ESTAMPAS DE CUBA POR
MARIA ARGELIA VIZCAINO

Raquel y Rolando "Los Reyes del Mambo"
Nos dice Rosell en el tomo IV de Vida y Milagros de la Farándula en Cuba que Raquel:
“… fue rutilante estrella junto al inolvidable Rolando, bautizados por sus electrizantes
bailes como Los Reyes del Mambo, y presentes en los shows del querido Montmartre,
donde fue tomada su actuación para una de las tantas películas de Blanquita Amaro,
la titulada A La Habana me voy”.

Se refiere al filme argentino-cubano dirigido por Luis José Bayón Herrera, y con un
guión de Carlos A. Petit y Rodolfo Sciammarella, que se estrenó el 28 de junio de 1950,
con un elenco de primera entre los que se destacan la estrella Blanquita Amaro en el
protagónico junto al argentino Tito Lusiardo, el galán cubano Otto Sirgo, el tenor
mexicano Pedro Vargas, entre otras estrellas, con música de Julio Gutiérrez, Laito
Castro, Pallas y Sciammarella. Por fortuna, un derroche de pasos de mambo podemos
ver en www.youtube.com/watch?v=M4RT1J1Q5nA sin que se diga que son Raquel
Maceda y Rolando García bailando en el Montmartre, para esta película, en la que a
continuación viene Blanquita Amaro cantando una canción.
Muchas personas al leer este título estarán pensando que estoy equivocada, que “Los Reyes del Mambo” en todo caso serán Pérez
Prado, Cachao, Arsenio Rodríguez y hasta Tito Puente (como le han llamado a este último los más confundidos cuando en realidad se le
nombró El Rey del Timbal). Y es que esos talentos musicales fueron bautizados así por sus creaciones musicales que llevan este ritmo,  
pero yo me refiero a los que integraron una pareja de baile que se hizo muy famosa ejecutando los pasos de ese ritmo estrepitoso:
Raquel
y Rolando
y que se reconocieron como Los Reyes del Mambo, aunque muchos lo hayan olvidado y otros no lo sepan.

Gracias a la oportuna sugerencia del apreciado amigo lector
Luis Alberto Sánchez, y a los datos inéditos que él nos ha aportado con
ayuda de
Yolanda Maceda, es que podemos completar la importante participación sobre estos dos personajes de nuestra historia cultural
que han sido casi borrados de la historia cultural de Cuba, que a excepción de Rosendo Rosell, muy poco han escrito sobre ellos.

Empezamos por la dama,
Raquel Maceda. Nació un 7 de octubre de 1926 en el rumbero barrio de Los Sitios, en La Habana,
prácticamente detrás de la Iglesia del Sagrado Corazón que se encuentra en la calle Reina. Tenía una hermana llamada Yolanda, que al
igual que ella fue una bella bailarina. Tuvo también otra hermana del segundo matrimonio de su mamá
Marta Maceda García con Ángel
Furquet
, llamada Concepción Furquet Maceda. Al casarse su madre, Raquel se fue a vivir con su abuela materna que era quien la
complacía y la llevaba a bailar a las matiné del Casino Deportivo, donde conoció a Rolando y se hizo famosa. Muy joven se casó en
primeras nupcias con
Antonio Carvalleiro, un pelotari que Raquel conoció en el Jay Alay de La Habana, que quedaba cerca de su casa,
donde mismo trabajaba su padrastro, pero la carrera de ambos era muy distinta para que continuaran unidos por siempre.

