Manolo Coego durante el homenaje a
Rosendo Rosell en junio 2008.
Interesados en promover su
negocio, sus trabajos artísticos,
obras, libros o producciones
discográficas, escriban a

rvizdesigner@yahoo.com

Para información extra
llamar al
(561) 758-4316
Si desea contratar artistas para
sus eventos o fiestas privadas o
artistas interesados en actuar,
llamen al coordinador de
eventos y representante artístico
Arturo M. Del Monte, presidente
de MAD Del Monte Media Corp
786- 251-7308.
Sección constantemente en progreso, visítela próximamente
Momentos estelares de Manolo Coego
Por María Argelia Vizcaino
www.mariaargeliavizcaino.com


Este es un pequeño homenaje para tratar de destacar la exitosa carrera artística de quien ha
sido uno de los más grandes actores de Cuba, conocido por Manolo Coego. Quien además
de ser uno de los galanes más importantes de la radio, teatro, y la televisión de
Latinoamérica, ha sido un esposo, padre y abuelo ejemplar pero sobre todo, un gran cubano
que siempre ha mantenido el nombre de nuestra patria muy en alto con un ferviente deseo de
verla algún día libre.

Desde su primera etapa de estudiante perteneció a la Asociación ADAD, que junto al
Patronato del Teatro y Teatro Universitario conformaban el llamado “horno escénico” del
incipiente teatro nacional, lo que contribuyó a su gran formación que junto a su disciplina y
talento nato, lo convirtieron en una de las principales figuras de las artes escénicas de
América.

Nació un 22 de enero, de 1927, “Día de Santa Cecilia” Patrona de los Artistas. Comenzó su
carrera artística a los 17 años en el teatro y presentándose en programas de radio dedicados
a la búsqueda de nuevos valores del arte (Corte Suprema del Arte y La Escala de la Fama),
convirtiéndose en uno de los fundadores del Teatro Popular, que por su trabajo desplegado
en el mismo comienza a trabajar en radio convirtiéndose en primerísima figura, formando la
famosa pareja artística con la también primera actriz Raquel Revuelta. Y a principio de la
década de 1950 fueron contratados exclusivamente por Radio Progreso para protagonizar la
novela FAB que se transmitía diariamente a la 1 y 15 de la tarde. En lo adelante todas las
novelas fueron éxitos asegurados como
“María Salomé", considerada la novela más tierna y
apasionante de
Inés Rodena, que según contaba la prensa de aquellos años era “…la
escritora que sabe llegar al corazón femenino a través de su sentido realismo”.

Tiene Manolo el honor de inaugurar la TV de Cuba, (primero como locutor) alcanzando el
mismo éxito que obtuvo en la radio con el papel protagónico de sus novelas, porque no sólo
poseía una recia voz varonil, sino una figura elegante y un magnetismo que hipnotizaba al
televidente. Por eso contaba junto a Raquel Revuelta con dos espacios seguros: Un romance
cada jueves y La novela de las 10, donde se destacaron entre otras la telenovela “Mi apellido
es Valdés”, dirigida y escrita por
Roberto Garriga en 1957 donde actuaron además Josefina
Rovira,
Rosa Felipe, Elodia Riovega, Gisela García, Lolita Berrio, Marianela Rosa,
Rolando Barral, Carlos Paulín, Cesar Carbó, Blasito Soler, Luis G. Oquendo, Nino del
Castillo, Osvaldo Calvo
, entre otros.

En el teatro también tuvo la suerte de inaugurar la sala Hubert de Blanck, sita en Calzada
entre A y B, de El Vedado, propiedad del Conservatorio del mismo dueño, que abrió sus
puertas el 17 de octubre de 1955 ofreciendo un programa de concierto, y ocho días después,
el 25 de octubre, se estrenó su primera obra dramática que fue “Hechizados”, de van Drutten,
dirigida por  A. Losada, donde tuvieron los papeles estelares Manolo Coego y  Raquel
Revuelta.

Y aunque la contrafigura con la que más trabajó posiblemente fuera Raquel Revuelta, también
estelarizó con otras grandes actrices como
Linda Oliver con quien protagonizara "Señora
Avispa", de la gran escritora de radio y TV
Inés Rodena y con Hada Béjar, con hizo por
primera vez un programa de TV.

