista. La línea de desarrollo de la
literatura y el arte está determinada por el programa del partido
y así es como hay que actuar».

Por si les parece poco estas pruebitas, les muestro más,
porque la verdad que sobran, como lo declarado en el tercer
congreso celebrado el 1ro. de junio de 1963 en Pekín, China,
entre sus acuerdos firmados y publicados el 12 de junio de ese
año en
«Pekín Informa», en la página 6 apareció que
«guiados por la línea del partido, la literatura y el arte, el
escritor y el artista, deben sólo servir a la causa del socialismo y
laborar por el triunfo mundial de las ideas y conceptos del
marxismo leninismo».

Con qué razón escribió cuando aquello Díaz-Versón que «toda
esta gravísima y criminal trama encaminada a cambiar el
pensamiento de la humanidad para luego someterlos a la más
bárbara esclavitud»
. Porque es a través de sus artistas y
comunicadores que ellos van disfrazando su veneno, para
engañar a los pueblos. Esos discursos han sido muy claros, y
desde siempre han trabajado igual la cultura política.

Más recientemente, en 1998,
Abel Prieto, el melenudo Ministro
de Cultura escribió en La Gaceta de Cuba: «
El espacio
generoso de nuestras instituciones se abre para todos los
artistas revolucionarios y para aquellos que están con nosotros
porque no están contra nosotros»
. O sea, que el que no está
con ellos no cuenta con un espacio para poder expresar su
arte, así sea el mejor del mundo, y sin embargo tienen la
desvergüenza de declarar:
«Nadie con un mínimo de objetividad
y decoro puede acusar a nuestras instituciones y a nuestra
política cultural de ser excluyentes»
. Como todos los
comunistas el peludo fuera de tiempo se pone a cantinflear,
observen como se desdice, y deja bien claro los propósitos de
la cultura en el marxismo.

Es evidente, el socialismo politiza la cultura, la centraliza, la
manipula, impide a la mayoría de los verdaderos artistas y
escritores que se desarrollen, y para colmo les bloquean todo
tipo de información confiable que venga del exterior, limitando
más aún el progreso y evolución de todo tipo de arte. Otra
muestra la vimos en noviembre de 1998 cuando se clausuró el
VI Congreso de la
UNEAC (Unión Nacional de Escritores y
Artistas de Cuba), que
el mayor autosuficiente más
insuficiente del país en temas de arte, fue el que lo
presidió (el tirano, por supuesto)
, para desde luego no
pronunciar palabras sobre arte, sino dedicar su diatriba a lo
mismo de siempre, su envidiado imperialismo yanqui, aunque
alabó el poderoso sistema informativo que posee, dando cifras
estadísticas como que más del 60% de las computadoras
conectadas a la Internet son de norteamericanos. Algo
vergonzoso que no debía ni señalar si quieren seguir
manteniendo el mito que el mejor sistema para vivir es el
comunista y ha sido un fracaso en todos los niveles.

Si usted mi apreciado lector alguna vez creyó sinceramente que
los comunistas son los mayores defensores de la cultura de los
pueblos, y que son sus enemigos los intransigentes que
confunden los términos de la propaganda ideológica, creo que
después de leer estas acotaciones, sacadas de su prensa
autorizada, si tiene la mente amplia (materia gris,
entendimiento) podrá cambiar de parecer, o al menos tratar de
comprender mejor a los cubanos exiliados (los verdaderos, no
los refugiados económicos) cuando nos incomodamos con ese
abrazo que le dio el boricua
Andy Montañez al «Compañero
Trovador» Silvio Rodríguez
, fiel representante de la cultura
política del socialismo.-


Opiniones y comentarios bienvenidos escribiendo a
mariaargelia@hotmail.com. Más trabajos de la autora pueden
ser leidos en www.mariaargeliavizcaino.com
ESTAMPAS DE CUBA POR MARIA
ARGELIA VIZCAINO


La cultura política del socialismo
Foto del Conjunto Casino donde vemos que Carlos
Patato Valdés es el único integrante de la raza negra.
From: PrincipePromo
Sent:        Fri 1/11/08 1:20 PM        
To:         mariaargelia@hotmail.com        
Subj: Saludos de Nueva York

Hola mi nombre es Jessie Ramirez, periodista, locutor y promotor dominicano, radicado en Nueva York por 40
años y creador de las noches latinas en el club Copacabana donde llevé desde Hector Lavoe, Celia Cruz hasta
Johnny Ventura. Además, he sido el único periodista de espectáculos en escribir en los 3 periódicos de Nueva
York desde 1977: El Diario, Noticias del Mundo y Hoy. Y mantengo mi columna sindicada en 5 revistas
internacionales y en la web www.martilloyclavo.com y le he escrito dedicatorias a los discos de Celia Cruz,
Hector Lavoe, Frankie Ruíz, Eddie Palmieri, Cheo Feliciano, Mario Bauzá, Roberto Roena, Conjunto Clásico,
Santiago Cerón, Hector Casanova, Pete Conde Rodríguez ,Toño Rosario, Sergio Vargas, José Bello, Louie
Ramirez & Ray De La Paz entre otros . He trabajado de maestro de ceremonias en los festivales de Salsa en el
Madison Square Garden y viajado el mundo con las Estrellas de Fania, Celia Cruz y Johnny Pacheco.
Mi amigo Milton Cardona me habló del artículo de Patato a quien representé y lo cuidé por más de 7 años pues
vivía solito en Manhattan, yo lo llevaba al doctor y le conseguí una ‘homeattendant’ que lo cuidaba y le limpiaba
su apartamento y el artículo que escribiste estuvo bien chévere pero la parte de como murió no fue así, el
mismo se quitó los aparatos y murió el día 4 que era el día de su santo y por su religión Lucumí nunca quería
que lo cremaran y eso fue lo que hicieron las hijas y siempre pidió lo enterraran en Nueva York al lado de su
amigo Tito Puente. Y por los últimos 3 años la cineasta y periodista cubana Mercedes Jimenez Ramirez le
estaba haciendo un documental sobre su vida “Las manos Mágicas De Cuba y El Rumbero Mayor”. A Patato le
sobreviven la viuda, sus dos hijas en Puerto Rico y un hijo de 48 años que vive en Washington llamado Carlitos.

Patato me pidió que cuando él muriera le mandara sus congas al Instituto de Smithsonian y otros museos y
centros de música para que su legado musical continuara. El lunes 14 de enero, 2008 le estaremos haciendo
un memorial tributo musical en la iglesia St Peters de la calle 54 y Lexington en Manhattan, donde tocarán Los
Congas Kings con Cándido, Dave Valentín, Alfredo De La Fe, Giovanni Hidalgo, Pequeño Johnny, Papo Pepín,
Totico, Milton Cardona, Johnny Pacheco, George Benson, Nicky Marrero bajo la dirección de David Oquendo.

Un abrazo,
Jessie
Este arículo ha sido publicado en el Portal Salsero de
Rolando Posada A.
www.SalsayTimbal.com (Pueden leerlo copiando o
pulsando directamente
www.salsaytimbal.com/in%20memorian/patatovaldezinm
emorian.htm)
e-mail  -    mariaargelia@hotmail.com
Copyright © 2010 María Argelia Vizcaíno