Era una bailarina muy virtuosa y bella, por lo que se destacó rápidamente y en 1947 pasó a integrar la pareja de bailes junto a Rolando
García (no confundir con el también bailarín
Rolando Espinosa que se ha declarado “El rey del mambo”). Rolando iba al Casino Deportivo
todos los domingos a bailar con Raquel y tan bien se llevó con aquella “chiquilla” que le pidió permiso a su abuela para llevarla a trabajar
al cabaret La Época, lo que no le permitieron por ser muy mal visto, pero fue tanta la insistencia de Rolando que aceptaron con la
condición que la abuela la acompañara. Ya en 1948 eran unas estrellas consagradas. Y en 1949 fueron considerados la mejor y más
famosa pareja de mambo que aparecían en las principales revistas musicales de los cabarets Sans Soucí, Montmartre y Tropicana junto a
los más grandes del espectáculo como
Rita Montaner y Bola de Nieve.

Nos dice Rosell en el tomo IV de Vida y Milagros de la Farándula en Cuba que Raquel: “… fue rutilante estrella junto al inolvidable
Rolando, bautizados por sus electrizantes bailes como Los Reyes del Mambo, y presentes en los shows del querido Montmartre,
donde fue tomada su actuación para una de las tantas películas de Blanquita Amaro, la titulada A La Habana me voy”.

Se refiere al filme argentino-cubano dirigido por Luis José Bayón Herrera, y con un guión de Carlos A. Petit y Rodolfo Sciammarella, que
se estrenó el 28 de junio de 1950, con un elenco de primera entre los que se destacan la estrella
Blanquita Amaro en el protagónico junto
al argentino
Tito Lusiardo, el galán cubano Otto Sirgo, el tenor mexicano Pedro Vargas, entre otras estrellas, con música de Julio
Gutiérrez, Laito Castro, Pallas y Sciammarella. Por fortuna, un derroche de pasos de mambo podemos ver en www.youtube.com/watch?
v=M4RT1J1Q5nA sin que se diga que son
Raquel Maceda y Rolando García bailando en el Montmartre, para esta película, en la que a
continuación viene Blanquita Amaro cantando una canción.

Pero antes en 1949, trabajaron en México en la película
“Tú, sólo tú”, estrenada el 13 de enero de 1950, dirigida por Miguel M. Delgado,
con guión Janet y Luis Alcoriza, y en el papel protagónico
Luis Aguilar y Rosita Quintana, además de Carlos López Moctezuma, Miguel
Inclán, Arturo Soto Rangel, etc. Desde este tiempo en México, comenzaron las pequeñas desavenencias que terminó con Los Reyes del
Mambo.

Raquel continuó su carrera en solitario y trabajó como actriz en el filme estrenado el 6 de abril de 1951 “Negro es mi Color”, dirigida por
Tito Davison, con un libreto de Julio Alejandro y Jesús Cárdenas que protagonizaban Roberto Cañedo, junto a Marga López (que fue
nominada como Mejor Actuación Femenina para un Ariel de Plata) y Rita Montaner (nominada para el Ariel de Plata como Mejor
Coactuación Femenina).

Por su parte Rolando, separado de Raquel se une primero a
Nancy Morén y después a Ana Gloria Varona (que nos cuenta Rosell era
ahijada de Miguel Matamoros y fue casada con Luisito del Pozo, el hijo del alcalde de La Habana). Era Rolando, de apellido García y
apodado “El Rumberito” por
Cuco Conde. Por favor, no confundir con Rolando Espinosa Contreras la pareja de Anisia y también de Vilma
Valle y otras.

Nos relata
Rosendo Rosell en uno de sus enjundiosos tomos de Vida y Milagros de la Farándula en Cuba, que Rolando García era un
estibador de los muelles que se inició bailando con
Bertica Serrano que era la estrella del show del cabaret Faraón, que estaba la calle
Zanja y el Callejón de Chávez, que lo subió al show como invitado del público, y fue tan asombrosa su participación que quedó contratado
por
Daniel Vila, el administrador del cabaret por $2.50 diarios que en aquella década de 1930 era un dineral. Agrega Rosell que la primera
en ayudarle fue la directora de las coristas llamada María del Carmen (que fue pareja de Kristian en Chicago), “luego vino una mulatica
preciosa” hija del funerario Nicolás Hernández, el padrastro de nada menos de las famosas Candita Quintana y Lilón la bailarina que
formó pareja con Pablito, “muertos años después en New York en un drama pasional por celos” que fueron conocidos por Los Diamantes
Negros. La hija de Nicolás (que no tenemos el nombre) salió embarazada “de un chulampín que visitaba el cabaret”, y al querer enmendar
la falta con un aborto, falleció de una infección “en tiempos sin penicilina” (porque no se había inventado).