Su continuo trabajo en la televisión y la radio cubana no le dio mucho tiempo para participar
en el cine, no obstante trabajó en 1950 en el rodaje  del filme de suspenso “Siete muertes a
plazo fijo” dirigido y producido por
Manolo Alonso, con fotografía de Hugo Chiesa y edición
de Mario González, más música del compositor
Osvaldo Farrés.  Que se considera el primer
paso para lograr en Cuba un cine profesional de cierto interés artístico. Contó en su reparto
estelar también con
Raquel Revuelta, el esposo de ella Eduardo Casado, Ernesto de
Gali, Alejandro Lugo,
entre otros.

También tuvo la primicia de participar en 1958, junto a Raquel Revuelta y su hermano Vicente
y otros artistas, en el recién fundado Grupo Teatro Estudio, pionero del teatro cubano
contemporáneo.

Después de la huida del dictador Fulgencio Batista en 1959, cuando el nuevo gobierno
empieza a perfilarse totalitarista tomando el control absoluto de los medios de comunicación (y
también de todo el territorio cubano) la actriz
Violeta Casal que era la directora de Radio
Rebelde, llama a Manolo Coego para junto a
Raquel Revuelta llevar al aire Doña Bárbara,
(que sería otra versión de aquella que se hizo con tanto éxito en 1939 por Radiodifusión O’
Shea, que se transmitía desde la azotea del hotel Plaza, formando parte del cotizado cuadro
dramático de la firma Sabatés,
María Valero y el galán de moda Ernesto Galindo, realzando
la obra clásica del premiado escritor venezolano
Rómulo Gallegos  en versión de Caridad
Bravo Adams
y con la dirección de Luis Manuel Martínez Casado, transmitiéndose todos
los días a las 8:30 de la noche en el espacio “La novela del aire”, de la RHC Cadena Azul).
Muy rápido el actor
Eduardo Egea, simpatizante de los barbudos de la Sierra y primo de la
primera actriz española
María Valero fallecida en 1948, tuvo  que sustituir a Manolo Coego,
quien fue uno de los miles de detenidos por el gobierno castrista en aquellos inseguros días,
por no sentir simpatía por los rebeldes de la Sierra Maestra y por ser uno de los hombres más
atractivos y famosos de Cuba, lo mismo le pasó a
Otto Sirgo, ya que el nuevo Robin Hood de
América no quería que nadie le hiciera sombra, desde el 1ro de enero de 1959, sólo él sería
quien acaparara las primeras planas de las revistas y periódicos de Cuba, y también la más
vista por la TV y el cine de Cuba.

En 1961 tras su exilio en Venezuela, trabajó en la telenovela de la escritora cubana Olga
Ruilópez “Yo compro esa mujer” en el papel protagónico junto a Peggy Walker. Y de la misma
autora con la misma actriz repitieron el éxito después en “La dama y el Sheik”, “La Gata”
(1968) y en “El dolor de un recuerdo”. Historias que se han vuelto a grabar en Venezuela y en
México hasta con otros nombres, pero que él tuvo el honor de ser el primero en protagonizar.

Igualmente en el exilio continuó trabajando en las telenovelas: El reportero, en 1968, drama
México-venezolano dirigido por Rafael Baldón; la telenovela de Inés Rodena filmada en
Venezuela en 1973 llamada "Raquel", haciendo el papel Federico Rivera; también en otra
telenovela de la misma escritora cubana Inés Rodena  "La indomable" rodada en 1974; en las
telenovelas mexicanas "Soledad"  de 1981, al lado de Libertad Lamarque y en "Toda una
vida", de 1981. Posteriormente grabó en Miami en el 2004 y se estrenó en el 2005 "Inocente
de ti", producida por Televisa y basada en una historia de las escritoras cubanas Inés Rodena
e Iris Dávila con las que tuvo el privilegio de estrenar sus obras.

Además hizo comedias en inglés “Whoops Apocalypse”, de 1986 como el comprador Grainary;
invitado especial para la serie clásica "¿Qué pasa, U.S.A.?" , en 1978; y participó en la
película Guaguasí de 1983, como Vidal, y en radio y TV Martí dirigida al pueblo cubano
cautivo.