Rolando bailó después de un breve tiempo con
Virginia Alonso (no sé si es la misma gran cantante lírica) y más adelante en 1947
empezó con Raquel, con quien alcanzó la fama internacional. De ahí que siempre manifestó era su pareja preferida, por algo destacó
Rosell que fue con quien “mejor acopló (…) que llenó marquesinas de teatros”, y que el mismo Rolando le confesó que su mejor pareja
había sido Raquel. Más adelante, ya separado de Raquel su principal momento fue en Tropicana junto a la bella bailarina Rosita Alfonso,
cuyo verdadero nombre fue Haydeé y que tuvo como primera pareja a Pepito y también bailó con Eddy Cabrera y que en Venezuela antes
de fallecer misteriosamente en 1954 bailó con Tony Arroyo. No puedo ofrecer la fecha de nacimiento ni de defunción de Rolando García,
por lo que queda esta interrogante en el aire para cuando aparezca un ángel que la sepa y nos quiera informar. Sólo sabemos que en el
exilio no se dedicó al baile, que trabajó en el garaje de Armandito Tundidor en Flagler y la 16 Avenida de Miami, y que solo una vez logró
Rosell llevarlo a bailar en El Show de los Grandes junto a Nancy Morén.

Continuamos con Raquel que a mediados de los 50, trabajando de solista en Estados Unidos recibió el sobrenombre de
“Caramelo”,
por lo que al regresar a La Habana y formar pareja de baile con su hermana Yolanda decidieron llamarse
“Las Caramelos” por
sugerencia de Joaquín Sierra, el dueño del cabaret Sierra que las contrató. Pero poco duró esta pareja pues al Yolanda casarse con Benny
Velarde, dueño de una orquesta de música tropical que residía en San Francisco, California, en marzo de 1957, se retira del espectáculo, y
Raquel continúa sola su exitosa carrera de vedette.

De ahí viaja a España contratada con la compañía del Maestro
Ernesto Lecuona y su revista de Tropicana que llevan a María de los
Ángeles Santana
como la vedette lírica y a Raquel Maceda como la vedette frívola, y era así que la anunciaban en esta revista. Se estrena
el 18 de mayo de 1957 con música creada especialmente por los maestros
Lecuona y Augusto Algueró (padre e hijo) y coreografías de
Henry Bell, que contaba en el elenco con el famosísimo
Carlitos Pous. En esta tournee Raquel vive un tórrido romance con Augusto
Al
gueró (hijo), el mismo que años después se casa con la famosa cantante española Carmen Sevilla.  

A finales de la década de 1950 sale nuevamente contratada a Estados Unidos y mientras actuaba en uno de los hoteles exclusivos de
Miami Beach conoce a quien sería su esposo George, de origen italo-norteamericano. Casi recién casados en 1959, estando en New York
tienen un grave accidente automovilístico donde fallece su esposo y ella queda muy mal herida, con ambas piernas desgarradas e
imposibilitada de caminar, mucho menos bailar. Cuando Rolando se entera de su gravedad salió al otro día a verla, y casualmente tiene
también un accidente que le impide estar a su lado.

Milagrosamente se repone tras varias operaciones y regresa a Cuba para terminar de restablecerse junto a su familia, pero la sorprende
el proceso comunista de la revolución engañosa de Fidel Castro y en 1961 regresa Estados Unidos, a San Francisco donde vive su
hermana Yolanda.