Su voz de perfecta dicción y acento neutro le permitió trabajar en doblajes de películas y
series animadas como la primera película para la TV de la serie de dibujos animados Los
padrinos mágicos. Fue transmitida por primera vez el 12 de julio de 2003 en Nickelodeon, y
fue lanzada en DVD & VHS tres días después “¡Abra catástrofe!”, en versión latinoamericana.

En 1974 se estabilizó con su familia en la ciudad de Miami trabajando en diferentes obras de
teatro como Afrodita tocó la flauta, al lado de Marta Picanes, Manolo Roblán, Rosendo Rosell,
Blanquita Amaro; posteriormente en 1992 participó en el teatro Casanova en la puesta en
escena de “Ha llegado un inspector” junto a Hada Béjar, Salvador Levy, su hija Margarita
Coego, Xavier Coronel, bajo la dirección de
Marcos Casanova y como asistente Jorge Ovies;
y en muchísimas más.

Fue fundador con
Emilio Milián de la emisora Radio Fe por la 670 FM, donde mantuvo su
propio programa de 10 a 12 m. que contaba con un tema compuesto por
Miriam Balmori. Y
llegó a tener la Sociedad radial “Amigos de Manolo Coego” por el gran cariño que siempre
recibió de su público. Y como buen amigo ha participado en todos los homenajes que se han
brindado, como los 90 años de haciendo reír de Rosendo Rosell, en junio de 2008.

Manolo Coego es un trabajador incansable, por eso siempre ocupó un destacadísimo lugar en
la pantalla chica, en la radio, y en el teatro, siendo uno de los talentos mejor pagados de toda
Cuba, antes de 1959. Además de una actor dramático es un excelente comediante, locutor y
animador. Una carrera tan larga y prolífica que lamentablemente en este espacio sólo
podemos señalar los momentos más estelares.

En lo personal ha mantenido un matrimonio estable de más de 58 años con su querida
Cristina, y cuenta con cuatro hijos, 11 nietos y tres bisnietos. Su hija Cristinita es maquilladora
de TV, su hija Susana es actriz, pero posiblemente los más conocidos son el actor Manolito
Coego y la bella actriz y cantante Margarita Coego. Un gran cubano que nunca ha olvidado
sus orígenes y siendo tan importante mantuvo su cordialidad y sencillez con todo su público y
colegas, por eso es tan admirado.

Sirva de muestra este sencillo artículo sobre los momentos estelares de Manolo Coego para
destacar una de las más grandes figuras de nuestra farándula cubana, que casi nunca tienen
un sitio en los medios de comunicación del exilio y mucho menos de nuestro país, donde fue
censurado y hasta sacado de la historia.

Son muchos, muchísimos los talentos como Manolo Coego que estamos tratando de rescatar
del olvido, pero que es muy difícil conseguir su información, como son los casos de Otto Sirgo,
su hija Charito, Armando Osorio, Alberto Insua, Aleida Leal, Elsa Valladares, Hada Béjar,
Blanca Varela, etc. Si alguien quiere compartir su archivo con nosotros para poder darlos a
conocer, no sólo yo se lo agradecería, también la historia tan mutilada de nuestro país.-
Raquel Revuelta y Manolo Coego
Margarita Coego, hija de Manolo y
excelente actriz como el padre
además de cantante
.
Raquel Revuelta y Manolo Coego.
Manolo Coego junto a Maritza Morgado.
Manolo Coego, hijo de Manolo y
excelente actor.
Espere un poco a que
termine de cargar
e-mail  -  
mariaargelia@hotmail.com
RECOMIENDA
DICCIONARIO DE TALENTOS ARTÍSTICOS CUBANOS EN EL EXILIO
Copyright © 2008 María Argelia Vizcaíno
Material de consulta con Derechos Reservados conforme a la ley
Queda prohibida la reproducción total o parcial de todo lo que aparece en esta página (web.
blog, etc.), por cualquier medio o procedimiento, sin para ello contar con la autorización previa,
expresa y por escrito de María Argelia Vizcaíno. Cualquier forma de utilización no autorizada le
será aplicada lo establecido en la ley federal del derecho de autor. Información puede encontrar
visitando
http://www.copyright.gov/
Por favor, no omita el nombre del autor ni la fuente de dónde
fue publicado cualquier escrito que copie y distribuya. Hay que
respetar los derechos de los autores, que es respetarnos a
nosotros mismos. Gracias.
María Argelia Vizcaíno