Es en San Francisco, en una fiesta que ofrece su hermana Yolanda a los integrantes de la Sonora Matancera que conoce al contrabajista
de la orquesta
Elpidio “Pillo” Vázquez (que entró en la Sonora al retirarse su padre Pablo "Bubú" Vázquez en 1957, hermano del pianista
Javier) y a los dos meses se casan en New York, siendo sus padrinos
Celia Cruz y Pedro Knigth. Lo que le hizo cambiar su apellido
Maceda, poniendo la M como inicial del medio, de la misma forma que suelen hacer muchas damas en Estados Unidos, quedando como
Raquel M. Vázquez por siempre.

Posteriormente, al divorciarse de Pillo, se muda para Miami junto a su madre, e imposibilitada de continuar su carrera de bailarina por el
trágico accidente sufrido, comienza a trabajar en una pequeña tienda que vende ‘souvenirs’ dentro del hotel Fontainebleau, de Miami
Beach. Más adelante pasa como administradora de varias tiendas en el aeropuerto de Miami, hasta su retiro. Pero siempre se mantuvo al
tanto de las actividades culturales cubanas, apoyando a sus viejos colegas.

La muerte la sorprende  en la ciudad de Miami el 16 de febrero del 2008, mientras estaba sentada frente a la computadora. Era la vecina
por muchos años de
Luis Alberto Sánchez que gentilmente ha compartido con nosotros la información y fotos que guardaba de ella,
confirmando datos con su hermana Yolanda, para que desinteresadamente el mundo y sobre todo Cuba no olvidara esta hija admirable
que tanto llenó de gloria a nuestro país.

Como iniciamos este artículo, para muchos autores
 “Los Reyes del Mambo” son varios, pero sólo se refieren a los músicos,
olvidándose de los bailarines que fueron llamados así, esta pareja de Raquel y Rolando que se hizo mundialmente reconocida por
ejecutarlo inimitablemente.

Gracias a
Luis Alberto Sánchez podemos rescatar esta historia semiolvidada y darle el respeto que se merecen estos aristócratas del
mambo, que llenaron de honor a Cuba. Gloria eterna para  
Raquel Maceda y Rolando García.-
Raquel y su hermana Yolanda cuando
formaron el dúo "Las Caramelos".
Gracias a la oportuna sugerencia del apreciado amigo
lector Luis Alberto Sánchez, y a los datos inéditos que él
nos ha aportado con ayuda de Yolanda Maceda, es que
podemos completar la importante participación sobre
Raquel Maceda y Rolando García,  que han sido casi
borrados de la historia cultural de Cuba, que a excepción
de Rosendo Rosell, muy poco han escrito sobre ellos.
Esta fotografía de Rolando García bailando con Raquel
Maceda la han puesto en algunos lugares de Internet
diciendo erróneamente que es Rolando con Marta
Stincer. Una prueba más que todo lo que aparece en  la
Internet no es de fiar, hay que estar seguro de si la
fuente tiene credibilidad.
Fotos cortesía de Luis Alberto
Sánchez donde vemos a Raquel
Maceda junto a su amiga a Blanquita
Amaro, un año antes de fallecer esta
última, Falleció en la ciudad de Miami,
el jueves 15 de marzo, 2007
.
Para leer sobre Blanquita Amaro pulsar
aquí.
Luis Alberto Sánchez (nuestro
apreciado colaborador) junto a
Raquel Maceda en Miami.
Rolando García junto a Rosendo Rosell
en 1982 en Miami.
(Cortesía de Rosendo Rosell)
María de los Ángeles Santana,
trabajó en España en 1957, en la
revista de Tropicana como la
vedette lírica y  Raquel Maceda la
presentaban como la vedette frívola.
Rolando García junto a Ana Gloria.

Opiniones sobre este trabajo
pueden ser enviadas
escribiendo a
mariaargelia@hotmail.com
Sección constantemente en
progreso, visítela próximamente
Otros diccionarios y notas de
importancia
e-mail  -    mariaargelia@hotmail.com
Copyright © 2010 María Argelia Vizcaíno